Entorno Laboral Positivo (ELP)

Post escrito por Hermínia Gomà en agosto 28, 2011
Categorías del post: COACHING,Coaching empresarial,General

Este documento, Entorno Laboral Positivo, describe algunos conceptos que pueden ayudar a los directivos y directivas a generar bienestar integral para todas las personas de su organización, empezando por ellas mismas.

¿Qué entiendes por Entorno Laboral Positivo (ELP)?
¿Dónde está el enorme potencial de las personas de la organización?
¿Cuáles son las inteligencias qué se deben potenciar?
¿Qué consecuencias comporta NO desarrollar estas inteligencias?
¿Qué necesidades y motivaciones hemos de cubrir?
¿De qué necesidades de los demás soy conciente, en mi entorno laboral?
¿Qué talento poseo, que si lo aplico habitualmente puede paliar esta necesidad?
¿De qué manera la oportunidad de paliar esta necesidad alimenta mi pasión?
¿De qué manera mi conciencia me inspira para comprometerme y pasar a la acción?
¿Cómo me siento cuando conecto con  mi esencia?

 

Comentarios del post

Excelente articulo ya que la vida es como una fuente interminable de reflexiones,desmedida como la eternidad,inagotable como la maldad e inmensa como el amor hoy voy hacer un par de preguntas
1ª¿Que podemos hacer los subordinados ante un jefe-responsable que apaga lo que debe encender(LA MOTIVACIÓN.)2ª ¿Que podemos hacer ante un jefe que no acepta opiniones a menos que no sean de su convenienza?
Gracias

#1 
Escrito por Santiago Rojas en agosto 28th, 2011 @ 22:21

Gracias Herminia. Se puede decir más alto pero no más claro. Lo contrario al E.L.P. son las Organizaciones Tóxicas. Como bien pregunta Santiago, la Motivación es un factor clave en el Liderazgo para generar E.L.P. Me refiero a la Motivación Intrínseca, ya que todos sabemos que la Extrínseca, por artificial, no genera relaciones positivas auténticas. Si hablamos de «subordinados y jefes-responsables», por ejemplo, estamos hablando de Motivación Extrínseca (aunque a veces ésta ni existe tampoco). La Motivación Intrínseca en un E.L.P. se gana cuando en la Organización existe un Líder o varios, por el Liderazgo Compartido, que tiene Colaboradores como seguidores del mismo. Cuando un «jefe» apaga la Motivación, el «subordinado» debe marcharse a otra parte. Y no me refiero a «huir». Puede escoger quedarse, claro, pero el efecto «Rana hervida» pronto llegará…
En cuanto a la 2ª pregunta de Santiago, la respuesta que yo daría sería la misma: no podemos cambiar a las personas (ni a los jefes tampoco, por supuesto) ni tampoco somos responsables de sus comportamientos ni de su carácter; en consecuencia, por Liderazgo Personal, uno puede decidir salir de esa Organización Tóxica que apaga su creatividad, controla sus emociones, coarta su libertad de expresión e impide su desarrollo personal y profesional.
En mi opinión, una de las funciones del Coaching es la de facilitar que nuestro Cliente tome conciencia por sí mismo de en qué Organización se encuentra y, también, de que es libre para escoger, sabiendo que puede salir de su Zona de Confort y seguir creciendo personal y profesionalmente en otro entorno no-tóxico, o sea, en un entorno laboral positivo.
Finalmente, sólo cabe preguntar a la persona que quiere «huir» de un entorno laboral no-positivo: ¿quién serás cuando estés fuera, en otra Organización? Más que nada porque como Coachs tenemos la responsabilidad de acompañar a las personas a donde quieren ir, facilitando su cambio personal en el camino que escoge recorrer; por eso es tan importante que cuando nuestro Cliente nos dice que quiere cambiar de entorno laboral, sea consciente de quién será cuando haya cambiado, cuando haya llegado a su meta, con la finalidad que no confunda ese cambio con una huida.

#2 
Escrito por Josep Gendra en agosto 29th, 2011 @ 9:30

Muchisimas gracias Josep por tu excelente aportación. El mundo laboral se ha convertido en un espacio insufrible, casi
inhumano: es un profundo contrasentido. ¿No se supone que el trabajo,
en lugar de humillar, dignifica? Aparte de la minoría propietaria de
empresas y de ese pujante pero todavía reducido sector freelance,
¿cuántos pueden jactarse de trabajar en lo que realmente quieren y en
condiciones favorables a su desarrollo estrictamente personal? En
realidad, lo que debería ser, en efecto, un espacio para la multiplicación
de riqueza, progreso y bienestar no es otra cosa, en la rotunda mayoría
de los casos, que una ineficaz y permanente fuente de estrés y
enfermedades, adonde media humanidad, paradójicamente, está
obligada a acudir, día tras día, a cambiar una jugosa parte de su tiempo
—léase: de su vida— para poder sobrevivir, cansada y amargada, los
despojos de existencia que le quedan. Claro está, cuando le quedan.
Es comprensible atribuir este sombrío panorama a los adversos factores
ambientales comúnmente compartidos por la mayoría de los
trabajadores: pocas horas de sueño, necesidad de trabajar en cualquier
cosa menos en lo que se desea, exceso de trabajo, tráfico y contaminación sensación de vivir para trabajar en lugar de trabajar para
vivir… La lista, casi interminable, es harto conocida por todos; no es
preciso extenderse en menesteres tan poco gratos. Sin embargo, aunque
lo arriba enumerado es de indudable relevancia, el entusiasmo del
trabajador comienza a deteriorarse justamente ante la instancia donde
debería renovarse: el JEFE.Yo he tomado consciencia de que no puedo cambiar a nadie,(SOLO YO PUEDO CAMBIAR)tambien soy consciente de que salir corriendo no es la mejor solución y en este caso en concreto mis preguntas internas son:Que debo yo aprender de todo esto? Estoy en un momento de aceptación y transformación ya que cuento con una actitud que me permite aceptar lo que es.Gracias nuvamente Josep os dejo con esta metafora:jefe es jefe
Un vendedor, un empleado administrativo y el jefe de ambos van a almorzar. En el camino encuentran una antigua lámpara de aceite tirada en
el suelo. La frotan y aparece un genio envuelto en una nube de humo, que les dice:
—Como generalmente otorgo tres deseos, voy a concederle uno a cada uno,dice el genio.
—¡A mí primero, yo primero! — insiste el empleado administrativo—.
¡Quiero estar de vacaciones en el Caribe!
A un gesto del genio, ¡puff !, desapareció.
Sin salir de su asombro, el vendedor grita:
—¡Ahora a mí! ¡Quiero estar en Hawai, descansando en la playa con mi masajista personal, con una inagotable provisión de cerveza y con una top
model!y como su amigo se esfumó en un segundo.
El genio dice al jefe:
—Bueno, ahora le toca a usted. ¿Cuál es su deseo?
El jefe, con gran determinación, respondió:
—Quiero a esos dos de vuelta al trabajo después del almuerzo.

#3 
Escrito por Santiago en agosto 29th, 2011 @ 11:03

Leyendo el articulo me ha causado un mayor impacto la pregunta sobre….¿quién serás cuando estés fuera, en otra Organización?. Creo que el echo de no saber es lo que paraliza a no dar este paso tan importante para evolucionar laboral y personalmente. El echo de no saber genera miedo, inseguridad, inestabilidad….¿Hasta que punto una persona esta preparada para hacer frente a todo este tipo de cuestiones? Y al mismo tiempo me planteo, ¿ Como es la persona cuando sale de esta organización? Antes de huir, la persona intenta cambiar la situación desde su propia persona, haciendo todo lo que esta en su mano para poder cambiar la situación desde sus propias habilidades. Después de tanto intentar el cambio y, seguramente, después de mucha lucha, la persona recibe una contanminación constante al ver que los cambios que desea no se llevan a cabo. Lo que me pregunto es…¿Quedamos contaminados de estas organizaciones? ¿Acabamos perdiendo la visión de nuestro ser convirtiéndonos en parte de la organización que nos humilla??¿ Hasta que punto perdemos nuestros valores simplemente por el miedo a salir de esta organizacion?

#4 
Escrito por Lara en agosto 30th, 2011 @ 11:22

Me gustaría empezar mi reflexión con la pregunta planteada ¿quién serás cuando estés fuera, en otra Organización?
Como se ha planteado, salir corriendo no es la mejor solución, así que optamos por quedarnos dentro de la organización que hasta este momento lo único que nos aporta es un bienestar economico o una estabilidad desde mi punto de vista poco realista. Desde este momento, podemos escoger dos caminos. El primero es el planteado aquí, el preguntarnos que podemos aprender de todo esto y llegar a un momento de aceptación y transformación. El segundo, desde mi punto de vista, es el aferrarnos a la idea de que podemos cambiar la situación, en que si realizamos A o B, el contexto en el que trabajamos se transformará en lo que nosotros esperamos.Sin duda, este es el camino equivocado pero creo que es el que escogemos en varias ocasions. Quizás lo escogemos porque no somos conscientes que podemos cambiar o porque el miedo nos inunda por todos nuestros poros de la piel. Al tomar este camino, entramos en un desgaste, en una lucha sin final…hasta el punto de preguntarnos, ¿que estoy haciendo?. En respuesta a la pregunta que he planteado al principio me pregunto ¿Somos los mismos cuando salimos de una organización que nos contamina o perdemos parte de nuestra esencia en esta lucha? Cuando entramos en una organización tenemos nuestros valores y objetivos…¿Hasta que punto esta organización contaminadora destruye nuestros valores? ¿Que precio tienen nuestros valores?

#5 
Escrito por Lara en agosto 30th, 2011 @ 11:53

Gracias Lara como bien apuntas puede ser un miedo a salir a lo desconocido estoy totalmente de acuerdo contigo pero tal y como esta el panorama laboral hay que pensarselo bien …Recuerdo en una ocasión herminia hablaba que cuando uno va a dar el salto debe estar preparado y yo actualmente no lo estoy .Soy consciente que debo cambiar pero tambien soy consciente que no es el momento en este caso no es el miedo que me frena si no más bien mi propia consciencia.

#6 
Escrito por santiago rojas en septiembre 1st, 2011 @ 0:00

Gracias Herminia, el tema es un hermoso reto.
Durante mucho tiempo he tenido la oportunidad desde mi posición en la empresa de realizar EE encuestas de empleados para evaluar el clima laboral con el objetivo de mejorarlo.
Aparecian diferentes ratios a mejorar pero una constante que aparecía siempre es el sentimiento de pertenencia, como un valor para mejorar ,algo que se crea mutuamente entre la empresa y el empleado y que surge del compromiso y la coherencia en la relación de ambas partes.
Cuando este existe aparece la ilusión que te lleva a transitar de formsa agradable y confiada en el entorno y a partir de aqui , podemos empezar a sentir bienestar.

¿De qué manera mi conciencia quién soy me inspira al compromiso con…?
Un abrazo anamaría

#7 
Escrito por Anamaría en septiembre 4th, 2011 @ 12:45

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog