Liderazgo efectivo

Post escrito por Hermínia Gomà en septiembre 13, 2010
Categorías del post: General

liderazgo efectivo

Liderazgo efectivo

 

El consumismo desenfrenado, la competitividad agresiva, el individualismo indiferente, el egoísmo eficiente o el egocentrismo hedonista, que hasta la presente crisis se perfilaban como modelos a seguir para triunfar, son totalmente ineficaces en la coyuntura actual. Estos modelos ya no nos sirven, han demostrado ser inútiles para superar una realidad compleja y dramática para muchas organizaciones y las personas que las forman. Ahora es un gran momento para que los equipos directivos de estas organizaciones ejerzan un liderazgo que promueva cambios profundos y sostenibles para toda la organización y de esta manera poder influir de manera positiva en el conjunto de la sociedad.

 

Estos cambios están relacionados con el liderazgo. Se trata de:

 

  • Asumir responsabilidades y de promoverlas

 

  • Ser transparentes, flexibles, justos y solidarios en la toma de decisiones

 

  • Sumar el talento de todos los colaboradores, conectar con sus iniciativas y atender sus necesidades fundamentales, como la de vivir con dignidad, generar oportunidades para aprender y desarrollarse, mostrar consideración, respeto y agradecimiento y que puedan dar sentido y significado a sus aportaciones

 

Estos cambios profundos que necesitan nuestras organizaciones los harán las personas que decidan liderar efectivamente. ¿Qué significa liderar efectivamente? Significa:

 

  • Generar espíritu de equipo
  • Crear comunidades de aprendizaje
  • Promover sinergias (redes de personas proactivas capaces de conseguir resultados que de manera individual serían imposibles).

 

Las organizaciones que ya lo están haciendo son aquellas que saldrán más reforzadas de esta situación actual. ¿Es tu organización una de ellas? ¿Tu liderazgo es motor del cambio que necesitamos?  

 

Los líderes efectivos permiten a las personas que dirigen, ejercer su capacidad de pensar,  expresar y tomar decisiones que beneficien a toda la organización. Además crean oportunidades para establecer vínculos sólidos y profundos, generadores de respeto, confianza y cooperación. Consiguen que las personas que dirigen no sean simplemente un grupo humano, sino que realmente sean un equipo  de personas comprometidas y solidarias que saben hacia donde se dirigen y lo que es más importante, quieren llegar juntas, y compartir la alegría de saber que han contribuido con su esfuerzo, sacrificio y entrega al logro de los objetivos propuestos.  Otro aspecto fundamental de los líderes efectivos es que el lugar al que quieren llegar beneficia a toda la sociedad, no solamente a la organización a la que pertenecen, por lo que cualquier decisión que tomen estará cargada de sentido y significado y serán asimismo decisiones sostenibles y justas para el conjunto de la sociedad.

 

El líder efectivo sabe formar equipos de personas que poseen capacidades y competencias que se complementan y respetan.  Talentos con los que pueden colaborar en la consecución de una meta compartida. El líder efectivo inspira para que cada persona se sienta responsable de la parte que le corresponde y pueda confiar  plenamente en que  todos los integrantes darán lo mejor de si mismos. Cada persona del equipo sabe que es responsable de sus propios resultados y de los resultados de todo el equipo. Por este motivo liderar significará promover valores como la solidaridad, la cooperación y el altruismo que serán la argamasa que cohesione al equipo.

 

La transformación que precisan muchas organizaciones es consecuencia de los abusos que se han hecho en el pasado, basados en la indiferencia, la desconsideración y un consumismo devastador. Este cambio de paradigma a la hora de dirigir nuestras organizaciones obliga a los líderes a guiar y promover valores sólidos como el esfuerzo, el compañerismo, el espíritu de servicio, la cercanía, la generosidad, el interés y la preocupación por los demás, la solidaridad, el altruismo y la cooperación. Para lograrlo, el líder ha de propiciar las condiciones para que cada uno de los colaboradores de la organización piense y sienta que es protagonista del destino de todos ellos.

 

Si queremos soluciones a la crisis actual será fundamental un cambio de paradigma a la hora de dirigir y liderar nuestras organizaciones. Un cambio que será complejo y profundo. Para ello será preciso que decidamos hacerlo. Ya ha quedado claro que las soluciones que sirvieron para resolver otras crisis son ineficaces en la situación actual. Aquellas organizaciones que quieran progresar y ser motor social y económico deberán ser conscientes de liderar ellas mismas los cambios que la sociedad necesita, desde un modelo centrado en la cooperación, la solidaridad, el compromiso y la justicia.

 

¿Qué estilo de liderazgo estás ejerciendo?

¿En que valores basas tus decisiones?

 

Hermínia Gomà

13 Setiembre 2010

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog