Miedos que nos esclavizan

Post escrito por Hermínia Gomà en octubre 3, 2011
Categorías del post: inteligencia emocional,VALORES Y COMPETENCIAS

 

“Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad?.
Eso es lo que significa ser esclavo”
de la película Blade Runner

¿De qué miedos somos esclavos?

¿Somos conscientes de que la clave del éxito no solo reside en lo que decidimos hacer sino también en lo que decidimos NO hacer? Hoy me gustaría plantear este artículo bajo la premisa de NO hacer alguna cosa, en concreto “no ser esclavos de nuestros propios miedos”. Soy consciente de que darle a nuestro cerebro la orden de “no” hacer alguna cosa no es muy efectivo, pero para el tema que querría desarrollar, su reflexión podría ser el inicio de un cambio de paradigma.

Probablemente coincidiremos en que los verdaderos miedos no siempre proceden del exterior. Circunstancias reales y concretas, ajenas a nuestro control pueden despertar nuestro temor en un momento determinado de nuestras vidas, pero no por ello despertar en nosotros el rol de “esclavos” de nuestros sentimientos y emociones. Ante estas situaciones concretas un enfoque práctico y una estrategia directa pueden ser la clave para superarlas.

En cambio, cuando los miedos proceden de nuestras creencias, de nuestra manera de ver el mundo y a nosotros en él podemos llegar a despertar en nosotros un rol de “esclavos” de nuestros propios miedos sin ser plenamente conscientes de habernos instalado en él. En la Roma clásica también llamaban addictus a sus esclavos. Para algunas personas, permanecer en este rol de “esclavos” puede ser menos peligroso que asumir el rol de “dueños de sus propios miedos” y como adictos a ese rol, buscar el cambio les genera tal ansiedad que siguen asumiendo ese rol que les “limita”.

Una de las preguntas que me viene a la mente para profundizar en este tema sería: ¿Qué miedos me esclavizan? ¿En qué situaciones me hago “esclavo” de mis propios miedos? o formuladas de otra manera ¿De qué miedos querría liberarme para seguir avanzando? ¿Para lograr mis sueños? ¿Para expresar a alguien mis sentimientos? ¿Para ser autentico?…

La mayoría de nosotros, en algún momento de nuestra vida, hemos sido prisioneros de nuestros propios miedos. Más que prisioneros hemos sido esclavos de nuestros miedos. ¿Qué significa? Que no sólo nos han limitado sino que han ejercido tal poder que se han convertido en nuestros dueños y hemos hecho o dejado de hacer lo que creíamos era correcto o queríamos hacer por miedo a cambiar nuestro rol. Nos hemos vuelto pasivos y sumisos ante estos miedos. Hemos permitido que marcaran el rumbo de nuestras decisiones. Cómo dijo Benjamín Franklin: “Aquellos que sacrifican libertad por seguridad no merecen tener ninguna de las dos”.

¿Te ha pasado alguna vez qué tus miedos te han gobernado?

¿Qué se han hecho los dueños de tu vida?

.

Hermínia Gomà

3 octubre 2011

.

Comentarios del post

Un artículo muy interesante!
En mi opinión, creo que los miedos siempre limitan. Limitan a la hora de vivir de forma libre y supongo que eso es lo que puede llegar a convertirnos, a los humanos, en esclavos de esos miedos. Considero que, tal y como dice Hermínia, todos hemos sentido ese tipo de miedo alguna vez. Ese miedo paralizante que no nos permite ser nosotors mismos. Algunas creencias que tenemos sobre nosotros nos limitan en algún momento de nuestras vidas, pero aún así, creo que afrontar esos miedos puede ayudarnos a ver que las consecuencias que teníamos en nuestra mente seguramente no son lo que esperábamos. Muchas veces nos anticipamos a las cosas que pasaran y nos preocupamos y sufrimos por situaciones que se pueden dar en el futuro. Sin embargo muchas veces esas situaciones no llegan a producirse o la situación que nos daba tanto miedo al final acaba siento mucho más llevadera y sencilla de lo que esperábamos. Una opción para superar estos miedos creo que podría ser vivir el momento presente (ya que es lo único que tenemos) y afrontar esos miedos practicando, haciéndoles frente. El primer día costará.. pero seguro que el segundo ya es diferente y quizás al ver las consecuencias y que hemos sido capaces, el miedo se reduzca considerablemente.

#1 
Escrito por Irene Peláez en mayo 5th, 2017 @ 12:25

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog