Cómo desarrollar la autoestima a través de procesos de Coaching Teleológico (I)

Post escrito por Hermínia Gomà en Octubre 9, 2011
Categorías del post: COACHING TELEOLÓGICO,VALORES Y COMPETENCIAS

Cómo desarrollar la autoestima a través 

de los procesos de Coaching Teleológico

.

.

¿Qué entendemos por Teleología?

Teleología proviene del griego Τελος (Telos), que significa finalidad, plenitud, llevar a cabo. La Teleología responde a tres preguntas básicas: ¿Para qué lo haré? Orientada a la finalidad ¿Dónde quiero llegar? Orientada el destino ¿Qué significado posee? Buscando la integración.

.

¿Cuál es la orientación del Coaching Teleológico?

Todo proceso de Coaching Teleológico tiene una orientación positiva, enfocada al crecimiento y desarrollo. Por ello la autoestima se convierte en una pieza clave para el logro de los objetivos. Entendemos la autoestima como la correcta percepción de uno mismo.

Así, desde una visión realista y positiva, se busca que el Coachee reconozca y utilice lo mejor de sí mismo, para que desarrolle la confianza suficiente para trabajar y alcanzar los resultados deseados, sus propios sueños. Al trabajar sobre la autoestima se estimula la capacidad de cambio del cliente.

Para fortalecer la autoestima será indispensable trabajar en el autoconocimiento del cliente y saber con qué recursos cuenta. El autoconocimiento hace consciente al cliente de sus recursos, así como de cuáles son sus principales limitaciones (reales o autoimpuestas).

.

¿Cómo lo conseguiremos?

Facilitando y provocando que emerja lo mejor de nuestros clientes o coachees, Acompañándolos en el descubrimiento de su poder interior para que puedan lograr sus sueños.

Todo ser humano posee en su interior los recursos necesarios para su propio desarrollo personal. Cada uno de nosotros poseemos un don o talento que nos hace únicos, especiales, diferentes e irrepetibles. En algunos casos se manifiesta muy pronto de manera natural, para otras personas emergerá gracias a unas circunstancias especiales, y para otros este don estará a la espera de ser desvelado y pueda expresarse. A menudo nuestras creencias limitadoras son el principal obstáculo.

La manifestación del pleno potencial de cada persona a veces requiere el feedback del entorno. La imagen que tenemos de nosotros mismos, difiere muchas veces, de la que tienen los que nos rodean. La expresión más honesta de esta imagen que nos devuelven los demás nos proporciona un autoconcepto más amplio y preciso.

.

¿Cuáles son las competencias del Coach?

El coach ha de potenciar la habilidad de relacionarse con las personas partiendo de su potencial, no solamente teniendo en cuenta las capacidades que ya ha desarrollado hasta el momento sino las que puede llegar a desarrollar. De esta manera, la persona puede asumir más retos y crecer en competencias. El coah se relaciona con su cliente no tanto desde lo que ya es capaz de hacer sino por lo que puede llegar a hacer. El Coach posibilita la visión de nuevas oportunidades. El Coach no exige, anima y acompaña.

El Coach entiende la relación con los demás como el arte de acompañarlos en el descubrimiento y desarrollo de sus competencias para mejorar sus resultados.

.

¿Qué entendemos por autoestima?

Revisaremos primero algunas definiciones comunes del término “Autoestima”:

  • “La valoración que la persona realiza de sí misma. La confianza que tiene en sus propias capacidades”.
  • “Estimación y aceptación de uno mismo en las diferentes áreas de la vida”.
  • “Valor que nos asignamos tanto en lo positivo como en lo negativo”.
  • “Amor hacia uno mismo que impide caer en el derrotismo”.
  • “Ser capaz de aprender de los errores”.
  • “Sentirse competente, independientemente de las circunstancias, o estados de ánimo”.
  • “Aceptación y respeto”.
  • “La forma de quererme y aceptarme tal cual soy, de reconocerme”.
  • “Estar en paz conmigo mismo. Equilibrio entre un sano egoísmo y el darme a los otros”.
  • “Es una medida de mi bienestar”.
  • “La no necesidad de demostrar que valgo”.
  • “Coherencia entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos”.
  • “Reconocimiento”.
  • “Valor por el sólo hecho de ser persona”
  • “Amarme desde la paciencia, comprensión y respeto hacia mi mismo”
  • “Conocerme, consciencia de cómo soy, de mis partes positivas y negativas y aceptarme”
  • “Gustarme y aceptarme profundamente con un eje, una fuerza interna, un equilibrio”
  • “Estar bien conmigo mismo, con lo que soy, lo que digo y lo que hago”
  • “Creer en mi mismo”

La palabra “autoestima” ha sido ampliamente difundida, y casi todas las personas se refieren en algún momento del día o de su vida a la “autoestima”; pero no siempre el concepto al que se alude es exactamente el mismo, como lo muestran las definiciones precedentes. Esto supone que el Coach ha de saber como su cliente define el concepto de autoestima. Y la mejor manera es preguntarle directamente: ¿Qué entiendes tú por autoestima? ¿Qué aspectos de tu autoestima quieres mejorar? ¿En qué áreas de tu vida la valoras más positivamente?

Si como coach, parto solamente de mi propia definición de la autoestima, o de alguna definición teórica, puede ser que no responda a la real necesidad del cliente. El primer paso será por lo tanto, determinar que entiende él o ella por autoestima, y comenzar a trabajar desde dicha definición.

Por ejemplo, cuando un coachee nos dice: “tengo problemas de autoestima” o “noto que mi autoestima está tambaleándose” concretaremos que significa para nuestro cliente lo que está diciendo. Podemos preguntar: ¿cuándo dices que notas tambalear tu autoestima, ¿exactamente, a qué te estás refiriendo?. El proceso de Coaching variará si el cliente está expresando: “siento tambalear mi autoestima cuando no hago lo que digo y pienso” o si el cliente está expresando: “siento tambalear mi autoestima cuando alguien me pide la opinión y yo me callo”.

Lo que realmente escucho es lo que quiere y necesita el coachee no lo que yo opino. El Coach no hace interpretaciones, acompaña al cliente a dónde este quiere ir, no a dónde el coach cree que debería ir.

Las palabras “clave” que utilice el cliente, principalmente los verbos y adjetivos, nos darán pistas especialmente valiosas para saber donde están sus principales dificultades y fortalezas. También las metáforas a través de las que expresa su autoimagen y autoconcepto. Por lo tanto hemos de estar muy atentos y utilizar su propio lenguaje; incluso cuando demos feedback a nuestro cliente, partiremos siempre de su propio marco de referencia.

El concepto de autoestima implica hablar de una medida o nivel. Hay una idea implícita de que existe como un continuum donde las personas se pueden ubicar a sí mismas en diferentes extremos o niveles medios. Se utilizan términos como “alta” o “baja” autoestima, y expresiones como “sana” autoestima, “buena” autoestima.

Cuando se habla en términos absolutos de alta o baja autoestima, parece que la persona lo está utilizando de manera general, lo cierto es que suele reflejar la vivencia respecto a un área particular de su vida.

Es necesario que el cliente reconozca las áreas donde su autoestima es una limitación y las áreas en que se siente seguro. Saber que en ciertas áreas de su vida su nivel de autoestima es bueno, genera confianza y cierta seguridad, posibilitando el fortalecimiento de la autoestima en las demás áreas. La toma de consciencia por parte del coachee de que esta competencia la posee en alguna área le permitirá generalizarla a otras situaciones. Se sentirá más competente para iniciar los cambios que se ha propuesto. Por ejemplo, cuano un cliente reconoce que el área donde su autoestima es más fuerte podemos acompañarle para que descubra que lo hace posible y así generalizarlo a otras áreas de su vida.

Cuando la persona realiza afirmaciones categóricas como “no valgo” o “no soy capaz”, está realizando normalmente una generalización en base a una experiencia negativa. El coach le animará a tomar distancia de la situación, a conocer más de sí mismo, y así descubrir que existen “áreas” en las que experimenta una sensación de mayor bienestar y confianza en sí mismo. Así podrá realizar una adecuada valoración de si mismo, es decir, que identifique sus recursos, sus capacidades y sus limitaciones internas.

La autoevaluación es un método de evaluación subjetivo que dependerá de la conciencia que tenga de si misma cada persona. Si tiene un alto nivel de conciencia probablemente será una buena observadora de ella misma. Por este motivo, el Coaching Teleológico potencia la autoconciencia, para que cada persona pueda realizar observaciones más realistas y precisas de si misma.

La autoconciencia constituye un instrumento inapreciable para el cambio, especialmente en el caso de que nuestra necesidad de cambio sea coherente con nuestras metas personales, con nuestra misión y con nuestros valores fundamentales, sobre todo si el afán de superación es un valor importante para la persona.

La conciencia de los puntos fuertes y de las áreas de aprendizaje genera confianza en uno mismo. Cuando el cliente valora sus competencias puede manifestar confianza en el mismo, puede expresar sus puntos de vista y defender sus opiniones.

Cuando la persona es consciente de sus competencias asume decisiones más comprometidas a pesar de la incertidumbre y de las presiones a las que está sometida. Y cuando lo hace conecta con el coraje y la valentia.

La confianza en uno mismo genera energía para tomar decisiones complejas, de manera firme, sin por ello avasallar ni mostrarse prepotente. La confianza en uno mismo impide estar a la defensiva, actuar con miedo o eludir responsabilidades. La confianza en uno mismo permite que la persona sea consecuente con ella misma, con sus metas y sus valores, poniendo al servicio de su misión sus competencias personales.

En algunas situaciones conseguir la propia aceptación puede ser un gran paso, importante y necesario. En un proceso de Coaching Teleológico acompañamos a los clientes que quieren ir más allá de las limitaciones que se han autoimpuesto, que quieren superarse a sí mismos y quieren ser la mejor persona que pueden llegar a ser.  

Un trabajo ineludible por parte del coach, es explorar aquellas áreas en que la persona se descubre más competente, más valiosa. Para hacerlo, el coach parte de un principio: todo ser humano es valioso y completo en sí mismo, todos llevamos un buda de oro (1) en nuestro interior, no importa cuál sea la apariencia, o cual sea la propia autovaloración.

Como Coaches puede ser muy interesante que conozcamos la siguiente historia (1):

.

“En la ciudad de Bangkok, en Tailandia, hay un templo budista pequeño muy visitado por los turistas, allí se encuentra un buda de oro macizo, de 10 pies y medio de altura, que pesa 2 toneladas y media, y que tiene un valor de 196 millones de dólares. En una vitrina cerca se encuentra un pedazo de arcilla de 12 pulgadas de ancho. Y una interesante historia.  

En 1957 un monasterio budista tenía que cambiarse de local, porque se construiría una carretera, así que se le asignó a un monje budista para que se encargara de la transportación del gigante ídolo de barro.Cuando la maquinaria, empezó a levantar ese gigante pesado, se comenzó a rajar, además comenzó a llover, el jefe de los monjes ordenó bajar la imagen, y cubrirle de la lluvia con una lona plástica. Tarde, a la noche, el monje fue a revisar  los daños que había sufrido la imagen de barro, y comprobó que en una parte de ella había una rajadura y, que a la luz de la linterna salía una luz brillante.

El monje asombrado decidió descubrir el origen de esa luz especial así que empezó a quitar el barro ayudado por un cincel y martillo, y sus ojos no podían creer lo que veía. Descubrió que detrás de ese barro, un Buda era de oro macizo. Los historiadores creen que cientos de años atrás cuando las fuerzas armadas Burmesas estaban por invadir Tailandia, monjes trataron de proteger la imagen con capas de barro, sobre el precioso Buda de oro” 

Así, incluso en los casos en que la persona piense que no hace nada bien, que es totalmente incapaz, el coach –desde el paradigma del buda de oro- no se dejará engañar por las apariencias y ayudará a la persona a encontrar áreas con autoestima saludable. Desde el humor, desde la escucha empática, a través de una dinámica, o diferentes estrategias; pero nunca se da por vencido.

En ocasiones, la autoestima se encuentra teñida negativamente por una errada concepción que la equipara a “egoísmo”. Cuando notamos que el cliente tiene excesivos reparos en reconocer sus logros, por ejemplo, muy probablemente exista una creencia limitadora de este tipo en el fondo. Por ende, la persona no se da el permiso de valorarse y estimarse.

En todos los casos, partir de la definición del propio cliente, así como prestar atención y utilizar los verbos y adjetivos del cliente, serán las piezas fundamentales en el proceso de fortalecimiento de su autoestima a lo largo del proceso de Coaching Teleológico.

Y para poder ayudar a nuestros clientes en sus propios procesos, primero hemos de trabajar y fortalecer nuestra propia autoestima. Dónde tengamos limitaciones, limitaremos a nuestros clientes. 

.

¿Qué logrará el cliente con este proceso?

A través del proceso de Coaching Teleológico el cliente:

  • Sabrá que tiene el poder para realizar los cambios que necesita
  • Reconocerá sus propias capacidades
  • Conectará con sus emociones, reconociendo y aceptando aquellas que le están frenando o limitando en su progreso y reconociendo y prolongando aquellas que le ayudarán a desarrollarse y avanzar.
  • Conectará con el coraje y valentía que posee

.

Hermínia Gomà
9 Octubre 2011

.

Comentarios del post

L’autoestima es un terme molt ampli, es vital que el client defineixi que significa per a ell. Un cop sapiguem que significa per al client podem començar a treballar, encara que quasi tots els processos de coaching tenen de rerefons una falta d’autoestima.
Considero que es molt important que el client sàpiga quines son les àrees on es sent segur, ja que pot enfortir a altres àrees on no s’hi senti tant.
La història del buda és preciosa, no només per a explicar que tots tenim un buda d’or en el nostre interior encara que no ho sapiguem, sinó que també penso amb la persona que picant el fang que l’envoltava el va descobrir. M’agrada imaginar l’alegria de tal descobriment, una alegria comparable a quan desvetllem alguna cosa de nosaltres mateixos, és a dir, quan es produeix un canvi de paradigma.

#1 
Escrito por Núria Mallén en Septiembre 17th, 2014 @ 20:23

Jo entenc l’autoestima com el motor de qualsevol procés de coaching i de la vida d’una persona. L’autoestima ens conecta o desconecta de les nostres capacitats o recursos i ens fa avançar o ens frena al llarg de la nostra vida. Crec que és essencial treballar-la i cuidar-la, ser conscients de les creences que ens limiten i les emocions que desencadenen, així com fer un treball d’autoconeixement per conectar amb els nostres recursos i confiar en ells i utilitzar-los per viure la nostra vida estimant-nos i gaudint de les nostres capacitats i dels fruits que aquestes donen.
com a futura coach, prenc nota de tots els consells aquí exposats: conèixer el significat d’autoestima del nostre client, promoure l’autoconeixement per conectar-lo amb el seus recursos i traslladar al client a aquelles àrees on la seva autoestima es positiva per tal de que generalitzi comportaments.

#2 
Escrito por Mireia Recoder en Octubre 9th, 2014 @ 11:36

Es cierto que en muchos problemas o temática que el cliente nos plantee en un proceso de coaching, la autoestima puede ser el tema clave a tratar aunque en un inicio el propio cliente no sea consciente de ello.
Estoy totalmente de acuerdo con el hecho de que cada cliente tiene un concepto de autoestima propio y que será la labor del coach la de ir desgranando qué entiende el coachee por autoestima y de qué manera podemos ayudar a detectar si ésta forma parte de sus fortalezas o si debemos guiarlo a la hora de encontrar acciones y formas de fortalecerla en el plan de acción.
A través de diferentes herramientas, podemos ayudar al cliente a descubrir en qué áreas de su vida necesita reforzar esta autoestima y ayudarlo de esta manera a que sea capaz de desplegar todo su potencial interno y de conseguir sus retos,objetivos y bienestar emocional.

#3 
Escrito por Inge Serrano en Enero 29th, 2017 @ 12:22

Això jo no m’ho havia plantejat abans de la sessió i ara em sembla la clau de l’autoestima i de tot plegat… cada coachee ha de posar la definició del que és per a ell qualsevol terme a treballar, així l’acompanyament s’ajustarà a la demanda exacta del coachee.. és la única manera que el coach pugui ser un acompanyament de més qualitat i que el procés d’autoconeixement, creixement i lideratge es pugui accelerar.

#4 
Escrito por mireia farré Canela en Enero 30th, 2017 @ 16:46

Cuando tratemos el tema de la autoestima con nuestro cliente, lo primero que debemos tener claro es lo que significa para él este concepto. Empezaremos a trabajar a partir de su definición de autoestima y poco a poco iremos identificando sus recursos y capacidades.
El concepto de autoestima es muy amplio pero hay algunos aspectos que tienen especial relevancia en nuestro desarrollo personal, como la confianza en uno mismo. La confianza en uno mismo permite que seamos consecuentes con nosotros mismos, con nuestras metas y nuestros valores y nos facilita la toma de decisiones de manera firme y con seguridad.

#5 
Escrito por Esther en Enero 30th, 2017 @ 20:10

Se podría entender que la AUTOESTIMA es como la gasolina para el motor emocional. Por este motivo es fácil saber en qué punto se encuentra en cada momento. El cómo se comporta, su lenguaje no verbal es clave para observar que no está en su momento. Llama la atención de qué forma el cuerpo se desploma, como la cara se desencaja, el ritmo de voz cambia, hasta puede tartamudear. El lazo tan intrínseco que mantiene el cuerpo y mente hace que vayan a mismo ritmo, es un excelente termómetro EMOCIONAL.
El autoconocimiento es la base, el potenciar ese cambio que deberá hacer/ ver va muy ligado a la toma de consciencia de su situación. Ha de describirse con verbos, adjetivos o con metáforas que es lo que le hace sentirse de esta forma. Las preguntas deben ir muy orientas a desgranar cual es el motivo que no se permite observar de otra manera. La finalidad en la sesión es que tome consciencia para que él solo se construya su plataforma lanzadera para que pueda alcanzar los objetivos deseados. Está en la mano de coach que desarrolle la confianza y ayude al coachee a que se visualice desde otra perspectiva, que se vea con otros ojos, que tome consciencia.
Para terminar, se podría decir que todos llevamos dentro nuestro BUDA de oro…

#6 
Escrito por toni de Gea en Enero 30th, 2017 @ 21:37

La autoestima es muy importante y es básica en un proceso de coaching. Es muy importante como coach, saber empoderar al cliente, haciéndole tomar consciencias de sus fortalezas y tener muy claro, que define el cliente como autoestima, sin que intervenga lo que el coach entiende por autoestima, ya que lo que importa es que concepto tiene el cliente y a partir de ahí, acompañaremos al coachee a encontrar sus propias respuestas, mediante el autoconomiento y haciéndole ver en las áreas que le funciona bien como se comporta y que recursos utilizar para así poderlo extrapolar a las áreas que detecta que no tiene tan alta autoestima. Es fundamental gozar de una buena autoestima para pasar por la vida.
Gran artículo¡¡ gracias¡¡

#7 
Escrito por Fina Vallejo en Febrero 2nd, 2017 @ 14:10

M’ha agradat molt com a resum de l’autoestima, de l’article em quedo amb el següents punts:

La imatge dels demés envers nosaltres ens proporciona un autoconcepte més ampli i precís.

El coach es relaciona no desde el que és capaç de fer, sino pel que pot arribar a fer.

Si la persona és conscient de les seves competències, sap prendre decisions davant l’incertesa connecgtant amb el coratge i la valentia.

La confiança amb un mateix, permet que la persona sigui conseqüent amb els seus valors i metes.

#8 
Escrito por Ferran Safont en Febrero 3rd, 2017 @ 18:23

“El coach no exige, anima y acompaña” Me parece de suma relevancia las herramientas que brinda al coach el Coaching Teleológico para acompañar al cliente en el proceso de autoconocimiento.-

#9 
Escrito por PEDRO ANGULO en Febrero 11th, 2017 @ 17:19

Hay tantas definiciones de autoestima y tantas tan ciertas… Pero estoy totalmente de acuerdo en que cada uno define la autoestima de una forma u otra. Al final, si autoestima es, entre muchos otros conceptos, quererse, respetarse, confiar en uno mismo, valorarse, reconocerse o ser coherente, ¿qué sentido tendría creer en un concepto que no es el que decidimos nosotros mismos? Creo que un coach debe tener esto muy claro, pues no podemos imponer a nuestro cliente que trabaje su autoestima si él siente que ya la tiene trabajada. No podemos creer que alguien que no se siente como nosotros cuando nos sentimos bien tiene un problema de autoestima. Si el cliente necesita fortalecer tu autoestima, te lo dirá. No vale hacer suposiciones o interpretaciones porque como se nos ha dicho constantemente, el coach debe dejar el ego fuera. El cliente es nuestra prioridad, así que debemos respetarlo.

Me gustaría añadir que cuando leí la historia del Buda de oro me encantó. Sin embargo, a medida que va pasando el tiempo y vamos aprendiendo, más lo valoro y más increíble me parece. Al igual que las lecturas, me gustaría compartir un párrafo de Los Cuatro Acuerdos que copié en mi libreta y al leer el artículo me ha venido en mente: “Seguimos buscando y buscando cuando todo está ya en nosotros. No hay ninguna verdad que encontrar. Dondequiera que miremos, todo lo que vemos es verdad, pero debido a los acuerdos y las creencias que hemos almacenado en nuestra mente, no tenemos ojos para verla.” Rompamos con estos acuerdos y creencias para encontrar nuestra verdad y acompañar al cliente a que descubra la suya.

#10 
Escrito por Sara Pérez en Febrero 13th, 2017 @ 22:23

Desde el coaching teleológico, se coloca en el centro del proceso la pregunta ¿Para qué? El para qué, sitúa a las personas en su área de influencia, lo que les permitirá pasar a la acción de manera consciente y responsable, y así saber a dónde quieren llegar y qué significado tiene. Un proceso de coaching consiste en descubrir el potencial de un individuo y fomentarlo. Un buen coach es alguien capaz de sacar lo mejor de ti mismo. Se trata de ser un facilitador, que acompaña a que surja lo mejor de las personas. No juzgar, y ver delante de ti a esa persona, que sí que puede solucionar sus problemas más allá de la situación negativa que te esté planteando.
En muchos casos nos encontraremos con personas con falta de autoestima, pero que podrán desarrollarla a través de procesos de coaching teleológico. Definiría la autoestima como la percepción evaluativa de ti mismo, y una acción constante de quererse a uno mismo. Sin embargo, esto poco importa, ya que el primer paso para trabajar con un cliente es preguntarle que entiende por autoestima, y seguir los pasos siguientes con toda la información que abarca su concepto y no el del coach.

El cliente puede conseguir con el proceso aceptarse como es y como está aquí y ahora. Lograr acoger, tanto lo que no le gusta, como lo que le duele de él mismo. Para trabajar así con la realidad, con lo que es y tiene en este momento, y hacer así los cambios que necesita. Podrá de esta manera, aprovechar las oportunidades, y conectar con el héroe o heroína que es.

#11 
Escrito por SUSANNA MARTINEZ en Febrero 21st, 2017 @ 22:45

El autoconocimiento nos dará seguridad. Esta seguridad se convertirá en autoestima. Todos tenemos potencial para conseguir lo que queremos y necesitamos, solo dependerá de la manera de afrontarlo y gestionarlo. Esta manera de afrontar y gestionar las situaciones dependerá del nivel de autoconocimiento que tengamos en cada faceta de nuestra vida, ya que la seguridad que tenemos no es la misma en todos los ámbitos.
El autoconocimiento nos eleva y genera una mejor autoestima.

#12 
Escrito por Maria Jose Dalmau en Marzo 24th, 2017 @ 18:49

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog