Coaching Teleológico para eliminar el hábito de postergar

Post escrito por Hermínia Gomà en diciembre 11, 2010
Categorías del post: Coaching empresarial,VALORES Y COMPETENCIAS

 

postergar1

Coaching para eliminar el hábito de postergar

 

¿Leerás ahora este artículo, o lo guardarás en el escritorio para leerlo más tarde? ¿Cuántos llevas almacenados para cuando tengas tiempo?

Postergar significa que dejamos para mañana, lo que probablemente podríamos hacer hoy. Hay personas que se encuentran muy cómodas con este hábito. Personas que ante la pregunta ¿Lo hago hoy o lo dejo para mañana? Su opción invariablemente será, “para mañana”.  Deciden desde pensamientos del estilo. “igual mañana ya no hace falta”, “puede que lo haga otra persona”,  “si realmente es necesario ya lo acabaré haciendo”. Personas que teniendo los recursos, las capacidades y la oportunidad, eligen postergar la acción que corresponda.

¿Os ha pasado alguna vez que teniendo cosas importantes que terminar, os entretenéis haciendo cosas que no aportan ningún valor ni significado a vuestras vidas o a las de los demás, cosas que en el fondo son totalmente superfluas? ¿Os ha pasado que después lamentáis haberos entretenido? ¿Qué las consecuencias se podrían haber evitado?

Casi todos, en algún momento hemos postergado ciertas decisiones, bien porque representan un esfuerzo, bien  porque no lo queremos hacer. Hacemos como aquel viajero que, encontrando un río en el camino, espera acabe de fluir toda su agua para cruzar el río. 

Por favor, piensa en alguna tarea que estás postergando desde hace tiempo: ¿representa demasiado esfuerzo? o ¿en el fondo no quieres hacerla?

Analicemos la primera hipótesis: demasiado esfuerzo. Mi creencia es que el “esfuerzo”, el “sacrificio” que requiere dicha acción “no me compensa”. En este momento creo que el beneficio es menor que el esfuerzo que implica. Cuando tenemos instaurada esta creencia el pronóstico es muy claro: No se hará. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “no vale la pena”, esta acción quedará postergada.

Analicemos la segunda hipótesis: no quiero hacerlo. Cuando no lo quiero hacer pero no puedo asumir esta verdad, me resisto. Si realmente no quiero hacerlo es que no forma parte de mis objetivos y por tanto no es necesario postergar, lo descarto de mi vida y ya está. Cuando creo que no quiero hacerlo, pero lo postergo, me estoy resistiendo. Me resisto a aceptar la realidad. En el fondo pienso “si me resisto ganaré”. Mientras en mi fuero interno, aunque no quiera reconocerlo, exista la creencia “si me resisto ganaré”, esta acción quedará postergada.

Las dos hipótesis se sustentan, cada una de ellas, en una creencia que puede ser consciente o inconsciente: “el beneficio no compensa el esfuerzo”, o “si me resisto ganaré”. Esta manera de pensar llega un momento en que se instaura como un hábito. El hábito de postergar decisiones incómodas, difíciles, pesadas, aburridas, monótonas, etc. Por muchas justificaciones y excusas que sea capaz de crear, llegará un momento que deberé aceptar la realidad y las consecuencias que comporta haber decidido postergar.

Se trata de buscar un método creativo, fácil y agradable que me permita hacer hoy lo que puedo hacer hoy. Se trata de conectar con la fuente de inspiración que me permitirá pasar a la acción. Más aún, una fuente que resulte difícil de boicotear, sabotear o desplazar.

Uno de los métodos que con los años me han sido más efectivos para superar mi hábito  a la postergación y que desde mi experiencia profesional como Coach me ha permitido acompañar a aquellas personas que querían cambiar este habito, ha sido conectar con los valores.

Uno de estos los valores es la honestidad. ¿A quién pretendo engañar? ¿Qué estoy evitando? ¿De qué tengo miedo? ¿A qué no me estoy enfrentado? Cuando somos honestos no nos autoengañamos. Podemos afrontar la realidad. Sabemos que nos estamos justificando porque tenemos miedo de no ser capaces, de fracasar, de decepcionar. Cuando nos permitimos afrontar la realidad ya no nos resistimos. Admitimos nuestro miedo y en lugar de luchar contra esta sensación de miedo la aceptamos y a pesar de tener miedo lo hacemos. La honestidad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la integridad. ¿Qué necesito realmente? ¿Cuál es la respuesta más coherente para satisfacer esta necesidad? Cuando somos íntegros hacemos lo que pensamos, sentimos y decimos. Si nos proponemos hacer algo lo hacemos. Cuando nos marcamos un objetivo no nos desviamos. Cuando definimos una prioridad la convertimos en prioritaria. Desde nuestra integridad no permitimos distracciones. La integridad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Otro de los valores es la libertad. ¿Qué estoy priorizando al tomar esta decisión? ¿Qué estoy evitando al tomar esta decisión? ¿A qué me estoy aferrando? Somos libres para elegir la mejor opción a corto y largo plazo. Podemos liberarnos del malestar que comporta saber que una tarea sigue pendiente por propia elección. Desde nuestra libertad podemos elegir ser la mejor versión de nosotros mismos al hacer lo correcto. La libertad me ayuda a no postergar. Me permite pasar a la acción.

Para cada uno de nosotros aquellos valores que nos definen y que nos ayudan a tomar las mejores decisiones serán nuestro punto de apoyo para movernos, para pasar a la acción, para desterrar la postergación de nuestras vidas.

 

Hermínia Gomà

11 diciembre 2010

 

 logo congreso nacional

 

 

Comentarios del post

He reflexionado y escrito sobre este tema y me parece muy necesario, creativo e inspirador el enfoque de este post. Postergar dice mucho de la forma de liderarnos y puede ser un indicador de contradicciones importantes que conviene descifrar; actuar con coherencia y responsabilidad desde lo que uno es y quiere ser, es esencial para evitar la dilación. Sin duda, la conexión con algunos de nuestros valores es un buen método para vencer la postergación. La conexión con la belleza de nuestra esencia nos animará a vencer la tentación de aplazar o a dejar de hacer lo que no queremos hacer, en todo caso, siempre desde la libertad y la responsabilidad. Gracias, Herminia

#1 
Escrito por Pilar Garcia en diciembre 11th, 2010 @ 23:05

Touché! leo tu post y siento que estaba deseando que escribieras sobre ello.
Detrás de cada acción que postergamos hay una creencia limitadora que nos frena e impide avanzar pero que una vez analizada, reconocida y sobretodo aceptada, empequeñece, podemos distanciarnos de ella e incluso despedirla con una sonrisa. Era tan poco importante, tan ridicula!.
Si queremos liderarnos, hacernos responsables de nuestra vida nos conviene soltar amarras, el autoconocimiento es la clave,¿porqué postergamos? miremos hacia dentro sin miedo y disfrutemos de nuestra libertad de decidir.
Autenticidad,ser yo misma, es el valor que me ayudará a no postergar. Gracias, Herminia.

#2 
Escrito por neus salvatella en diciembre 12th, 2010 @ 20:51

¡Perfecto! La prueba es que mando un comentario, en lugar de dejarlo para mañana, lo hago hoy. Felicidades por todos los artículos que me han llegado. Cada vez aprendo alguna cosa y puedo reflexionar o tener un poco más de autoestima el comprobar que no lo hago del todo mal.
No se si llegará algún otro artículo antes de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Por si acaso, ¡¡¡Muchas felicidades y que el próximo 2011 sea un buen año!!!!!
Lo deseo para Herminia Gomà y para todos los compañeros que lean este comentario.

#3 
Escrito por Pilar García Jiménez en diciembre 13th, 2010 @ 1:14

Geacias por este artículo tan fantástico. En mi caso me siento totalmente identificado con los tres valores a los que haces referencia, especialmente con el de la Libertad. Es importante comprender que la liberación solo puede tener lugar en el momento presente y nunca en un futuro hipotético, así como desechar la creencia limitadora de que no se está lo bastante preparado para dar el paso que se tiene que dar, ya que de lo contrario se posterga indefinidamente, esperando una preparación que nunca acaba de llegar.

Un abrazo y felices fiestas a todos

#4 
Escrito por Alex en diciembre 13th, 2010 @ 15:45

Unas preguntas muy inspiradoras para dejar de postergar, o como mínimo para llegar a ser consciente de por qué me ocurre con esa “tarea” en particular. Luego, siendo ya consciente, si quiero ser congruente conmigo misma, no me queda más remedio que ser consecuente! Lo cual me reconecta automáticamente con esos tres valores: honestidad, integridad y libertad, y me mueve a la acción. Muy bueno!

#5 
Escrito por Ana Alonso en diciembre 14th, 2010 @ 13:21

L’article, a mí particularment, no m’ha impactat com d’altres, és com si l’hagués deixat passar… Una amiga, Coach, m’ha comentat que no m’ha impactat per què no el necessito. Ailàs!!! “aquest article no va amb tu per què ja és una de les teves fortaleses, tu no postergues”, em va dir. Segur que és així.
En qualsevol cas, el que no he fet és postergar el reenviament d’aquest Post a un company de feina que sí que el necessita. Precisament, fa pocs dies vàrem fer una sessió en la qual va manifestar el seu aspecte on vol millorar: en la postergació de les seves tasques de responsabilitat! Ja hi està treballant, fruit d’aquella sessió. I després li vaig enviar aquest article i m’ho ha agraït moltíssim, agraïment que retransmeto a l’Hermínia. MOLTES GRÀCIES PER AJUDAR-ME A SER MILLOR LÍDER!

#6 
Escrito por josep gendra en diciembre 19th, 2010 @ 0:37

Hermínia Gomà muchas gracias, por el artículo me inspiro mucho, felicitaciones porque personas como tú hacen que el mundo sea mejor.

#7 
Escrito por Grace en febrero 27th, 2012 @ 6:25

Un article genial. Em sembla molt interessant utilitzar els valors per tal de combatre l’hàbit d’aplaçar les tasques, objectius, accions que hem de fer al nostre dia a dia.
Malgrat em considero una persona que no m’agrada aplaçar les coses, ho tindré en compte per si mai ho necessito per mi mateixa o per alguna altra persona.

Gràcies per ajudar-nos a créixer una mica més.

#8 
Escrito por Aloma en octubre 22nd, 2012 @ 11:31

M’ha agradat molt aquest article. M’ha fet veure que hem d’aprendre a prioritzar les nostres obligacions sense “perdre” el temps en allò que realment no és important. Reconec que el fet d’utilitzar els valors exposats: honestedad, integritat i llibertat m’ajudaran a decidir de manera clara.No obstant, quan hagi de desenvolupar una tasca, que em sigui poc motivadora, pensaré en aquests valors i, segur, que no m’ho pensaré dues vegades!!
Moltes gràcies per compartir amb nosaltres la teva saviesa!!

#9 
Escrito por Laura en octubre 22nd, 2012 @ 13:04

De acuerdo con todo lo que dices Hermínia, ¡y cuánto cuesta aceptar la causa que realmente nos frena! En mi opinión, el hecho de reconocerlo en sí ya me parece un acto de gran sinceridad con uno mismo, un gesto humilde, valiente y lleno de amor.

Dicho esto reconozco que soy de las personas que lo dejan (casi) todo para el último momento (el último de verdad). Mi técnica para hacer frente a este mal hábito consiste en escribir en una hoja de papel lo que debo hacer y colocarla en un lugar muy visible. Por un lado tomo consciencia de mis responsabilidades y por el otro experimento la grandísima satisfacción de tachar cada tarea que llego a cumplir.

De todas maneras, me ha parecido muy buen consejo hacer uso de los valores propios para pasar a la acción, probaré a ver si me funciona. ¡Quizá entonces no necesite el papel!

Gracias por tus artículos

#10 
Escrito por Laura en octubre 22nd, 2012 @ 16:57

Reflejas muy bien el tema de la postergación Hermínia. Como Aloma, en general no soy una persona dada a la postergación excepto en lo que requiera un pequeña confrontación. El miedo a la reacción de la otra persona me paraliza, aunque me considero honesta. Sé que debo hacer mayor uso de mi responsabilidad y libertad y no tener miedo. La asertividad me ha ayudado a romper esa barrera de decirle las cosas a las personas, sin necesidad de que exista una confrontación.

Merci!

#11 
Escrito por Alicia García Lucas en octubre 22nd, 2012 @ 19:55

A pesar de que no acostumbro a postergar demasiado las cosas, es cierto que en algún momento he vivido en carne propia lo que comentas en el artículo y yo también he intentado autoconvencerme de que resistiendo ganaría.
En mi opinión creo que la clave está, sobretodo, en la honestidad con uno mismo, porque ser honesto contigo mismo ya te permite ser más libre.
Gracias por compartir este artículo con nosotros.

#12 
Escrito por Diana en octubre 22nd, 2012 @ 20:51

Gracias Herminia! El articulo me ha hecho pensar. En el ámbito laboral ejecuto mis tareas rápidamente, suelo usar la frase “esto lo hago ya y me lo.quito de encima”, y yo lo había relacionado con mi personalidad, con mi caracter practico. Sin embargo veo otros compañeros que postergan sus tareas, y habia pensado que la causa es la pereza, la desidia, pero este srticulo me ha dado luz sobre lo que podrían ser las verdaderas causas. Intentaré aplicar esta teoría de los valores de alguna manera. Ya os contaré!

#13 
Escrito por Laura Beas en octubre 23rd, 2012 @ 18:36

Desconocía que existiera una metodología que a través de los valores nos auxiliara a eliminar las creencias limitadoras que nos hacen postergar nuestras acciones o decisiones. Me gustaría conocer más sobre ella.

El truco que utilizo para no procrastinar demasiado es el emplear representaciones internas del resultado final que deseo. Desde que lo descubrí me ha ayudado mucho.

Gracias

#14 
Escrito por Juan en octubre 24th, 2012 @ 18:59

¡Buenas tardes Hermínia! Acabo de leer el artículo y la verdad que me ha hecho reflexionar. Reconozco que como casi todo el mundo en algún momento de mi vida he postergado y la verdad es que me ha gustado saber que sin yo saberlo había conectado con mis valores para dejar de lado la postergación. En concreto, conecté con la honestidad ya que,¿A quién no le ha pasado que no se ha decidido a empezar algo por miedo a no hacerlo bien? En mi caso lo que he hecho ha sido decirme a mí misma: “Sabes que un momento o otro lo tendrás que hacer,¡Coge el toro por los cuernos de una vez y empieza!” y la verdad es que me ha funcionado. Otro tipo de postergación que he experimentado ha sido la que yo denomino:”Postergación por cansancio físico y mental” ya sea porque tienes muchas cosas en la cabeza (problemas, cosas que hacer, etc.), hayas estado haciendo otras cosas que hayan requerido de tu completa atención o porque has trabajado demasiado (trabajo físico)y acabas con la mente no muy clara…
Esa es mi experiencia en este ámbito y os animo a que además de comentar el artículo, también compartáis la vuestra.
¡Hasta mañana!

#15 
Escrito por Mª del Carmen en octubre 24th, 2012 @ 19:04

Buf, que fuerte Herminia!! Desde que he empezado a leer y ponias que pensaramos en algo que hubiesemos postergado, me ha venido un asunto a la cabeza.He tenido que ir leyendo poco a poco para ir dándome cuenta del porqué estaba dejando este asunto.Tienes razón, analizándolo me doy cuenta de que no he sido honesta por miedo a enfretarme a cosas que creí haber dejado en el pasado. También me he dado cuenta de la falta de libertad por querer evitar cosas que no tengo ganas de remover, se que hay que pasar a la acción pero me limita la “comodidad” que perdería al dar el paso. Vaya, como me dijo una vez una persona a la que quiero mucho: “¡crecer duele!”.
Gracias Herminia por regalarnos un poquito de “dolor”.

#16 
Escrito por Ana en octubre 24th, 2012 @ 21:34

A medida que iba leyendo el texto, me venía a la cabeza ,la palabra “HONESTIDAD”.Después he comprobado que es parte de la actitud que deberiamos tener si queremos entender el porqué de postergar.

Me ha gustado mucho, pues no solo , me ha servido para aplicarlo a mi vida sino para entender y apreciar más el proceso del coaching.

Gracias, por aclararlo.

#17 
Escrito por Ana Isabel Núñez Crespo en octubre 24th, 2012 @ 23:55

Gràcies per aquest artícle tan aclaridor que posa de manifest, un cop més, la força dels nostres valors per a dur a terme el procés de creixement personal, deixant de banda i eliminant les nostres creences limitadores.

#18 
Escrito por Eva en octubre 25th, 2012 @ 8:54

Inicialmente no me he sentido muy identificada con el tema de la postergación pero al leer el artículo he descubierto que a veces nos autoengañamos pensando que lo que postergamos no es importante.
A partir de la idea de que es posible no postergar siempre que conectemos con nuestros propios valores de honestidad, integridad y libertad, creo que un ejercicio que intentaré aplicar para evitar la postergación és realizarme tres preguntas antes de pasar a la acción:
– ¿A qué tengo miedo?
– ¿Qué necesito realmente?
– ¿A qué me estoy aferrando?
Gracias Hermínia, el tema de la postergación me ha hecho reflexionar sobre que nos impide pasar a la acción y por tanto nos condiciona i límita la libertad.

#19 
Escrito por Sònia en octubre 25th, 2012 @ 21:57

Qué buen ejercicio práctico para demostrar que la administración del tiempo no es más que la determinación de prioridades. Qué mayor prioridad que nuestros valores! Gracias! Ali

#20 
Escrito por Ali en octubre 26th, 2012 @ 14:37

Quanta veritat hi ha en aquest article! Si analitzem el que realment passa quan deixem per mes endavant el que podriem fer avui, moltes d’aquestes coses al final no les fariem perque realment, sent honestos, no les volem fer. Si les acabem fent es perque realment eren importants per nosaltres i valia la pena l’esforç realitzat.
A partir d’ara analitzare quin es el valor que hi ha radera de la postergació per adonar-me’n de perque ho estic fent; potser aixi estalviare temps i esforç.
Gràcies.

#21 
Escrito por Roser en octubre 27th, 2012 @ 16:58

Una vegada més en funció de com interpretem la realitat decidim una cosa o una altra, en aquest cas postergar o no alguna decisió…

La qüestió és que moltes vegades el fet de postergar fa que acumulem un munt de coses i això ens provoqui malestar. Viure des del “debo de, tengo que…” de temes que he postergat fa que acabem tenint l’Everest per escalar quan en un inici no era així.

Gràcies Hermínia!

#22 
Escrito por Ares en octubre 28th, 2012 @ 11:44

Gracias Herminia por el articulo y a todos por los comentarios.

Me reconozco en mucho de lo que leo aquí.

Añado que postergar es aún más presente cuando se trata de una acción que materializa un cambio, o el inicio de un cambio.

En este caso también pienso en la ayuda de parar, respirar y encontrar una paz, un acuerdo interior para que todos nuestros recursos sean juntos y que tomemos consciencia de la fuerza y de la relevancia de nuestra decisión y acción.

#23 
Escrito por Benjamin en octubre 28th, 2012 @ 20:24

Muy buen artículo Hermínia. Siempre se agradecen ideas sobre cómo no postergar las tareas que nos proponemos hacer porque si no conseguimos hacer lo que nos proponemos, nunca llegaremos donde queremos llegar.
En tu artículo hablas de “buscar un método creativo” y me gustaría compartir algo que a mí me ayuda a pasar a la acción. Cuando tengo que hacer algo que no me apetece pero sé que es importante, me acuerdo de Mary Poppins e intento combinarlo con algo que me resulte agradable. Pienso: ¿cuál podría ser aquí el azúcar para que pase mejor la píldora?
http://www.youtube.com/watch?v=VF8r540I3FY

#24 
Escrito por Elena R. Laguna en octubre 30th, 2012 @ 10:50

Gracias Herminia.
He conectado desde varios ángulos con este artículo pensando en situación en las que he postergado decisiones en mi vida.
El primero, por gestión de tiempo, muchas veces pensamos que no tenemos tiempo para abarcar todo lo que la vida nos pone en el camino, cuando realmente es que o sabemos priorizar. No somos honestos, y paramos a pensar que realmente requiere de nuestra energía porque conecta con nuestros objetivos vitales, y que realmente o queremos hacer.
Por otro lado, me conecta con el valor de libertad, esa necesidad de empatía y asertividad con quien , si tomó esa decisión o hago esa cosa que tengo pendiente, tengo que enfrentarme o se va a ver afectado/a de algún modo. Es importante sentirse libre y luchar por lo que quieres y amas, ser íntegro , por supuesto

#25 
Escrito por Laura Bravo en octubre 31st, 2012 @ 17:50

Me he sentido muy identificada con este artículo ya que suelo postergar muchas de las tareas y decisiones que tengo que llevar a cabo.
Mi excusa es siempre la misma, “no tengo tiempo” pero lo cierto es que si soy honesta conmigo misma, yo estoy entre las personas que postergo aquellar tareas que me crean un esfuerzo o aquellas decisiones que me son difíciles de tomar. Para el resto suelo sacar el tiempo suficiente. Son de aquellas cosas que me cuestan de entender el porque lo hago ya que cuando supero esto de “mañana lo haré” y realmente lo hago, me siento bien y siempre me digo “si lo hubieras hecho antes, te hubieras ahorrado mucho malestar”.
Creo que es hora de acabar con este hábito. Gracias Herminia. Estas preguntas que sugieres me ayudarán a conectar con mis valores y pasar a la acción en lugar de estar a veces instaurada en “la no acción”

#26 
Escrito por Sagrario LLamas en noviembre 4th, 2012 @ 18:33

Ostras!!!!!!!!!!!!!, me he identificado leyendo el artículo, es verdad, alguna que otra vez he postergado alguna tarea. Algunas veces has sido de manera consciente y otras inconscientes, aunque nunca se me había ocurrido mirarlo desde la perspectiva que tiene el artículo. En ocasiones, no realizar dichas acciones o resísteme a ellas, me han dado como resultado el malestar.
También me ha sorprendido el lazo de unión existente entre el hábito de postergar y la conexión con los valores, es un vínculo que no se me habría ocurrido nunca.
Menudo trabajo!!!!!!!!!!!!!!!!!. Desde que he aprendido a ser consciente, a reflexionar de una forma más profunda, casi necesito muletas para moverme, jajaj. Me voy a pasar todo el día “puliéndome y dándome cera”, pero seguro que al final, seré una persona mucho más libre en mis decisiones y acciones y tendré menos resistencias contra las que luchar y a las que vencer.
Gracias Herminia por compartir con todos nosotros tu sabiduría y por darnos herramientas para eliminar el hábito de postergar de nuestras vidas.

#27 
Escrito por Cristina Saiz en noviembre 4th, 2012 @ 19:21

He vuelto a leer el artículo para dar mi opinión de forma correcta y esta vez, lo he visto más claro que las dos veces del comentario anterior. No solo me ha parecido muy acertado sino desafortunadamente muy en voga en este momento y en este pais.

Está claro que el hecho de dejar algo para otro momento, cuando podemos realizarlo “ahora” es normalmente poco acertado. Pero como indica en el artículo solemos mentirnos para convencernos de nuestra elección y no tener que lidiar después con el concepto de culpa.Y mentirnos es algo mucho más habitual de lo que nos pensamos, es una actitud que muy al contrario de la “sensación o emoción” de alivio que nos deja en un princio es sinembargo una losa pesada que lo que realmente provoca es un retraso en nuestro objetivo y a la larga en nuestra vida. Mentir es un hábito que se repite demasiadas veces en casos de postergación y conlleva esa falta de integridad y un alejamiento de la libertad.

Es curioso, que mintamos para sentirnos libres y al contrario de nuestro propósito,, esto nos deje una mente hipotecada.
Dentro ya del término libertad se puede comprobar como todo está relacionado. Si mientes no eres libre, si no eres libre entonces no eres íntegro y seguramente postergarás las cosas porqué tu autoestima estará tan cargada de losas inútiles que no tendrá la agilidad suficiente para mirar con integridad y honestidad la realidad. Y así, como un círculo cerrado, se volverá a repetir.

#28 
Escrito por Ana Isabel en noviembre 5th, 2012 @ 23:22

En l’article parles de dues qüestions que trobo interessants. Per una banda el fet de deixar les coses per més endavant, no des d’una perspectiva estratègica en la nostra vida, sinó com una excusa. Un enganyar-nos a nosaltres mateixos. M’agrada la teva proposta per afrontar la postergació. Connectant amb els nostres valors i a partir d’aquests, de nosaltres, començar a caminar.
Per un altre costat, les creences. Aquelles creences que ens limiten, que ens entorpeixen el creixement. Creences que com a Coach hem de detectar i acompanyar perquè el Coachee les reconegui com a limitadores per seguir avançant en el seu creixement.

#29 
Escrito por Ricard en noviembre 6th, 2012 @ 19:02

Qué actuales son los cursos de Gestión del tiempo! Y todos apuntan a PRIORIZAR, diferenciar lo importante de lo urgente y definir cuándo haremos qué en base a nuestras prioridades.

El hecho de enfocarnos en nuestros valores nos lleva a definir qué es importante para nosotros y tomar medidas para evitar la ¨PROCRASTINACIÓN¨ (palabra inglesa que sería lindo adoptar para definir el problema que plantea el artículo)

#30 
Escrito por Ali en noviembre 16th, 2012 @ 12:05

A veces postergamos cosas porque no vemos el final del camino o somos incrédulos ante la posibilidad de llegar ahí. Por eso en muchas ocasiones es más fácil quedarse ahí, no hacer, no tomar una decisión, seguir inmóvil. Aunque ese bloqueo llega un día en el que es insoportable y la necesidad de ser libre es imperiosa. Ese día decides no postergar, empezar paso a paso, poco a poco y comienzas a ver el camino, a sentirte LIBRE una vez más!

#31 
Escrito por Alexandra en diciembre 16th, 2012 @ 19:46

A mí, que soy habitual en el mundo de la postergación, me ha resultado muy útil la idea de conectar con los valores para superarla. conectar con mis valores es algo que me da fuerza y me motiva a hacer pequeños esfuerzos para ser coherente conmigo misma e ir acorde con mis objetivos. Los valores son el motor que mueven a las personas a actuar y es importante recordárnoslos para no desviarnos de nuestro camino. Postergar me aleja de mis metas.
A veces, nuestras responsabilidades se nos hacen una montaña y parece que requieran un esfuerzo enorme, si en momentos así, recordamos el sentido de nuestros actos y conectamos con nuestros valores, encontraremos la fuerza para llevarlo a cabo.

#32 
Escrito por Mireia en septiembre 16th, 2014 @ 17:15

Des de la persona respectuosa i compromesa que sóc passo a l’acció i comento aquest post.

#33 
Escrito por Cristian Mulero Rierola en septiembre 26th, 2014 @ 12:39

Leyendo este post me he notado cierta risa nerviosa por dentro… ¡da en el clavo! He recordado el ejercicio realizado en clase para evitar la fuga de energía y, precisamente, el hecho de que las cosas que dejamos para mañana, día tras día nos quitan energía que necesitamos para otras tareas; continuamos postergando sin darnos cuenta de que a la larga el coste de energía va a ser mayor. Romper con el hábito de postergar es fácil si se quiere: ahora es el mejor momento para hacerlo. Para empezar a tenerlo en mente me quedo con los tres valores: honestidad, integridad y libertad.
Gracias por compartir, un placer leer sobre este tema

#34 
Escrito por Ester en septiembre 30th, 2014 @ 20:22

Gran reflexión sobre el postergar, un hábito con el que se continúa luchado hoy en día en nuestras vidas. Es cierto que muchas veces por pereza, dices “paso, lo hago mañana hoy prefiero descansar y desconectar”, pero otras veces lo relacionas con el que sabes que tienes que hacer una cosas que tienes pendiente, pero la quieres evitar por algún motivo que te incomoda y la vas postergando hasta que un día te la encuentras delante y no tienes otra opción que afrontarla. Me quedo con el hecho de trabajar los valores para “acabar con el hábito del postergar”. Gracias por este artículo.

#35 
Escrito por Irene en enero 30th, 2017 @ 21:47

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog

Post Anterior: