Mantener viva la misión de la organización

Post escrito por Hermínia Gomà en junio 4, 2010
Categorías del post: Coaching empresarial
Mantener vivo el fuego de la misión

Mantener vivo el fuego de la misión

“Gregorio dirige un departamento en una organización donde el trabajo requiere mucho compromiso por parte de todos. Al inicio, sus colaboradores estaban muy implicados, pero poco a poco fue decreciendo su motivación y su entusiasmo. El ritmo de trabajo se ralentizó y los resultados cada vez eran más pobres. La iniciativa era nula y habían olvidado porqué eligieron trabajar en esa organización”.

 

Esta es una realidad demasiado frecuente para muchos directivos. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

 

En primer lugar dialogar individualmente con cada colaborador. Es fundamental que el directivo habitualmente invierta tiempo en dialogar con cada persona de su departamento. ¿Con qué finalidad? Para que el directivo pueda conocer el malestar, la frustración o los problemas que están aquejando a su equipo. De esta manera el directivo podrá reconocer que les ha llevado al desencanto y la rutina. Saber que era lo que antes les inspiraba y como volver a conectar con el faro que los estimula.

 

¿Cuál es el resultado más frecuente? Identificar las fuentes de desánimo y frustración. Que el directivo al dialogar uno a uno puede volverlos a vincular con los valores que les inspiraban y por tanto cambiar las actitudes. Reconectar con el sentido de pertenencia y el orgullo de ser miembros de dicha organización.

 

En segundo lugar dialogar conjuntamente todo el equipo. Trabajar juntos para volver a definir la visión conjunta del departamento para contribuir a la misión de la organización. ¿El resultad? Al dialogar y poner sobre la mesa la situación actual y la voluntad de cambio renace la iniciativa y el deseo de volver a conectar con valores como la ilusión, la aportación, la excelencia que son los que les han inspirado a la hora de elegir ser miembros de la organización a la que pertenecen.

 

En tercer lugar descubrir  que factores les han alejado de su misión. Saber que obstáculos les han frenado, que recursos les han faltado. De esta manera el directivo toma consciencia de la importancia de marcar el rumbo y dirigir a su equipo, de estar presente y ser un referente para todo su equipo. ¿Qué conseguiremos? Generar confianza en los talentos de cada colaborador para ser más proactivos e invertir en aquellas actuaciones que nos permitan obtener mayor satisfacción personal y profesional, siendo el mejor incentivo para crear un entorno estimulante y enriquecedor.

 

De esta manera podremos concretar los problemas y redefinir la visión del departamento, donde la transparencia y una mentalidad más abierta permita centrarnos en los resultados que deseamos. El directivo definirá el rumbo, sin imponer a nadie lo que debe hacer ya que cada uno sabrá como contribuir con su tarea y función específica. Dota al equipo  de una imagen precisa del objetivo a alcanzar y de una definición clara de lo que se espera de ellos.

 

Es función del directivo mantener viva la llama de la misión, hacerla presente a la hora de tomar decisiones fundamentales, ya sea al marcar objetivos, cuando se definen las estrategias o al evaluar los resultados.  Vincular las decisiones con la misión da sentido a la labor de cada miembro del equipo y le permite valorar su aportación en la consecución de los logros conjuntos.

 

¿Cuál es la misión que nos inspira?

¿Cuándo la transmitimos?

¿Tenemos presente la misión a la hora de tomar nuestras decisiones?

 

Hermínia Gomà

4 de Junio 2010

Comentarios del post

Interesantísima reflexión, sobre un tema que el trabajo urgente del día a día, nos hace olvidar cuan importante es el mantener en el punto de mira la misión de nuestra empresa.

#1 
Escrito por Pilar en junio 4th, 2010 @ 18:48

Al igual que en la vida personal, si uno quiere ser un buen lider, tiene que tener una Misión, y unos objetivos para que entonces sus decisiones diarias tengan sentido al vincularse prioritariamente a dichos objetivos. Este concepto me ha resultado muy útil recientemente para retomar la ilusión que tanto en la vida personal como en el trabajo va diluyéndose en el frenesí de la actividad diaria.
Gracias Herminia, por el recordatorio.
Toni

#2 
Escrito por Toni Alastuey en junio 5th, 2010 @ 9:59

Conversar… dialogar…. es generalment una bona idea, no ignorem mai el mateix.

#3 
Escrito por Joan Caelles i Riera en junio 9th, 2010 @ 9:10

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog