Confiar o no confiar, ésta es la cuestión

Post escrito por Hermínia Gomà en marzo 8, 2011
Categorías del post: Coaching empresarial,General,inteligencia emocional,VALORES Y COMPETENCIAS

 

Confiar o no confiar, ésta es la cuestión

Como decía Jim Burke, ex-presidente de Johnson &Johnson: “No hay éxito sin confianza”. Esta frase puede inspirarnos a muchos de nosotros. A otras personas puede parecerles extremadamente ingenua.  Otros pueden estar de acuerdo pero no saben como ni en quién o en qué confiar. ¿En qué estoy confiando? ¿En quién estoy confiando? ¿Inspiro confianza?

En estos momentos estamos superando una de las crisis más profundas de las últimas décadas y uno de los factores que lo están permitiendo es la confianza. La confianza como antídoto del miedo. Como dice Stephen M. R. Covey, en su libro, el factor confianza: “Aquellas organizaciones que están siendo más lentas en su recuperación son aquellas que no han sido proactivas a la hora de inspirar y desarrollar confianza. Las organizaciones que están liderando el avance y la salida de la crisis son aquellas que infunden y recuperan cada día y sin desfallecer su confianza”. Confianza en sus productos, en sus clientes, en sus proveedores, en ellos mismos y en las personas de su equipo. ¿En qué no estamos confiando? Si empezamos a confiar ¿qué pasará? Cuando desconfiamos conectamos con el miedo y el miedo es un mal consejero, nos impulsa a tomar decisiones arbitrarias, desafortunadas y que se alejan de lo que realmente es nuestro objetivo final como directivos: sobrevivir como empresa. ¿Las decisiones que estás tomando de dónde nacen? ¿Cuáles nacen de la confianza?

Uno de los factores que nos da más confianza es saber a dónde vamos. Cómo líderes de nuestras organizaciones confiar en nuestra misión y transmitirla será fundamental para dar sentido a lo que hacemos y a lo que somos. Confundir resultados con objetivos puede ser un tremendo error . Cuando sabemos a dónde vamos podemos elaborar un plan, una estrategia, buscar los recursos y lo más importante: Influir. Influir para inspirar a las personas que nos acompañarán y nos ayudarán con su talento y su implicación a hacer realidad los objetivos compartidos. La confianza nos da poder. El miedo nos lo quita. ¿Qué es lo que a ti te da poder para influir?

Como Coach, una de las preguntas que planteo a mis clientes es: Si confiaras en tu equipo ¿qué consecuencias se derivarían? Y lo más importante, si confiaras en ti ¿Qué consecuencias se derivarían? Cuando damos respuesta a estas cuestiones profundas y vitales, nos vamos desprendiendo del miedo que nos atenazaba. Imagina que un miembro de tu equipo se siente inseguro. Cuando puedes decirle de manera genuina y verazmente que confías en él le estás dando una inyección de vitaminas que se reflejará en sus resultados. Todas las personas desearíamos que los demás confiaran en nosotros y curiosamente, cuando nos dicen que confían en nosotros respondemos a esta confianza. Nos crecemos. La confianza de los demás en nosotros nos hace crecer y facilita nuestro desarrollo.

A veces los demás confían en nosotros, pero nosotros no somos capaces de confiar en nosotros mismos. Cuando no confiamos en nosotros, nos sentimos inseguros y nos mostramos retraídos. Cuando no confiamos en nosotros nos aislamos. Cuando nos aislamos dejamos de implicarnos y esto repercute enormemente en las demás personas del equipo.

Como directivos podemos perder la confianza que hemos depositado durante mucho tiempo en algún colaborador. Le hemos apoyado, hemos respetado su ritmo para que pueda dar lo mejor de si mismo e integrarse plenamente como miembro activo del equipo. Desdichadamente llega el día en que comprendemos que esta persona no forma parte del equipo, que por su carácter, por sus actitudes, por inmadurez o porque realmente no quiere formar parte del equipo. A esta persona por más confianza que le demos, ni su respuesta, ni sus resultados mejorarán. Ese día reconocemos que no depende de lo que hagamos nosotros o dejemos de hacer. No todas las personas son “gente de equipo ni comparten la cultura empresarial”. En esos casos hemos de confiar en que esa persona sabrá encontrar su lugar fuera de la organización. En periodos de bonanza, las organizaciones podemos soportar que ciertas personas sigan su ritmo, con la esperanza de que finalmente se integrarán y devolverán con creces aquello que han recibido. Actualmente es un lujo que no todas las organizaciones se pueden permitir. Como directivos somos responsables de ayudar y apoyar a aquellas personas que realmente están “sudando la camiseta” para todo el equipo: aquellas personas que dan lo mejor de si mismas y que saben compartir y aportar de manera generosa y proactiva. Cuando en esas situaciones no intervenimos, generamos desconfianza en el resto del equipo, estamos enviando el mensaje “todo vale”. Si queremos que nuestro equipo sea de alto rendimiento, un exceso de confianza mal invertida a medio y largo plazo no será vivido como una ventaja, al contrario será vivido como una irresponsabilidad por parte del directivo. Encontrar el equilibrio, justo, apropiado y pertinente es un arte. ¿Hasta cuando he de confiar? ¿Un poco más? ¿Me estoy pasando? Para mi, hay una metáfora que me sirve en esos momentos, el equipo como una cadena. Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil. Esto me ayuda a encontrar el equilibrio que mi equipo necesita.

No todas las personas nos inspiran confianza, pero un líder ha de inspirarla para guiar a su organización en la consecución de sus metas. A mi entender dos son los factores que inspiran confianza en los demás. Uno de los factores está relacionado con nuestra manera de ser, con nuestra integridad, honestidad, franqueza y autenticidad. El otro factor está vinculado con la aptitud, con nuestros conocimientos, nuestro saber en la materia, con nuestra experiencia. Como directivos, las personas de nuestro equipo confiarán en nosotros si nuestra manera de pensar, sentir y actuar es coherente y ética pero además necesitan confiar en que dominamos el sector empresarial, en que somos expertos en guiar equipos, en nuestros éxitos pasados y en nuestro conocimiento del sector. Nuestra manera de ser y nuestra aptitud serán factores determinares para generar esta confianza.

Puede ser que como directivos competentes y expertos no consigamos generar confianza en nuestro equipo ¿Qué lo está impidiendo? He observado que cuando el directivo esconde sus errores, cuando habla mal de las personas que no están presentes, cuando no es autentico y finge sus actitudes, cuando no cumple lo que ha prometido, sus relaciones se resienten. No inspira ni respeto ni confianza. Pierde credibilidad. Pero cuando este directivo establece relaciones de confianza con los demás consigue, relaciones sólidas y mejores resultados tanto a nivel de satisfacción personal como profesional. ¿Qué tipo de relaciones estableces tú? ¿Qué te está dificultando conseguirlas?

Puede ser que hasta ahora no hayas confiado demasiado en tu organización, en el mercado, en tu equipo o en ti mismo, pero como dice un viejo proverbio chino: “El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es hoy mismo”. Hoy es un buen momento para empezar a confiar. Confiar para liderar tu sueño y hacerlo realidad. ¿Qué árbol quieres plantar hoy?

¿Qué decides? ¿Confiar o no confiar?

Hermínia Gomà

7.3.11

Comentarios del post

«La confianza nos da poder» y cuánto mas elevada es más lleva a actuar de manera consistente . El responder desde la confianza me aleja de la competitividad individual y me acerca a cooperar con los otros de manera interdependiente y desde aquí crecen los equipos y obtienen buenos resultados para todos y beneficio para todos y también individual.
Pero como bien dices : no hay logro sin confiar.

Gracias Herminia

#1 
Escrito por Anamaría en marzo 8th, 2011 @ 11:31

Buenísimo! La confianza es uno de los valores más importantes para progresar.

Aprovecho la oportunidad para desearte un HERMOSO DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER!

Un abrazo y hasta pronto.

#2 
Escrito por Evelyn Pauli en marzo 8th, 2011 @ 22:56

La confianza nace de la actitud positiva y del optimismo. De la actitud negativa y del pesimismo no nace la desconfianza, nace la dejadez, la soberbia, la prepotencia del Ego. El pesimista dice: «sí, sí, tira, tira… ya verás qué pasa… te vas a estrellar…». No hay confianza si no hay apoyo, si no hay empatía, si no hay feedback. El Directivo de hoy, ante la crisis (cambio), necesita confiar en sí mismo y en su equipo, desde la empatía, la auto-estima, la gestión del talento y la habilidad de obtener lo mejor de cada cual. Por lo tanto, por un lado tenemos la dejadez del «pesimista» y por otro la desconfianza por el miedo. ¿Cómo podemos ayudar desde el Coaching a los líderes (disonantes) a confiar? La respuesta está, creo yo, en el trabajo sobre su Inteligencia Emocional, para que puedan llegar a descubrir por sí mismos que la confianza es una emoción básica para liderar equipos y tener éxitos, para avanzar y crecer. Que puedan descubrir que el liderazgo (resonante) se consigue inyectando energía a los equipos para que tomen decisiones con compromiso e implicación. Es un placer ver cuando, en un equipo, se solicitan voluntarios para iniciar o arrancar un proyecto, y se levantan la mayoría de los brazos… Eso es generar confianza y confiar en tu equipo.
Gracias Herminia, confío en que tu próximo artículo será aún más revelador e inspirador. Un abrazo.

#3 
Escrito por Josep Gendra en marzo 10th, 2011 @ 21:07

«La confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito»(Ralph Waldo Emerson)

Per a mí confiar en un mateix és el primer pas. Com a estudiant del Màster de Coaching i Lideratge Personal crec precisament que la confiança és una de les bases més importants per a liderar-me i arribar a ser una bona coach. Confiar en mi, en el que transmeto, en com acompanyo, en el què ofereixo, en com comparteixo…Desde la confiança es poden assolir molts i millors resultats i també relacions de major qualitat. En un entorn de confiança es desarrollen una sèrie de vincles entre les persones molts més potents que en un altre tipus d’entorn. Gràcies Hermínia!

#4 
Escrito por Ares en diciembre 18th, 2012 @ 14:03

Gracias Herminia. Para mí la palabra clave que me ha llegado en este artículo es “equilibrio”. Un líder debe confiar en sí mismo y en su equipo y transmitir esta confianza, pero con ciertos límites. Se trata de ser realista. El exceso de confianza en uno mismo puede frustrarnos si creemos que somos capaces de hacer cosas que en realidad son imposibles. Y la confianza de un líder en una persona del equipo que no la merece puede desmotivar al resto del equipo, por el “todo vale” que has comentado. Creo que una de las situaciones más difíciles de un líder es precisamente encontrar ese equilibrio y que no le “tomen el pelo” por un exceso de confianza. En mi opinión un proceso de coaching para un líder que se encuentre en la tesitura de despedir a alguien o darle un voto más de confianza, puede ser muy útil para tomar conciencia de ciertas cosas y gestionarlo. Anoto la metáfora del eslabón de la cadena y confío en usarla en un futuro.

#5 
Escrito por Laura Beas en diciembre 18th, 2012 @ 19:55

Sinceridad, humildad , participación, implicación con delegación…..y por supuesto confianza, son algunos de los atributos que he intentado integrar mientras he sido líder, junto con un » know how » consistente, íntegro y auténtico. Me ha parecido fantástica la dualidad de confianza que has planteado para generar confianza como líder, una vertiente que tiene que ver con nuestra manera de ser, y otra con los conocimientos que tenemos. Tanto para nuestro equipo como para el resto de nuestro compañeros directivos, es muy importante tener seguridad de que sabemos lo que hacemos, que SOS expertos en aquello que hacemos, pero para poder ir más allá, para tener » la diferenciación» , debemos ser capaces de venir relaciones de valor, relaciones que provoquen sinergías dentro de las organizaciones, he permitan núcleos empresariales potentes llenos de éxito. GRACIAS Herminia por compartir la necesidad de confianza dentro de las organizaciones sobre todo en esta época de tantos miedos! Ya tenemos el antídoto !

#6 
Escrito por Laura bravo en diciembre 19th, 2012 @ 10:02

Crec que el primer pas per poder dur a terme tota la resta de relacions de confiança es la que tenim que tenir en nosaltres mateixos. Fer-la creixer i cultivar-la cada dia es bàsic; aixi com la relacio amb els nostres clients i en ells. Confiar en que duran a terme allo que es propisin, que ho aconseguiran.
Moltes gràcies Herminia!

#7 
Escrito por Roser en diciembre 19th, 2012 @ 13:12

Desde los anales de la historia (como el caso bíblico de Judas que traicionó la confianza de Jesús) a la historia reciente (Bernard Madoff, el causante del mayor escándalo financiero en la historia de Wall Street, fue condenado a morir en la cárcel tras recibir una sentencia a 150 años de prisión por el masivo abuso de confianza que mermó el patrimonio de su millar de clientes) hemos visto cómo la confianza ha sido y es un valor subestimado en el ser humano. Para mí es la base de toda relación. Ganar la confianza de una persona es una cuestión diaria que se demuestra con hechos, es una carrera de por vida. Por el contrario, perderla es cuestión de segundos, y recuperarla es muy difícil. Aquí es donde la comprensión y el perdón juegan un papel muy importante para darle una oportunidad a las personas para recuperar dicha confianza. Si vuelve a suceder ya no hay marcha atrás.
La confianza, el saber hacia dónde vamos, nos da seguridad, y ello debilita el miedo.

Personalmente hay una metáfora sobre la falta de confianza y nuestros miedos, la del Espantapájaros. ¿Ser o tener espantapájaros?, ¿Estático o dispuesto a recibir regalos?, ¿Miedo ante lo que viene? ¿En qué te estás engañando?. El problema básico para el espantapájaros es que algunos sólo se pasan la vida espantando las experiencias de la vida por estar lleno de paja por dentro, por no vivir la vida plenamente.

Para mí la razón de peso para confiar es uno mismo, así los demás perciben esa confianza y será recíproca en todo lo que hagamos. “Generalmente ganamos la confianza de aquéllos en quienes ponemos la nuestra”. Tito Livio. Quid pro quo.

#8 
Escrito por Alicia García Lucas en diciembre 20th, 2012 @ 14:55

La organizacion donde trabajo debe moverse de un ambiente de miedo a un ambiente de confianza: confianza en sus recursos humanos y tecnicos, confianza entre equipos etc..
Veo la multiplicacion de los problemas y dificultades que lleva la falta de confianza. Es de verdad un «circulo vicioso» del que es muy dificil salir.
En este caso, claro que el ejemplo ha de venir de la cabeza de la organizacion a traves de los mensajes que envia.
Saludos

#9 
Escrito por Benjamin en diciembre 20th, 2012 @ 16:51

‘Confiar en la nostra missió i transmetre-la és fonamental per donar sentit al que fem i al que som’. Una afirmació que sento essencial, tant a nivell personal com quan dirigeixo un equip. Si se on vaig, si tinc estratègia de fons, tinc raons i força per afrontar les situacions que es van plantejant. (El qui té un ‘perquè’, es pot enfrontar a tots els ‘coms’, escriu Nietzsche). La meva confiança en la situació encomana seguretat a les persones que conviuen amb mi i entusiasme a l’equip que treballa amb mi. Certament ‘la confiança ens dóna poder, i la por ens el pren’.

#10 
Escrito por Teresa Franquesa en diciembre 24th, 2012 @ 0:22

La otra cara de la moneda del miedo es la confianza.¿Cuanta confianza hay en mi vida? Dependerá de cuanto miedo tenga. A más miedo menos confianza y a la inversa.

Saber a donde vamos es vital,a todos los niveles, el laboral,personal, etc. Ésta nos infunde un bienestar que deja muy resbaladiza la entrada del miedo a nuestra vida.Sobre todo si es un miedo adquirido o «irreal».

Cuando alguien deposita su confianza en nosotros nos crecemos y deseamos responder a esas espectativas.
A mí me ocurrió varias veces en el Instituto pero sobre todo en la Universidad. Allí, varios tres profesores, confiaron en mí pero destaco a una de ellas DªDolores Vilajato (una de las mejores especialistas del Barroco Español)hoy fallecida. Que me marcó profundamente pues debió oler facilmente la falta deconfianza en mí misma que en todo momento lo resolvió dándome votos de confianza, a lo que no solo respondí sino que superé.Es con esta docente con la que conseguí no solo las mejores notas sino también entender mejor el «que» transmitía con la teoría.
Por lo que, es un pequeño ejemplo, pues hay muchos más, por lo que entiendo tan bien este concepto.Por eso, animo tanto a otros docentes a que confíen porque en la mayoría de los casos solo tendrán buenos resultados.

Puesto que esta actitud es contagiosa, aunque no tanto como el miedo, es importante sobe todo para un líder vestirse con ella como si de un traje si tratara. Sino fuese así, no existe el líder.

A si que mi voto es sí,¡¡ voto por la Confianza!!!

#11 
Escrito por ANA ISABEL NÚÑEZ CRESPO en diciembre 30th, 2012 @ 16:08

Confiar es básico, aunque en ocasiones complicado. el miedo, ese virus que nos secuestra si bajamos la guardia nos limita y mina nuestra confianza. Y como dice en el artículo para confiar es básico saber hacia donde vamos, como dice V. Frankl «El propósito de mi vida es encontrar mi propósito en la vida», en fin que si tenemos claro el rumbo, por muchos obstáculos que encontremos podremos reconducirlo hasta arribar a nuestro puerto.

#12 
Escrito por Diana en enero 3rd, 2013 @ 13:59

Douglas McGregor planteó en su obra El lado humano de las organizaciones una división de los directivos que está muy relacionada con la confianza que dan a su equipo de trabajo.

Los que suscriben la Teoría X consideran que los trabajadores no les gusta trabajar y lo hacen lo menos posible a menos que se les vigile estrechamente y utilice, si es necesario, la sanción.

Los partidarios de la Teoría Y, por el contrario, creen que los trabajadores desean trabajar y que se esforzarán si son dirigidos teniendo en cuenta sus necesidades motivacionales. Para ellos las personas son el activo más importante de la empresa.

Considero que únicamente los jefes que aceptan los postulados de la Teoría Y van a confiar en sus colaboradores.

#13 
Escrito por Juan en enero 13th, 2013 @ 18:13

Gracias por el artículo! Muy importante tener y dar a otros confianza.
Hay una escena de una de mis películas favoritas de todos los tiempos, Sonrisas y lágrimas, que para mí ilustra maravillosamente el tema de la confianza. El momento en el que María sale del convento para convertirse en la institutriz de los 7 hijos de un capitán. Está muerta de miedo ante lo que le espera, pero entonces canta «I have confidence»… Y encuentra el valor que necesita para afrontar la situación!
No he podido encontrar el video con el fragmento de la peli, os dejo la canción: http://www.youtube.com/watch?v=SSDOrdRQNf0
Un saludo

#14 
Escrito por Elena R. Laguna en enero 16th, 2013 @ 18:25

La confianza se consigue al «andar», cuando damos un paso más allá de lo que creemos posible. Se trata de arriesgar un poco más y seguir los impulsos de nuestro corazón.
Se debe hacer cada paso bien hecho, y atreverse a ir por caminos nuevos y…. poco a poco, cada paso, irá forjando nuestra confianza. En el camino que no nos importe equivocarnos. Que no nos importe estar vivos. Hemos de vivir sin tener miedo a nuestro miedo.

#15 
Escrito por Laura López en enero 16th, 2013 @ 20:30

Debido al momento de crisis que estamos viviendo, coincido en que es aún más importante confiar en nuestros empleados, clientes, etc. Pero también, soy consciente que en una situación así es fácil caer en el terror y empezar a hacer totalmente lo contrario: a desconfiar y cuestionar a tus empleados, en empezar a repasar cuentas y comparar los datos de ventas actuales con los de otros años, etc. En este sentido, como yo suelo decir: «las comparaciones son odiosas», si te pones a comparar y analizar las diferencias que existen con el momento actual ¡Te acabarás hundiendo tú mismo! Y ése bloqueo en estos momentos no será demasiado útil para tu negocio… Lo que hay que hacer es sobretodo pensar en lo más positivo: «aún estamos abiertos al público» y a partir de ahí confiar en tu creatividad e innovar para que el negocio pueda continuar a flote, mejorar y quién sabe si con posibilidades de aumentar.
Con esto no pretendo dar una receta, simplemente es una pequeña reflexión que puedo aportar por observar mi entorno.
Gracias.

#16 
Escrito por Mª del Carmen Pérez Fuente en agosto 26th, 2013 @ 10:56

Herminia creo que quiero plantar ya mi arbol de la confianza, empezar a confiar desde este momento en mis habilidades, en mis talentos, en mi. Es hermoso lo que puede ocurrir cuando uno empieza a confiar, y sobre todo cuando la gente confia en ti. Lo he vivido precisamente hoy, en la sesion de posgrado, en donde tuve la confianza de abrirme con mis compañeros ya que sentia que no me juzgarian, que podria confiar en ellos y que nada pasaria, al contrario, me senti apoyada. Existe un termino el de efecto pigmalion, el cual consta en «yo no confio en mi, pero tu si confias en mi, y yo confio en ti». Suena complejo,pero al final es como yo no confio en mi mismo, necesito de alguien mas que confie en mi para entonces yo creer en mi.

#17 
Escrito por Verena Bigurra en noviembre 20th, 2013 @ 22:28

Durante la lectura del artículo me ha venido a la mente una frase que personalmente me aporta mucha fuerza para seguir confiando, «Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta».
Y en este caso puede servir para seguir confiando en la organización, los empleados, incluso en uno mismo. Si vemos que lo que estamos haciendo no lleva donde queremos, lo primero no es replantearnos nuestro objetivo, sino el plan de ejecución.
Saber que cambiando el plan podremos conseguir nuestros propósitos nos da más confianza y seguridad de que conseguiremos lo que queríamos. Y saber que «nuestro plan» no es el idóneo y debemos cambiarlo nos ayuda a seguir luchando e intentando lograr nuestro objetivo.
Si hay que cambiar 101 veces el plan para lograr la meta, serán 101 veces que aprenderemos a no cometer el mismo error, y gracias al antídoto de la confianza, podemos lograrlo.

#18 
Escrito por ANNA GIRBAU MORENO en noviembre 28th, 2013 @ 13:45

Pienso que el miedo es una emoción que siempre estará presente en nuestras vidas, especialmente al afrontar situaciones desconocidas. Al aceptar la presencia de esta emoción el paso siguiente es saber cómo lidiar con ella. En el post se hace referencia a la confianza y se hace una pregunta que siempre me la he planteado, en qué debo confiar? Es una pregunta que me hago constantemente al percibir que me encuentro ante una situación que me genera miedo. Sin embargo, últimamente me he dado cuenta que en lo que debo confiar es en mi misma, confiar en que tengo las capacidades necesarias para afrontar las situaciones y en aceptar los errores cometidos de manera positiva ya que esto representa una nueva oportunidad.

#19 
Escrito por Manuela Núñez en diciembre 9th, 2013 @ 19:27

la confiança és l’únic que ens allibera de la por i ens ajuda a atrevir-nos a descobrir què hi ha una mica més enllà. gràcies a la confiança podem ser valents.
moltes gràcies herminia!

#20 
Escrito por marta solé en febrero 13th, 2014 @ 15:57

Muy buen artículo! Éste me ha hecho reflexionar considerando la confianza (en uno mismo) como aquel primer paso que nos ayuda a seguir adelante en nuestras metas o iniciar nuevos proyectos que antes eran solo un esbozo. Porque todo lo bueno empieza con un poco de miedo, pero ahí está la confianza, para combatir ese temor que sentimos al principio y llegar a superarlo con éxito. Aún así, tal y como comenta la autora, tenemos que tener cuidado y no «sobreconfiarnos», pues un exceso de confianza mal gestionada puede llevar a absolutos desánimos y frustraciones. Nuestro reto está, pues, en saber crear un equilibrio entre el miedo y la confianza para no caer en la locura del poder que nos transmite la propia seguridad ni tampoco detenernos en el camino por los temores que sintamos.

«Generalmente ganamos confianza de aquellos en que ponemos la nuestra» Tito Livio.

#21 
Escrito por Claudia Moya Casaus en febrero 20th, 2014 @ 15:51

Es muy interesante cuando dice que es importante encontrar el equilibrio, justo, apropiado y pertinente de confianza. He empezado a leer y he encontrado un interesante artículo que habla sobre cuanta confianza y optimismo es demasiado. Para los líderes. Y como a veces, tener demasiada confianza en ti mismo puede hacer que actúes de forma inadecuada. Da información muy interesante sobre como gente que esta sobre el percentil 90 en autoestima, tienen un alta correlación con narcisismo, bullying y prejuicios hacia los demás.

http://www.psychologytoday.com/blog/how-happiness/200806/how-much-confidence-and-optimism-is-good-world-leaders-and-how-much-is-too

#22 
Escrito por Daniel Lopez Mongay en marzo 31st, 2014 @ 17:48

Leyendo el artículo me surgen dos planteamientos. el primero es qué debe tener o hacer un líder para generar confianza en sus colaboradores. Hasta donde llega mi experiencia puedo decir que para mí un líder debe ser cordial, amable, claro en cuanto a lo que espera de cada colaborador y del equipo, honesto, directo, asertivo, justo; que sepa escuchar, que sepa comunicar, que se interese por sus trabajadores y que los valore como componentes de la organización y como personas. El segundo planteamiento hace referencia a cuáles serán los resultados de unos trabajadores que confían en su responsable y en la empresa. En primer lugar se generará un buen ambiente de trabajo, en mi opinión fundamental para trabajar a gusto; y en segundo lugar aumentarán las posibilidades de llagar a los objetivos propuestos (p.ej. un nivel de ventas determinado). El hecho de confiar generará tranquilidad, seguridad y buen humor, que desencadenará resultados positivos.

Navegando por la web he encontrado un vídeo de Steve Jobs que explica la importancia de que el colaborador sienta la confianza para expresar ideas a su responsable, así como la confianza que todos los miembros del equipo deben tener respecto a sus compañeros, para que el trabajo en conjunto sea eficiente.

http://www.youtube.com/watch?v=NO7QFnGK3qs

#23 
Escrito por Anna Mollfulleda Pérez en abril 1st, 2014 @ 19:46

Este artículo me ha llevado a plantearme la cantidad de confianza que deposito en mí misma y en los demás. Reconozco que confío muy rápido en la gente pero cuando la conozco ya hago juicios de si va a poder hacer algo o no, es decir, no otorgo la confianza de que lo pueden hacer si quieren. Si confiamos en nuestras capacidades y en las de los demás podremos llegar a donde queremos, aunque encontremos una dificultad sabremos superarla.
Me gustaría compartir un vídeo sacado de la película Kung fu panda en que el maestro habla de la confianza y el creer en el otro, comparándolo con el control. Hay cosas que no podemos controlarlas pero sí que podemos confiar. https://www.youtube.com/watch?v=kj2I2v5xvcM

#24 
Escrito por Meritxell Marin en abril 9th, 2014 @ 13:55

Gracias Herminia por este artículo, la confianza gran aliada que normalmente perdemos de vista ante las crisis, el estrés, el pesimismo, la inseguridad, el pensar en que todo va a peor… ¿Cómo recuperarla cuando la necesitamos? normalmente es alguien externo que nos intenta animar, pero las pistas están en tus propios logros del pasado, en reconocer las propias competencias, recursos, herramientas que han estado con uno mismo des de la niñez y que nos hace seguir adelante, confiar en nuestros sueños, en que algo bueno viene por un gran esfuerzo, no solo filosofía de que solo con quererlo lo lograremos. Confiar complemento de seguridad y esperanza, ánimo, aliento, vigor para OBRAR (RAE). El proceso terapéutico que veo en estos casos, radica en la investigación de la propia persona en sus propios éxitos y fracasos, en la autoestima como foco de atención para que valore de si mismo lo que necesita para crecer.

Gracias de nuevo

#25 
Escrito por Anna Garriga en abril 11th, 2014 @ 9:47

Después de leer el artículo reflexiono acerca de lo importantes que son los valores para la CONFIANZA y veo la necesidad de no perder de vista que aquello que nos guía es también los que nos da fuerza y valía personal. Es conveniente no olvidar y tener siempre presente que la congruencia con lo que dices y haces te dará confianza en ti mismo e inspiraras confianza en los demás para poder realizar aquello que te propongas con seguridad y firmeza.

#26 
Escrito por Brenda Ordóñez en abril 13th, 2014 @ 18:08

La vida está llena de personas que a las que amamos, personas a las que admiramos y personas con las que no estamos de acuerdo. Uno de los principios de la convivencia armónica es la confianza, confiar es respetar a quien cree diferente, a quien piensa diferente o a quien simplemente no cree.

Los estados de ánimo y las emociones se refieren a la confianza organizacional en el sentido que capturan cómo las personas sienten y cómo ellos se dirigen sobre las actividades diarias incluyendo la interacción con otras personas. Estos estados afectivos o sentimientos proveen a las personas información de la experiencia y del estado general de existencia. Las emociones son estados afectivos intensos que se interrumpen por los procesos mentales y conductas y que son unidos por circunstancias particulares. Por otro lado, los estados de ánimo son emociones menos extensas y penetrantes que capturan las experiencias que se tienen en el día a día.
No hay duda de que, aquí, lo importante es reforzar nuestra confianza y elevar nuestra autoestima. Confianza y autoestima. De eso se trata, de hacer algo que, en la mayoría de las ocasiones, nos pasa totalmente desapercibido como es el trabajarnos a nosotros mismos pero, con consciencia. Hay que tener siempre presente; trabajar para, con y por uno. No hay nadie mejor que uno mismo para eso y lo cierto es que, no hay duda de que, solo así, es como, de forma espontánea, sucederán dos cosas.

#27 
Escrito por Juliana Marín Galeano en julio 7th, 2014 @ 17:43

La imagen que encabeza este artículo es una fiel representación de lo que significa la confianza en uno mismo y en el equipo. La primera imagen que aparece en el link que anoto a continuación es también muy buena con respecto a lo que significa saber que uno mismo no solo sabe, sino que también puede.
El tema de las aptitudes me parece esencial para que esa autoconfianza, y la capacidad de transmitirla al equipo sea honesta y real. Estamos rodeados de gente que se disfraza de profesional para vender lo que no tiene, de personas que quieren mostrar lo que no poseen. La verdadera confianza hacia uno mismo parte de saber que lo que tengo para dar es bueno. La confianza que podemos inspirar a los demás se basa en la honestidad de lo que ofrecemos.

http://www.psicoglobal.com/blog/confianza-en-uno-mismo

#28 
Escrito por mar EXTREMERA en agosto 25th, 2014 @ 12:12

https://www.youtube.com/watch?v=FW5Y7AGKbrU

CONFIANZA: predisposición a accionar con los otros, un fenómeno esencial para fluir y relacionarnos con los demás.
No sólo confianza en mí misma, en los demás y en el mundo.
La confianza genera respeto.
Y el respeto es un juicio de aceptación al otro como un ser diferente de mí.
Richard Brisebois: » La confianza es deseable, pero supone un riesgo ( dilema ): dar la oportunidad o no, confiar o no confiar.La acción de confiar es darle al otro la libertad de responder de sí mismo.»
Ajunto una canción motivadora: cuando te lanzas al vacío y confías, podrías dar «7 vueltas alrededor del sol».
https://www.youtube.com/watch?v=5r0MPHul_8A

#29 
Escrito por carmen molo en agosto 28th, 2014 @ 19:06

Pienso que la confianza en uno mismo es fruto del amor y el conocimiento propio, mientras que la confianza en el otro viene dada más por el tiempo, sea como fuere ambas nos llevarán al éxito y debemos esforzarnos por ganarlas y sobre todo mantenerlas. En todas las relaciones íntimas que mantenemos siempre uno de los pilares es la confianza porque sin esta no vamos a ningún lado, por eso debemos darle el valor en nuestras vidas que merece y eso solo se consigue trabajándola día a día y en todos y cada uno de los detalles.
«El secreto de mi éxito puede ser resumido en cuatro C’s: Curiosidad, Confianza, Coraje y Constancia… y la más importante de todas es la Confianza.»
Walt Disney
Gracias Herminia

#30 
Escrito por ISABEL LOPEZ en septiembre 4th, 2014 @ 3:03

Gran Article Herminia!

Creure en un mateix, es el millor regal que ens podem fer, si nosaltres no creiem en nosaltres mateixos, qui hi creurà?
Una bona autoestima és bàsica per a que ens vagin bé les coses a la vida…

#31 
Escrito por Alícia Bragulat en septiembre 15th, 2014 @ 13:25

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog