¿Cómo actúa un directivo-coach?

Post escrito por Hermínia Gomà en septiembre 22, 2010
Categorías del post: General

coaching-empresarial

 

¿Cómo actúa un directivo-coach?

 

 

Los directivos-coach dirigen empresas que han realizado dos cambios fundamentales:

 

  • Del “consigo resultados porque yo mando y te digo lo que has de hacer”  al “cuento con tu talento para conseguir resultados”.
  • Del “suerte que estoy aquí para solucionar los problemas” al “juntos vamos a encontrar soluciones creativas que nos beneficien a todos”

 Lideran empresas en las que:

 

  • Se generan iniciativas y proyectos con visión de futuro.
  • La empresa la hacen el conjunto de personas que trabajan en ella
  • Son personas que forman un solo equipo con una meta común

 

¿Diriges una de estas empresas?

 

Una de las alternativas que actualmente están permitiendo conseguir esta meta es el Coaching. Para ser más competitivas estas empresas asumen como reto el cambio y a la vez la responsabilidad de hacerlo posible.  A través de procesos de Coaching, que se inician con la persona de más responsabilidad en la organización, el equipo directivo adquiere mejor visión, mayor empatía, sensación de equipo y mayor poder de decisión para crear el futuro al que aspiran teniendo en cuenta los intereses de todos los colaboradores.

 

Cuando el directivo realiza su propio proceso alcanza mayor profundidad en sus competencias para liderar y se empieza a producir el efecto cascada. Su aprendizaje repercute en las personas que dirige. Transforma sus relaciones convirtiéndolas en oportunidades de aprendizaje.

 

Un directivo-coach cumple entre otras funciones el rol de entrenador. Cuando el directivo actúa como entrenador prepara a su equipo para tomar decisiones pertinentes, ejecutar un trabajo excelente y desarrollar todo su potencial. Sabe que para conseguir resultados extraordinarios, ha de construir equipos altamente efectivos

 

Otra función fundamental del directivo-coach es su papel como orientador. Orientar al equipo significa que ayuda a cada persona a diseñar un plan específico para mejorar sus competencias y de esta manera lograr los resultados que todo el equipo pretende. El directivo-coach orienta a los miembros del equipo para que cada persona aprenda a hacer su tarea por si misma. No les dice lo que deben hacer en esa situación determinada. El directivo-coach es un generador de aprendizaje. Si fomentamos el aprendizaje de nuestros colaboradores, nuestro equipo será más competente.

 

Entre las competencias más desarrolladas del directivo-coach resaltan la escucha y la empatía. Se interesa realmente por el punto de vista de sus colaboradores y atiende sus necesidades. El directivo-coach conversa con sus colaboradores para escuchar sus opiniones desde el respeto y la consideración. Sabe que para que sus colabores comprendan su visión primero ha de escuchar y comprender  a sus colaboradores.

 

El directivo-coach es el inspirador de relaciones exitosas, ya que por su manera de interactuar con las personas del equipo es capaz de crear un entorno laboral de confianza y compromiso. En su función de facilitador, el directivo-coach brinda oportunidades para que sus colaboradores aprendan a tomar las mejores decisiones. En todas las organizaciones necesitamos colaboradores con iniciativa y que puedan tomar decisiones y hacerse responsables de sus consecuencias.

 

¿Cuándo podemos ser directivos-coach? Siempre. El Coaching es un proceso que se incorpora de manera natural en el quehacer cotidiano de un directivo-coach. Cada interacción es una oportunidad de generar aprendizaje mutuo. Cuando el directivo-coach da feedback a sus colaboradores, estimula nuevas formas de pensar y nuevos aprendizajes. El directivo-coach anima a sus colaboradores a que le ofrezcan  feedback sobre su estilo directivo y de esta manera aprender de las observaciones de sus colaboradores.

 

El directivo-coach ejerce el liderazgo de su organización, departamento o equipo desde una ética responsable.

 

  • Lidera mediante preguntas, no dirige dando órdenes
  • Mantiene viva la misión de la organización
  • Conecta las decisiones a los valores de la organización
  • Modela con el ejemplo
  • Crea un clima de aprendizaje continúo
  • Ofrece oportunidades de crecimiento
  • Libera el potencial de todos los colaboradores
  • Se centra en el proceso
  • Comparte la responsabilidad de los resultados del equipo

 

Cuando el equipo, departamento u organización está liderado por un directivo-coach una de las actitudes que más resalta es la calidad de las relaciones. Las relaciones del directivo-coach con sus colaboradores pivotan sobre una base de corresponsabilidad y compromiso mutuo.

 

El rol del directivo-coach implica:

 

  • Escuchar de manera activa y empática
  • Transmitir y contagiar una actitud positiva
  • Respetar los puntos de vista de sus colaboradores
  • Reconocer las fortalezas y áreas de mejora de sus colaboradores
  • Facilitar el aprendizaje y la toma de decisiones
  • Diseñar conjuntamente objetivos claros y mesurables
  • Establecer procesos para el seguimiento de los objetivos
  • Potenciar el feedback en ambos sentidos
  • Agradecer las aportaciones de cada colaborador

 

¿Cómo diriges a tu equipo?

¿En qué grado eres directivo-coach?

 

Hermínia Gomà

21 de setiembre 2011

 

 

Comentarios del post

Son pocos los directivos que están arriba de la pirámide (donde no tienen a nadie encima). La mayoría tienen a algún superior y otros que reportan a él. Esta posición permite tener el privilegio de ser liderado y liderar. Digo privilegio porque suele ser fàcil criticar al inmediato superior pero si somos críticos con nosotros mismos veremos que cuando nosotos lideramos solemos cometer algunos de los errores que criticamos de los primeros.
Si sabemos ser proactivos, conseguiremos mejorar nuestros propios estilos de liderazgo y también ser más respetuosos con aquellos superiores que todavía no compartan nuestros criterios (aunque no debemos de resignarnos a hacer nuestras aportaciones).

#1 
Escrito por Toni Alastuey en septiembre 22nd, 2010 @ 13:26

Muy interesante artículo. Lo primero que me ha venido a la mente ess el 7º hábito de S.R.Covey (Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva);”afilar la sierra”. Hermínia al tiempo que describe las principales características del directivo-coach nos invita reflexionar sobre nuestro desempeño y oportunidades de mejora. O sea que sierra deberiamos afilar. Pero antes hay que pasar por los otros 6 hábitos. No todo el mundo puede o quiere llegir a estos niveles de gestión eficaz :-))

#2 
Escrito por Jordi Miquel en septiembre 23rd, 2010 @ 12:59

Felicito a Herminia por la calidad de su post. En general, los comentarios que se observan sobre el tema son orientados mas a vender la novedad del coaching como solucion ultima a casi todos los problemas y pocos ofrecen “razones” válidas para ello. Este no es el caso.
Hace poco comente que si bien el concepto del coaching es relativamente nuevo, antes de el existian terminos semejantes: guia, mentor, modelo, rector, inclusive profesor o maestro. En el fondo y aplicado a las organizaciones y enmpresas se persigue la excelencia como lider, supervisor,gerente o directivo. Conocimientos, habilidades y destrezas relacionadas con la empatia, la escucha activa, el empoderamiento, el manejo de preguntas,la vision sistemica. Son competencias que deben manejar todas las personas que conducen personas. Por ello, en mi empresa sostenemos que el centro de atención principal, sin quienes ningun programa de este tipo tiene exito, son los supervisores.
No solos los gerentes y directivos deben revisarse y adaptarse al cambio, son todos aquelllos sobre cuyos hombros descansa el desempeño de otros. Los invito a ver este enlace. Saludos, jorge
http://www.fortes.com.es/actual/?p=36

#3 
Escrito por jorge skrainka en septiembre 24th, 2010 @ 10:24

Muy bueno herminia, exclente, la verdad que el coaching es transformador y creador de posibilidades, desarrolla tu talento y amplifica tu vision. Un abrazo Yoly

#4 
Escrito por yoly castro en septiembre 24th, 2010 @ 16:18

Buen artículo, me ha hecho visualizar un buen equipo de trabajo. Destacaría el hecho de que se requiere que todos sean responsables, así que suscribo también los comentarios de los lectores. Alcanzar esta situación es empero altamente difícil si tu equipo es “heredado”, sobretodo cuando los valores de sus miembros no son muy coincidentes. Sin embargo con liderazgo ejemplar, respetando las aportaciones del equipo, con las dosis justas de humildad y de negociación, es seguro que se puede mejorar en la senda que señala la autora. Estoy de acuerdo que el Coaching es la metodogía más adecuada, y destaco que está basada en hacer preguntas para que el receptor llegue a la conclusión por sí mismo. Un saludo.

#5 
Escrito por Jordi Borràs en septiembre 24th, 2010 @ 17:46

Hermínia, tu artículo refleja perfectamente el perfil ideal de un líder que se preocupa por su equipo y por los intereses de la organización al mismo tiempo y que esto le permite crecer por inercia. Es irónico como algo tan lógico cuesta tanto llevarlo a la práctica. Nuestra educación se ha forjado sobre la base del hemisferio izquierdo, dejando de lado en gran medida la creatividad y la inteligencia emocional. Si el sistema educativo se centrase más en desarrollar estos aspectos, se liberaría un potencial extraordinario que nos permitiría a todos avanzar a pasos de gigante.

#6 
Escrito por JORGE BUGALLO en octubre 9th, 2010 @ 11:52

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog

Post Anterior: