Plantear problemas, buscar soluciones

Post escrito por Hermínia Gomà en abril 10, 2011
Categorías del post: General,VALORES Y COMPETENCIAS

 

 

Plantear problemas y buscar soluciones

 

¿Alguna vez  has tenido problemas? ¿Cómo abordas tus problemas? A lo largo de mis años de experiencia como psicóloga, escuchando problemas humanos, he observado que las estrategias necesarias para resolver problemas, que parecían muy diferentes entre si, no eran tan distintas.

Este fin de semana releía el libro Claves para la solución en terapia breve, de Steve de Shazer (1991) que fue muy importante en mi formación como psicoterapeuta en la década de los 90. Sus postulados me permiten seguir reflexionando sobre la praxis en mi actual modelo de intervención como Coach, que  me gustaría hoy, compartir con todos vosotros.

En su tesis, Shazer, apunta a la idea, apoyada por sus investigaciones de que:

“Entre dos casos cualesquiera, los procesos de solución son más análogos entre sí que los problemas que cada intervención intenta resolver”.

A menudo los clientes inician un proceso de Coaching porque consideran que tienen un problema y han intentado resolverlo una y otra vez, pero después de infructuosas pruebas, la evidencia parece confirmar, que no lo saben resolver por ellos mismos. Al iniciar el proceso, el cliente manifiesta que ya lo ha intentado todo y por tanto si hubiera alguna solución, no la conoce.

En el mismo libro, Shazer utiliza una metáfora a mi entender muy esclarecedora, compara la “queja” que plantea el cliente a la “cerradura” de la puerta que lleva al bienestar.

Observo que muchas veces, los clientes identifican la “queja” con la “solución”.  Para resolver su problema han probado de todo pero continúan tan lejos de su resolución, como al principio. Sus esfuerzos, cada vez mayores, van dirigidos a realizar cambios en la “cerradura” y por más que se esfuerzan, y esfuerzan, la puerta que los conduciría al bienestar sigue cerrada. Sin darse cuenta, el cliente ha puesto toda su energía en resolver la complejidad de la cerradura.

Metafóricamente parece obvio que para abrir una puerta con cerradura, necesitamos encontrar la llave que la abra. No necesitamos saber de qué está hecha la cerradura, ni quién la hizo, ni conocer el funcionamiento de una cerradura, ni tampoco en que lugar de la puerta se encuentra. Lo que realmente necesitamos es la llave que abra la cerradura. Sabemos que con las mismas “ganzúas”, se pueden abrir un montón de puertas distintas.

Cuando realizamos un proceso de Coaching no nos interesa profundizar en el conocimiento de la cerradura. El Coach mediante sus preguntas ayuda al cliente a buscar la llave que permitirá a su cliente abrir la cerradura. A pesar de que la cerradura, es decir, “la queja” del cliente al inicio parezca muy complicada, probablemente la llave que la abrirá será bastante sencilla. Y lo más interesante, el cliente posee la llave que encajará en su cerradura y le permitirá abrir la puerta que le lleve a su bienestar.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro cliente? El Coaching es un proceso, mediante el cual nuestro cliente realizará los cambios que le permitarán encontrar la mejor solución para llegar a donde quiere ir. Cuando el cliente nos ha descrito dónde se encuentra y cual es su situación actual le invitamos a proyectarse en el futuro. Un futuro en el que la situación ya estará resuelta. Le ayudamos a desarrollar la visión:

Cuando hayas solucionado el problema, ¿qué futuro habrás logrado?, ¿cómo será? ¿cómo te sentirás? ¿qué habrás conseguido? ¿qué estarás haciendo? ¿qué pensarás sobre ti mismo? ¿qué habrás comprendido?

Una de nuestras funciones como Coach es ayudar a nuestro cliente a elaborar una visión realista y posible dónde él sea el protagonista, se haga dueño de su destino y lidere su vida.

Cuando ayudamos a nuestros clientes a detallar esta visión y les invitamos a experimentar lo que van a sentir cuando lleguen a su meta, les permitimos abrirse a la expectativa del cambio. Cuando nuestro cliente lleva tiempo buscando cambios en la “cerradura”, invitarle a visionar quien será y cómo actuará cuando abra la puerta, nos permitirá mantener una conversación centrada en la llave y no en la cerradura. Facilitará de manera natural mantener una conversación que le conducirá a encontrar la “llave” que abrirá la puerta del cambio, y esta llave es un cambio de paradigma. Un cambio en la manera de verse a si mismo en dicha situación y experimentar la emoción de saber que siempre puede escoger que respuesta dar.

A través de nuestras preguntas le ayudaremos a visionar un futuro mejor y focalizaremos su atención no en la “queja” sino en cómo podrá identificar que el problema ha quedado resuelto. Lo que percibirá a lo largo de nuestra conversación es que colaboramos con él para que por si mismo encuentre la llave adecuada a su cerradura personal. Para ampliar esta percepción de que estamos colaborando con él será determinante que nos centremos en aquello que ya está funcionando. Lo que ya está funcionando, por poco que sea es una “pequeña ganzúa” que le está acercando al bienestar que anhela. El cliente ya posee la llave en su interior y nuestra misión es que la identifique, para que pueda usarla siempre que quiera. ¿Qué necesita nuestro cliente para identificar la llave?

Imaginemos esta situación, un cliente nos dice que no está satisfecho de la relación con su hijo, que cada día va peor, que cuando habla con él siempre se acaban peleando, le quiere mucho pero acaba chillando y ésto le hace sentir muy mal. ¿Es necesario saber algo de su hijo? ¿Es necesario saber más de la situación? ¿Seguir investigando en la queja? ¿Necesitamos saber algo de relaciones padres e hijos para ayudar a nuestro cliente? Probablemente ninguno de estos factores sea imprescindible para que identifique la llave. Para que nuestro cliente se acerque a la solución vamos a ayudarle a visionar el futuro en el que quiere vivir. Este cliente nos plantea una queja, no tiene definido el objetivo de manera clara. Incluso no se ha planteado como sabrá identificar que ha resuelto el problema. ¿Cómo medirás el éxito? ¿Cuál es tu objetivo?. Si su objetivo es mantener una relación de cooperación con su hijo, el objetivo del proceso de Coaching no será que el cliente deje de gritar, sino que el cliente pueda decidir cuando es conveniente gritar y cuando no lo es, ya que la visión que ha relatado de cómo quiere verse después del proceso es: Me imagino manteniendo una relación de cooperación con mi hijo. El proceso de Coaching se centrará por tanto en que el cliente aprenda a cooperar con su hijo, no en dejar de gritar.

A continuación le preguntamos: ¿En que momentos ya has tenido una relación de cooperación con tu hijo? ¿Cómo te sentías? ¿Qué hacías? ¿Qué pensabas sobre vuestra relación en aquel momento? ¿Qué piensas ahora sobre esos momentos en los que cooperabas con él? Cuando nuestro cliente relata estas situaciones pretéritas, aunque lejanas, ser hinchas de nuestro cliente será fácil. Felicitarlo y celebrarlo con él surgirá de manera espontánea. Si ya lo ha hecho, no se trata de aprender algo nuevo, se trata de recordar y tener presente que el cambio que se desea es posible.

Centrar a nuestro cliene en un futuro donde la “queja” ha desaparecido, será clave para el éxito del proceso. Cuando enfocamos así el proceso, nuestro cliente percibe que creemos en él, empieza a confiar en sí mismo y en que el cambio será posible. El cliente empieza a vislumbrar que la solución a su problema está cerca.

¿De qué supuestos partimos como Coachs? De qué nuestro cliente posee la llave que abrirá la cerradura de la puerta que le llevará al bienestar. De que si nuestro cliente sabe a dónde quiere ir, encontrará el camino para llegar y nuestra función es acompañarle.

Cuando nuestro cliente elaboró su “cerradura” es como si se hubiera dicho a si mismo: “grito” o “no grito”. Parece que en la mayoría de casos, nuestro cliente había elegido, últimamente la primera opción. La que consideraba en ese momento cómo la mejor opción, excluyendo la opción de “no grito”. Cuando el cliente decide que la mejor opción es gritar (la cerradura) empieza a buscar la solución: ¿Cómo dejar de gritar?. Cuando inicia el proceso, lo que ha probado son infructuosas estrategias para producir cambios en la cerradura, pero no se le ha ocurrido buscar la llave que abrirá la puerta. Y prueba una y otra vez cambios en la cerradura. Probablemente la queja se haya originado por el hecho de plantear la situación en términos de alternativas.

Considero que esta “creencia limitadora” es el origen del problema. Y que como decía Einstein, los problemas no pueden solucionarse al mismo nivel que se han creado.

Al pedirle a nuestro cliente que visione el futuro y que conecte con situaciones de éxito dónde ya ha vivido quien quiere ser en el futuro, su nivel de elección ya no pasa por “hacer o no hacer” (gritar o no gritar) pasa por ser quien quiere ser (colaborador). Su elección pasa por sus principios, por sus valores y por ser consciente de que siempre puede ser quien quiera ser si la meta está clara (la llave a su cerradura).

Una consideración. Algunas veces, a pesar de haber encontrado la llave, puede ser que las visagras de la puerta estén oxidadas por el paso del tiempo y el entorno de la puerta. En estos casos, no se trata de que la llave no sea la correcta, sino de que el cliente tendrá que practicar un poco (poner aceite en las visagras), para poder abrir la puerta facilmente, siempre que quiera.

¿Cuántas situaciones personales, siendo distintas a la expuesta, nos resuenan? ¿Cuántas veces hemos buscado soluciones en la cerradura, en lugar de buscar la llave?

Os animo a buscar vuestra llave y a ayudar a vuestros clientes a buscar la suya, en lugar de entreteneros en las cerraduras, así, la puerta que lleva a vuestro bienestar se abrirá para vosotros.

Hermínia Gomà

10 abril 2011

 

 

 

 

Comentarios del post

La metáfora de la cerradura y la llave me parece muy esclarecedora. En muchas ocasiones nos preocupamos más de encontrar el porqué nos pasa algo que en utilizar nuestras energías para encontrar y visualizar la solución. Cuando realizo sesiones de respiración consciente con mis clientes, siempre me sorprende que al entrar en estados de mayor relajación física y mental son capaces de encontrar las respuestas que necesitan para sentirse mejor con ellos mismos y con sus vidas y casi siempre estas respuestas pasan por verse a si mismos actuando distinto en situaciones ya conocidas y no tanto en analizar las situaciones que les provocan malestar. Einstein afirmó que ” Es más importante la imaginación que el conocimiento” y creo firmemente que cuando estamos en un contacto verdadero e íntimo con nosotros mismos somos más capaces de encontrar soluciones creativas y eficaces a nuestros problemas.

#1 
Escrito por Alex Fiol en abril 10th, 2011 @ 13:07

Herminia té l’habilitat de fer fàcil el difícil i en la seva recerca constant per ensenyar a aprendre selecciona metàfores, exemples, estratègies que facin comprensible conceptes que sense aquesta capacitat serien més difícils de digerir, la metàfora de la clau i el pany és un bon exemple.

#2 
Escrito por Ramon Alsina en abril 10th, 2011 @ 20:19

Magnífica metàfora. Aquesta mateixa metàfora ens pot ajudar a que el nostre client trobi més fàcilment la clau que obri les portes que necessiti per entrar en un nou paradigma. I caldrà tenir en compte com a coachs que no existeix una clau mestra que serveixi per a tots els nostres clients. Cada persona és única, com únic el seu propi procés de canvi. Mònica.

#3 
Escrito por Mònica Parejo en abril 10th, 2011 @ 23:45

Coincidències!
Som pany o som clau? Aquesta va ser una de les meves preguntes ahir. Varen haver-hi respostes molt creatives. Ahir vaig fer la meva primera xerrada. “Emocions, coaching i pensament una camí a la consciència una finestra a la creativitat”.
Gràcies Herminia per inspirar-me i ser un referent!

#4 
Escrito por Lídia Saavedra en abril 12th, 2011 @ 0:46

Herminia,
Muchas gracias por tener la capacidad de explicar lo complejo de una manera más fácil.

#5 
Escrito por Noemi en abril 12th, 2011 @ 8:10

Moltes vegades és més fàcil trobar la clau que ficar-la al pany. Les pors als canvis, a renunciar a coses que tens segures per d’altres que són incertes, el que poden pensar de tu la gent que t’estimes i el mal que els puguis fer amb les teves accions, son més forts que posar en pràctica el que ja es va fer amb èxit quan les circunstàncies eren unes altres. Aleshores ens em de créixer, fer-nos forts visualitzant l’objectiu, creure en nosaltres i tirar endavant, pot ser poc a poc, pero amb passes fermes i segures. I com a coaches, trobo que és molt emocionant veure com l’esforç d’un coachee cap a la seva fita, ens inspira per continuar amb aquesta tasca tan apassionant.

#6 
Escrito por Toni Muñoz en abril 13th, 2011 @ 17:22

Gracias por tu inmensa aportación ya que he sido consciente de que Muchas veces por no decir casi siempre el problema no es en si el problema lo que verdaderamente genera el conflicto es que no nos damos cuenta que vemos el problema con diferentes puntos de vistas y es como cuando vamos al cine y vemos una misma pelicula y a uno le ha parecido super interesante y al otro no… cada uno lo procesa a su manera.muchas veces de manera inconsciente estamos buscando más tener la razón que la solución, cuando el objetivo de nuestras disputas cotidiana se convierta en encontrar una solución de forma asertiva determinar quien tenia la razòn pierde importancia. Gracias Herminia por tu contribución a expandir mi consciencia

#7 
Escrito por santiago en mayo 14th, 2011 @ 10:47

Gracias yo tengo un buen tiempo vuscando trabajo y como dices estaba enfocando toda mi energia a analizar el problema ahora me enfocare a vuscar la llave que habra la puerta a mi bien estar muchas gracias y que dios te de muchas vendiciones

#8 
Escrito por enrique en abril 24th, 2013 @ 14:08

Interesante el planteamiento: el cliente tiene la solución, lo importante no es el “porqué” sino el “para qué”, el “como”.El acompañamiento del coach,eleva al cliente y éste,desde la perspectiva, es capaz de ver alternativas abandonando la visión en túnel y siendo más creativoºen la búsqueda de soluciones.Conectar experiencias pasadas exitosas con estrategias de funcionamiento presentes y futuras, permite el “click”

#9 
Escrito por Empar Pérez en abril 27th, 2014 @ 19:22

Pienso que la metáfora de “escoger la llave” en vez de “cambiar la cerradura” como forma de encontrar soluciones a los problemas se podría extrapolar también a entender cualquier proceso de coaching. Porque lo importante es que el cliente, con el acompañamiento del coach, tenga claro el objetivo que desea alcanzar. Una vez esto esté claro, el cliente irá trazando el camino para conseguirlo acompañado por el coach, quien mediante la conversación y otras técnicas le permitirá ir dibujando la “ruta alternativa”.

#10 
Escrito por Marga Garcia en mayo 1st, 2014 @ 21:04

He visto que las personas, la mayoría de las veces, nos centramos en lo que esta ocurriendo y para modificar la situación que deseamos cambiar ponemos nuestra atención en lo que hace el otro y en “¿como puedo hacer para que…… cambie su forma de ser?” etc.
Luego pasamos a cuestionarnos ¿que estamos haciendo? ¿que puedo cambiar de mi actitud para modificar esto que necesito sea de otra manera?, pero muchas veces nos quedamos ahí dando vueltas y vueltas hasta que decimos…”Lo he intentado todo, ya no sé que más hacer”

Situarnos en el futuro, con nuestro objetivo cumplido.
Viendo, oyendo y sintiendo que nos pasa allí. Habiendo logrado lo que deseamos. Transportándonos a esa realidad posible, comienzan a aparecer puertas y puertas con cerraduras que se abren, con la llave que sin darnos cuenta, teníamos en la mano.
Abrazos.
Pablo

#11 
Escrito por Pablo Martínez en mayo 3rd, 2014 @ 7:56

La metáfora de la cerradura y la llave lo explica de manera clara. Cuanta diferencia hay entre la queja y la solución.
Encuentro valiosisimo el visionar el futuro y conectar con situaciones de éxito, ya que esto el cliente lo sabe hacer y eso lo empodera.
gracias!

#12 
Escrito por alejandra paruzzolo en mayo 4th, 2014 @ 17:15

Me quedo con la frase de Einstein de “un problema no puede solucionarse desde el mismo nivel en que se ha creado”.
Efectivamente, en numerosas ocasiones damos vueltas incansablemente sobre aquello que hemos probado y que no nos ha funcionado una y otra vez, repitiendo esquemas y frustrándonos porque, haciendo lo mismo de siempre, no obtenemos resultados distintos.
Desde la filosofía de avance del coaching, ayudarnos de las fortalezas del cliente, de sus casos de éxito, de la visualización de ese problema ya solucionado, conseguimos el cambio de perspectiva necesario, el “cambio de nivel” que proponía Einstein, que nos permite abodar el problema desde otro lugar, refinándolo e identificándolo mejor, con lo cual la solución, la “llave” se hace por fin visible en nuestras manos.
Y lo mejor de todo, ¡que esa llave nos puede ayudar para abrir más de una cerradura!

#13 
Escrito por Jordi de las Heras en mayo 6th, 2014 @ 8:57

Genial la metáfora de la llave y la cerradura. Es realmente así, normalmente no emperramos en darle muchas vueltas a un mismo problema, pero siempre mirándolo desde la misma perspectiva y generalmente nos fallan todas las soluciones que intentamos. Cuando vamos realmente a la base del problema que en este caso sería la llave, o mejor aún si nos paramos a reflexionar y conectamos con nosotros mismos y que es lo que realmente buscamos quizás empezará a ser un poco más fácil encontrar esa pequeña ganzúa que nos ayudará a que la cerradura vaya cediendo poco a poco.

#14 
Escrito por Mercè Carbonell en mayo 7th, 2014 @ 12:45

Todos en nuestro interior sabemos cómo actuar en cada situación, pero, ¿cómo surge la luz? El coach le puede ayudar a ver su futuro, a buscar una solución al problema desde otro nivel, le acompañara para que por el mismo encuentre la senda adecuada. Y esa senda la encontrará haciendo los cambios necesarios para que pueda recorrer ese camino. Un camino en el que encontrará badenes a superar, obstáculos que apartar y socavones a saltar, y que durará lo que tenga que durar, hasta que este preparado para alcanzar su objetivo.
¡No hace falta recorrer nuestro camino solos!
¡No hay nada mejor que una buena compañía!

#15 
Escrito por Rosa Pons en mayo 11th, 2014 @ 12:54

Inteserante artículo, metáfora y más aún la “solución” que propones, con la gran ventaja de que es común a muchos problemas. Realmente y tras la sesión que realizamos a cerca del problema en muchas ocasiones no somos capaces de plantearlo correctamente, y eso nos hace imposible encontrar solución alguna. Mientras leída la primera parte recordaba la frase de Einstein sobre los diferentes niveles (de creación y resolución) del problema, a la que posteriormente haces referencia. Esa frase no sólo me ayudó a “abrir” la cerradura de la situación que planteaba en clase sino que llegué a pensar que no existían los problemas (excepto los de matemáticas). Que son planteamientos erróneos de alguna situación… Quizás suena un poco radical, y aún no lo tengo muy claro, pero de momento me sirve pensar así.

#16 
Escrito por Luis Guilera en mayo 11th, 2014 @ 15:56

“El coach mediante sus preguntas ayuda al cliente a buscar la llave que permitirá a su cliente abrir la cerradura” recordar esta frase me ayudará tanto a nivel personal como profesional a no centrarnos en la queja (cerradura) e ir a encontrar la llave que llevamos dentro que nos permitirá solucionar el problema. Este artículo me ha recordado a una de las sesiones de mentoring que realizamos donde el coachee venia con la solución a un problema que no estaba bien definido y pudimos observar exactamente que si nos centrábamos en su solución era entrar en un circulo sin salida, por lo tanto, el coach le sugirió que se imaginara que ya había encontrado la solución o en este caso lo que estaba buscando y a partir de aquí como le ayudaría a llegar a su objetivo. Fue este cambio de visión, perspectiva, la que ayudó al coachee a encontrar la llave que andaba buscando y no quedarse en encontrar soluciones que solo hacían dar vueltas a la cerradura.
La potencia que tiene visualizar el problema solucionado y conectar con como nos sentimos, que hemos hecho diferente, quienes somos,… nos ayuda a salir de la espiral de la queja.
“La inteligencia no consiste en encontrar soluciones sino en no perder de vista los problemas” Nicolás Gómez Dávila.
Muchas gracias por las aportaciones y este magnifico artículo!

#17 
Escrito por Laura Gordo en mayo 20th, 2014 @ 16:23

Perfecta metáfora para recordar que el cliente ya posee la solución dentro de él, el coach debe acompañarle para que la encuentre. Es importante conectar al cliente con el futuro para poder visualizar el cambio y así conectar con quien quiere ser. Esta visión debe ser realista y posible, y con el cliente como protagonista. Por otra parte, conectar con alguna situación del pasado en la que el cliente haya resuelto de manera exitosa una situación similar a la que esta viviendo ahora será de gran utilidad ya que le conectara, como en la visualización, con que el cambio es posible y con quien quiere ser que en algún momento ya lo fue.

#18 
Escrito por Aida Moreno en mayo 21st, 2014 @ 16:21

Richard Bach deia que “No existe ningún problema que no te aporte simultáneamente un don. Buscas los problemas porque necesitas sus dones.” Sabent que la clau és dins nostre, des del coaching afavorim una búsqueda efectiva que aporti valor i ajudi créixer.

#19 
Escrito por Esther en junio 15th, 2014 @ 15:29

Me ha encantado lo que me llevo como recurso, la visualización del futuro, de cuando el problema esté solucionado. Creo que aporta mucha luz y puede ayudarnos mucho para centrar al cliente en saber exactamente dónde quiere llegar y cómo. Además, el cliente será consciente de que tiene soluciones que quizá nunca había visto. A partir de ahí los pasos para llegar a ese futuro estarán más claros. Muy buena forma de no seguir dando vueltas a la queja. Creo que es una tarea sencilla y clara para las personas visuales y un nuevo modo de ver el problema para los más auditivos o kinestésicos.

#20 
Escrito por María García en julio 12th, 2014 @ 12:40

Verdaderamente, qué importante es poner la atención en aquello que ya nos funciona y conectar con los recursos.

Gracias por una metáfora tan visual que nos permite tenerla presente ante una posible queja.

#21 
Escrito por Alicia Aragón en agosto 25th, 2014 @ 9:40

Como todos he tenido situaciones difíciles y obstáculos a superar a lo largo de mi vida, de mayor o menor intensidad, una miríada de posibles problemas pueden traernos nuestros clientes, cada uno de ellos envuelto en una determinada historia y contexto, esto es la cerradura, aquello en lo que como Coach no debemos recrearnos, no quedarse enganchado a la historia sino buscar el núcleo, la llave, del problema.
Como siempre acompañar a nuestro cliente para encontrar la llave, su llave, ayudándolo a ver alternativas, poniéndolo como protagonista de la acción del cambio.
En el texto esta perfectamente claro y expresado:
“nuestro cliente realizará los cambios que le permitirán encontrar la mejor solución para llegar a donde quiere ir”
Destaco el aspecto de apoyarse en las fortalezas y valores del cliente para que encuentre la capacidad, fuerza, para el cambio que desee hacer. Poner en el futuro deseado al cliente, como quiere ser y verse en ese futuro, seguro que supone un cambio de perspectiva. Quiero resaltar estas dos acciones que como Coach podemos hacer como potentes herramientas dentro de un proceso de cambio.
Finalmente solo añadir que, como siempre, debemos tener claro que el cliente dispone de los medios y capacidades para enfrentarse al proceso de cambio que desea hacer, vaya, que debemos creer en nuestros clientes, ser su fan.

#22 
Escrito por David Ugalde en agosto 28th, 2014 @ 11:39

Quant parlem del pany com anomena l’Herminia, el que estem fent és donar les mateixes voltes que ha estat donant el nostre client abans de venir a nosaltres per trobar la clau, des d’aquí no trobarem res, ja que l’únic que farem és caure en casuística i podria ser que anéssim al passat. Ja ho va dir Einstein que els problemes no es poden resoldre en el mateix nivell en el qual han estat creats, per això utilitzarem el futur, una visualització on tot s’ha solucionat i treballarem a partir d’aquí. Centrar al nostre client en aquest futur on la “queixa” ha desaparegut serè clau per el procés. Quan enfoquem així el procés, el nostre client percep que creiem amb ell, comença a confiar amb ell mateix i veu el canvi possible. El client comença a veure que la solució al seu problema està a prop.

L’Herminia a les classes del Màster ens ha anomenat moltes vegades la frase: “Sigueu fans dels vostres clients”, aquesta confiança que dipositem amb ells, amb el seu potencial humà, facilita l’avanç del procés, perquè nosaltres creiem que ell és completament capaç de trobar aquesta clau per ell mateix. Només falta veure-ho des d’una altre perspectiva, que l’elevem i pugui veure els diferents camins que pot prendre per trobar aquesta clau.

#23 
Escrito por Cristian Mulero Rierola en septiembre 26th, 2014 @ 11:38

Magnifica metáfora de la “cerradura” de la puerta que lleva a nuestro bienestar. Muchas veces nos obsesionamos en abrir esa puerta fijándonos exclusivamente en la cerradura, sin pararnos a pensar que lo que realmente necesitamos es la llave correcta que abra esa cerradura. Y para encontrar esa llave, una buena técnica, como comenta Herminia en el artículo, es el poder de la visualización. Si nos situamos en el futuro con el problema resuelto, nos ayudará a no centrarnos en la cerradura y a encontrar la llave que abrirá la puerta del cambio, y esta llave es un cambio de paradigma. Gracias por el artículo!

#24 
Escrito por Laura Ripollès Meix en septiembre 26th, 2014 @ 17:43

Leyendo este artículo pensaba en cuantas veces he querido resolver problemas enfocándome en la “la cerradura” sin poder ver más allá, es maravilloso como los procesos de Coaching nos conectan con lo mejor que hay en cada uno de nosotros, con nuestros éxitos, nuestros recursos y nuestro propio poder, y desde ese centro los problemas se ven y se asumen desde otro nivel, con una óptica distinta; ya no buscamos afuera porque la llave para encontrar la solución siempre está dentro de nosotros mismos.

#25 
Escrito por Marcela Isabel Uribe Chaves en septiembre 28th, 2014 @ 23:39

La tendencia cuando existe un problema, es urdir en él encontrando respuestas y mayor información para luego centrarnos en la “solución”. Me parece un gran desafío como coach focalizar al cliente en la visión de quién quiere ser, trascendiendo la “cerradura” y centrarlo en la búsqueda de la “llave” que le permitirá abrirse a la solución. Me parece muy interesante entender la llave como cambio de paradigma, como dice Herminia, “un cambio en la manera de verse a sí mismo en dicha situación y experimentar la emoción de saber que siempre puede escoger que respuesta dar”. En este ejercicio se percibe claramente cómo podemos contribuir también al autoconocimiento y autoconfianza de la persona, al comprender que los cambios sí son posibles.

#26 
Escrito por Claudia Larson Abulias en octubre 8th, 2014 @ 15:47

Todos en general la gran mayoría de veces tenemos la llave en el bolsillo, pero por lo que sea a veces por orgullo a veces por ego ….etc nos encabezonamos en cambiar la cerradura : ))))
Muy buen articulo Herminia.

#27 
Escrito por Ivan en octubre 21st, 2014 @ 10:25

Me encanta la metáfora, porque nos centra en nosotros mismos. En estar conectados permanentemente con lo que queremos ser. Desde esa perspectiva, no quedarnos en la queja, teniendo una actitud pasiva. Sino que muy por el contrario, empoderandonos, sabiendo que siempre podemos elegir como nos enfrentamos a los problemas, decidiendo aquello que depende de nosotros y soltando aquello en que no tenemos injerencia. Y más importante, refuerza la idea de que siempre tendremos la llave correcta si con valentia buscamos en nuestro interior.

#28 
Escrito por Myriam Aluanlli en noviembre 6th, 2014 @ 16:54

“una conversación centrada en la llave y no en la cerradura” creo que resume toda la tesis del autor. Que clarificador para nosotros y que ayuda para que seamos facilitadores del cambio de nuestros coachees.
Muchas veces cuando buscamos resolver un problema nos damos vuelta buscando soluciones despampanantes, pero la mayoría de las veces esas respuestas están en lo más sencillo.
Una vez más me quedo reflexionando
Gracias Herminia

#29 
Escrito por monica sanhueza en noviembre 10th, 2014 @ 1:33

Una de las cosas que más me preocupan en la labor de coach es saber escuchar, sobretodo al moemento de ayudar al cliente a dilucidar su objetivo. He notado que cuando esto no es claro cualquier conversación se queda en eso y no apunta al cambio.
¿Que hace que nos cueste tanto tener claridad de lo que se quiere o poder distinguir lo que realmente otro quiere?. Nuestra sociedad exitista valora la proactivad con resultados, eso te lleva siempre a estar tras las soluciones o bien la excusa del no resultado. Para poder dilucidar que quiero debo darme tiempo para saber quien soy y dónde quiero estar y su sentido. Y eso fuese claro, creo que sería mucho más normal para todos mirar hacia adelante (faro) y no centrarnos en un presente de la acción por la acción o en el pasado inmediato para explicarnos un presente de no acción (queja). Como lo veo, la llave es cada uno, pero como buen cerrajero es necesario conocer y distinguir muy bien la forma de cada llave y el propósito que tiene cada una según forma y material para abrir la cerradura que le corresponda.

#30 
Escrito por Verónica González en noviembre 14th, 2014 @ 21:23

Ante un problema usamos nuestras estrategias, nuestro conocimiento de experiencias previas o de lo que creemos que puede funcionar para solucionar el problema. Cuando no lo conseguimos, intentamos una y otra cosa, hasta que tenemos la sensación de haber intentado todo lo posible habido y por haber. Pero que no hallemos la solución al problema por nosotros mismos, no significa que no la tenga. Quizás es momento de cambiar el prisma de ver el problema, para encontrar la solución.
Ya que cambiar de queja (de cerradura) no nos lleva a encontrar la solución, ni siquiera profundizar en la misma cerradura. Si cambiamos el modo de ver el problema, quizás somos capaces de encontrar la llave maestra que reside en nosotros mismos, y que abre todas las cerraduras con las que nos estamos encontrando, que nos impiden abrir la puerta y lograr el bienestar.
El hecho de imaginar la situación con todo lujo de detalles una vez resuelto el problema, ya te predispone a mantener una actitud positiva frente al problema, verlo no solo con posibles soluciones, sino menos problemático de lo que resulta en un principio cuando no se ve solución posible. De este modo, uno mismo se ve capaz de encontrar más fácilmente la llave, y también tener predisposición para buscarla.
Cuando conectamos con situaciones previas de éxito, en que sí supimos encontrar la llave por nosotros mismos, nos da confianza en nosotros mismos y fuerza para no dar por perdidas todas las intentonas de buscar una solución.
Lo importante, de esta situación es no ver tiempo perdido a todo lo que se ha intentado, al tiempo invertido en abrir la puerta, ya que todo al final, resultará un aprendizaje, tanto del proceso, como para futuras ocasiones.

Todos tenemos una llave maestra, que soluciona muchos pequeños problemas, que se traducen en un solo problema. No sirve cualquier llave para abrir la cerradura, ni tampoco cambiar de cerradura (queja) para lograr abrir la puerta. Se necesita la llave maestra que abre todas nuestras cerraduras.
La queja nos limita a actuar, poner el foco fuera es una falta de responsabilidad hacia uno mismo. Centrarse en lo malo de uno mismo, en los no puedo, hace tambalear la autoestima. Por ello el proceso de coaching, potenciará de manera implícita la autoestima de cliente.

#31 
Escrito por ANNA GIRBAU MORENO en abril 27th, 2016 @ 12:20

Es un artículo, muy motivador ya que nos invita a visualizar la solución del problema partiendo de situaciones anteriores donde hemos disfrutado de esa opción y nos ha valido, y también nos dice que los problemas no se pueden solucionar al mismo nivel que se crearon, y que debemos de encontrar la llave para solucionarlo, no centrarnos en las causas que lo originaron, quien lo originó, sinó que es todo mucho más sencillo sin tanta queja ya que detrás de esa queja se suelen esconder creencias limitantes.

#32 
Escrito por Fina Vallejo en febrero 27th, 2017 @ 11:23

Interesante metáfora Herminia.
Es verdad que a veces los árboles no nos dejan ver el bosque.
es entonces cuando necesitamos tomar un descanso, meditar, auto conocernos. Estamos en constante cambio y tenemos que recordar nuestras fortalezas (que a veces ni las conocemos).Aquí es donde el Coach puede ayudar al cliente a través de visualizar el donde esta, a donde quiere llegar y para qué, encontrando la llave que le ayude a abrir la puerta.

#33 
Escrito por Francesc Assens en marzo 1st, 2017 @ 10:50

De l’article destaco el poder que té el fet de projectar-se en el FUTUR en el que la situació ja està ressolta per canviar la perspectiva des de la qual s’observa el problema. Em sembla poderosament motivant i alliberador… des d’aquí es permet molta més creativitat.. sento que em treuria de la sensació d’angoixa del “no puc” “no sé..” del “búcle”.

Ganes de posar-ho en pràctica en el meu dia a dia.

#34 
Escrito por Mireia Farre i Canela en marzo 1st, 2017 @ 15:51

Encuentro la analogía de la llave y la cerradura muy acertada en este artículo.
¿En cuántas ocasiones hemos intentado solucionar un problema con el mismo pensamiento y utilizado diferentes opciones que no nos han llevado a nada?…. En la mayoría de los casos no dejamos de alimentar este tipo de pensamientos, ya que probamos tantas opciones como creemos posibles y no dejamos de estar en el mismo lugar. Y es una vez que se llega a este punto cuando se busca la ayuda de un coach para que nos ayude a salir de esta rueda sin final.
Con la ayuda de un profesional, es más sencillo desatascar el tema que nos acompaña desde antaño. Este nos está acompañando practicante más de la mitad de nuestra vida, es nuestro “tema”. Si aprendemos a no enriquecerlo, podríamos salir de esta situación y de las futuras que nos encontremos en el caminar de nuestra vida. Y sin necesidad de tirar de nuestros valores, consiste en no saber sólo solucionar este problema, si no de tener las actitudes necesarias para afrontar en nuestra vida los que aún no conocemos, los que están por llegar…
Gracias Herminia!

#35 
Escrito por Toni de Gea en marzo 1st, 2017 @ 22:45

Gràcies a aquest article em queda més clar la funció que té el coach en la resolució del conflicte del seu client i que ha de fer per que el procés sigui un èxit. Destacar la importancia de saber veure que ens em de centrar en la clau que cadascú de forma molt personal té i que si es fa un bon acompanyament en la sesió el client la troba. Importància també de fer visionar al client en el futur que desitja i on es sentirà bé ja que d’aqui treurà la força necesaria per realitzar el seu pla d’acció i nosaltres obtindrem de forma espontànea el vincle adient entre coach-coacher basat en la empatia i respecte mutu.

#36 
Escrito por Sandra Ribé en marzo 15th, 2017 @ 16:58

Gràcies a aquest article em queda més clar la funció que té el coach en la resolución del conflicto del seu client i que ha de fer perquè el procés sigui un èxit. Destacar la importancia de saber veure que ens em de centrar en la clau que cadascú de forma molt personal té i que si es fa un bon acompanyament en la sesió el client la trobarà per si sol. Importancia també de fer visionar al client en el futur que desitja i on es sentirà bé ja que d’aquí treurà la força necessaria per realizar el seu pla d’acció i nosaltres obtindrem de forma espontànea el vincle adient entre coach-coachee basat en la empatía i respecte mutu.

#37 
Escrito por Sandra Ribé en marzo 16th, 2017 @ 7:19

Lo importante ante los problemas, no son los problemas en si, sino como queremos gestionarlos. La llave seria la gestión y la cerradura el problema. Todos tenemos el don de cambiar las situaciones, depende de nuestro comportamiento y de como las afrontamos. El coach acompañara al cliente a que encuentre opciones. Opciones que le hagan sentir bien, acorde a sus principios y objetivos.

#38 
Escrito por Maria Jose Dalmau en marzo 27th, 2017 @ 8:56

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog