La importancia de aprovechar el tema que trae el cliente a sesión para avanzar en sus objetivos

Post escrito por Hermínia Gomà en noviembre 15, 2011
Categorías del post: COACHING TELEOLÓGICO,inteligencia emocional,VALORES Y COMPETENCIAS

La importancia de aprovechar el tema

que trae el cliente a sesión para avanzar en sus objetivos

 

 

En este artículo os presento una conversación de Coaching Teleológico en la que mostraré el poder del dialogo transformador cuando se realiza con una persona que está abierta al cambio y asume la responsabilidad de su situación. Confío en que su lectura os inspire para seguir avanzando en vuestro aprendizaje para ser los Coachs que podéis llegar a ser.

Es un proceso que iniciamos hace dos meses con una mujer de 30 años a la que llamaré María y con la que ya me he reunido en tres ocasiones. Me contrató con el objetivo de ampliar su autoconocimiento, mejorar su autoestima y regular sus emociones para ser una mujer fuerte en todas las áreas de su vida. Al iniciar su cuarta sesión, la clienta trae como tema un conflicto que ha tenido con su pareja este fin de semana y lo aprovechamos para seguir trabajando en los objetivos planteados.

Al explicarme el conflicto se puso de manifiesto que la relación de pareja no cubría sus necesidades y le pregunté:

–          ¿Qué necesitas de tu relación de pareja?  

Su contestación no se hizo esperar: Apoyo emocional en mis decisiones, que esté cuando le necesito, que me ame, que nuestras relaciones sexuales sean el fruto de la complicidad y la intimidad…

Seguidamente le pregunté: 

–          ¿Qué puedes hacer tú para conseguir lo que necesitas de tu relación de pareja?

Después de reflexionar unos instantes respondió: Pedir claramente lo que necesito.

–          ¿Qué te está impidiendo pedir lo que necesitas?

Mis creencias. En el fondo creo que no vale la pena mi necesidad. No me gustan los conflictos y para evitarlos callo. Sin darme cuenta convierto a mi pareja en el “ogro”, como si tuviera que pedirle permiso. Pienso que va a negarme el permiso, que se va a enfadar. Todo esto lo pienso yo dentro de mi cabeza, no se basa en ninguna evidencia. Es una construcción interna. Me creo que es verdad mi propia creencia. Realmente mi pareja se quedaría pasmada si supiera cómo lo construyo en mi mente.

–          ¿Qué sentimientos experimentas cuando piensas que es mejor callar que expresar lo que necesitas?

Siento desconfianza. Miedo. En apariencia es hacia mi pareja “el ogro”, pero realmente me estoy dando cuenta de que lo que me da miedo es pedir lo que necesito…  es desconfianza haca mi misma, no hacia él.

–          Desde esta desconfianza, ¿Qué decisión tomas?

Decido callar

–          ¿Cómo te hace sentir el hecho de callar?

En el fondo me da pena, un poco de rabia y cierto resentimiento. Con estas preguntas que me estás haciendo estoy tomando conciencia de que todo este resentimiento y rabia que siento no es hacia mi pareja, en el fondo la pena es hacia mí. Es muy duro darme cuenta que estoy enfadada conmigo misma…

–          Comprendo que está siendo doloroso para ti darte cuenta de los motivos por los que decides callar. ¿Qué consecuencias se derivan de tu decisión de callar?

Que me encierro en mi misma y me alejo de mi pareja. No me gusto a mi misma. En el fondo me avergüenzo de no haber escuchado mi necesidad, de haber tenido miedo de pedir y de haber convertido al otro en una excusa para victimizarme a mi misma.

–          ¿Qué implica para ti tomar conciencia de esta realidad?

Qué si no pido lo que necesito  no creceré, no maduraré. Sufriré tontamente y me alejaré de mi pareja.

–          María, te felicito por la profundidad de tus reflexiones y conclusiones. Me gustaría compartir contigo como he entendido tu situación.

Te lo agradeceré mucho.

–          Me parece entender que el desencadenante de esta situación es pensar que si expresar tu necesidad puede generar un conflicto con tu pareja, no vale la pena y decides callar. Te da miedo como pueda reaccionar tu pareja y sin querer haces responsable de tu decisión de callar a tu pareja, haciéndola responsable de tu alejamiento y resentimiento. Que, gracias a escucharte a ti misma, estás asumiendo que estos pensamientos y sentimientos que hasta ahora creías dirigidos hacia tu pareja, en el fondo iban dirigidos hacia ti misma y que en cierta medida te da vergüenza ser la causa de este alejamiento con tu pareja.

Si, lo has expresado exactamente. Oyéndolo por tu boca aun tomo más conciencia de mi manera de pensar y de lo que estoy sintiendo.

–          Hablando de tus pensamientos ¿qué tipo de pensamientos serían los que te ayudarían a pedir lo que necesitas?

Me estoy dando cuenta de que mis necesidades son tan legítimas como las de mi pareja. Mis necesidades son importantes. Si creo que mi pareja me comprenderá y que a pesar de que no le guste lo que pido, sabrá apoyarme y comprenderme mi decisión será la adecuada y me sentiré mejor.

–          Saber que tu necesidad es importante ¿cómo te hace sentir?

Me da confianza en mí misma y curiosamente también en mi pareja. Me hace sentir segura.

–          Esta confianza en ti misma, entiendo que te ayudará en tu objetivo de pedir lo que necesitas ¿qué consecuencias comportará que confíes en ti misma?

Que hablaré. Que me abriré y estaré más satisfecha conmigo misma. Que conseguiré lo que necesitaba y me sentiré contenta, más cercana a mi pareja y me gustaré. Que estaré creciendo y madurando.

–          María, celebro esta toma de conciencia, noto que algo ha cambiado en ti, no sólo por lo que me estás comentando. Tu tono de voz es más alegre y tu postura corporal más erguida, también observo que tu respiración es tranquila.

Pues si, me siento bien y con ganas de compartir lo que he descubierto con mi pareja.

–          Para finalizar la sesión, ¿cuál es tu conclusión sobre el proceso que has realizado en esta sesión?

Que lo que estaba haciendo hasta ahora es poner fuera de mi el conflicto interior e intuyo que ya lo sabía, aunque no me había atrevido hasta ahora a reconocerlo. Que en el fondo estaba “sacrificando mis necesidades” para evitar un conflicto con mi pareja y que lo que estaba evitando era reconocer mi responsabilidad sobre mi misma.

En esta conversación se pone de manifiesto como el dialogo teológico nos permite a partir del tema que trae el cliente trabajar los objetivos por los cuales nos ha contratado: Ser una mujer fuerte en todos los ámbitos de mi vida. En este caso concreto, María se va de la sesión con más autoconocimiento, autoestima y con mayor capacidad de regular sus emociones tal y como puede apreciarse en la síntesis que escribió al acabar la sesión:

“La sesión me ha servido para darme cuenta de que algunas veces provoco mi malestar emocional. A menudo no expreso mis necesidades por miedo y porque pienso que no son tan válidas como las de los demás. Este miedo no me ha permitido avanzar ni crecer. Es una trampa que me hago yo a mi misma y que me coloca en una posición inferior en las relaciones con los demás y conmigo misma.

Poco a poco expresaré con más fuerza mis necesidades para poder crecer. Lo que hago me provoca tanto malestar que me bloqueo y no expreso ni lo que siento, ni lo que necesito”.

El la síntesis, la clienta plasma que se da cuenta de que es ella la que provoca su malestar emocional lo cual es un paso más a la hora de lograr su sueño de ser una mujer fuerte en todos los ámbitos de su vida. También toma conciencia de que se coloca en una posición inferior en las relaciones, lo que contribuye a su falta de autoestima. En esta sesión la toma de consciencia incrementa su autoconocimiento y por tanto su autoestima y su posibilidad de regularse. En las próximas sesiones seguiremos aprovechando el tema que traiga María para seguir avanzando en la consecución de su sueño.

Hermínia Gomà
15 noviembre 2011

 .

Comentarios del post

En esta conversación veo un ejemplo claro y práctico de lo que significa: confiar en mi cliente (tiene las respuestas a dentro de sí mismo), no juzgarle (ego fuera), acompañarle (sólo acompañarle), escuchar empáticamente y activamente, centrarse en el cambio de paradigma (no casuística), utilizar las propias palabras del cliente, empoderarle,..
Me viene una frase que nos dijiste Herminia y que me sirve mucho: “el tema no es el tema” … si que hay que aprovechar el tema que trae el cliente – siempre relacionándolo con su objetivo – ya que es el cambio de paradigma que busco. Si trae este tema, por algo será…
Destaco la eficacia del trabajo con las emociones y del feedback integrativo. ¡Gracias!

#1 
Escrito por CHRISTELE PIERROT en noviembre 25th, 2014 @ 21:35

Una conversación realmente inspiradora que me lleva a pensar en la necesidad de flexibilidad del coach para abordar todo tipo de temas que puedan salir a relucir así como el discernimiento de si es o no casuística y emplear preguntas que ayuden a centrar y vincular la situación al objetivo.
Reflexiono con esto lo importante que puede ser adoptar el rol de coach en situaciones cotidianas para que este enfoque y estas preguntas sean parte de nuestra esencia.

#2 
Escrito por María García en noviembre 26th, 2014 @ 12:10

Me ha parecido una conversación súper interesante en la que se ha podido ver como la coachee ha tenido una toma de conciencia muy importante. Durante la conversa me he dado cuenta de la importancia de hacer preguntas poderosas, así como también de la devolución del feedback por parte del coach.

La importancia de aprovechar los temas que trae el cliente y que le preocupan para el objetivo del proceso es clave, a la vez que me actualmente me parece difícil. Imagino que con la práctica lograré visualizar este aspecto como algo más fácil.

También me ha resultado muy curioso ver como a menudo somos nosotros mismos los que nos quitamos trasladamos nuestros problemas a los demás, situándonos en una relación de inferioridad en nuestras relaciones, sin liderar nuestra propia vida. Honestamente me ha parecido un diálogo estupendo.

#3 
Escrito por Víctor Melero en noviembre 26th, 2014 @ 15:55

Es increible ver como tras la primera pregunta, ella habla de lo que necesita, pero focalizado en su pareja.
Solamente una pregunta le hace Herminia, que ella cambia el foco y lo sitúa en ella “Pedir claramente lo que necesito”.
Aún sigo impresionado con los resultados de una buena pregunta, y con el coaching en general.
Bravo Hermínia. Gracias por poder aprender tanto a tu lado.

#4 
Escrito por Raul Montero en noviembre 26th, 2014 @ 22:24

Gracias a este artículo, he podido observar la aplicación práctica que estuvimos trabajando en el seminario el otro día.
He podido ver, cómo se puede aprovechar el tema que trae el cliente a sesión para trabajar en su objetivo. Y es que es muy importante, no dejar pasar el tema que en estos momentos le esta generando malestar al cliente, puesto que de otro modo no se sentiría escuchado ni comprendido.
Además he observado cómo el generar feedbacks que recogen los sentimientos y emociones del cliente en ese momento hacen la conversación teológica mucho más rica y muy potente para la toma de conciencia del cliente, entonces el efecto espejo es brutal!
También como es de importante el plan de acción, puesto que la acción potencia el cambio y al relacionarlo con el objetivo del cliente lo hace todo mucho más real, factible y llena de energía al cliente.
Muchas gracias Hermínia por compartirlo con nosotros!

#5 
Escrito por URSULA MARTÍNEZ en noviembre 27th, 2014 @ 13:01

Gracias Herminia, porque a través de este artículo he podido tomar conciencia de la importancia de la conversación teleológica, como herramienta en el proceso del coaching. Con este caso que has compartido, he podido valorar su importancia dentro del proceso, para que la persona pueda llegar a su autoconocimiento y a ser la protagonista de su propio cambio.

#6 
Escrito por Ana Santana en diciembre 4th, 2014 @ 17:04

Que gran artículo, muchas gracias! ve podido ver lo importante de cómo trabajar el objetivo a través de lo que trae el cliente, con el arte de acompañar y saber estar presente durante la sesión. Mientra iba leyendo y viendo cómo a través de las preguntas y el feedback adecuado se llegaba a un momento de total reflexión y conexión interna. Me acordaba de la clase donde vimos el vínculo con el cliente y del hilo conductor de una sesión de coaching, de lo importante y esencial que es seguir cada paso, cada pregunta, cada fase para llegar a nuestro objetivo. La facílidad con la que Herminia observa, ve, y realiza la pregunta adecuada, en el momento preciso y da el feedback adecuado. Esto requiere un gran trabajo previo y constante, y práctica, práctica y práctica. Gracias Herminia por acompañarnos en este camino y compartir con nosotros tu sabiduria!

#7 
Escrito por Sandra Gómez en diciembre 9th, 2014 @ 9:57

Es asombroso ver como Herminia aprovecha lo que trae Maria para avanzar en sus objetivos con el conflicto de su pareja.
Me ha llamado especial atención cuando Herminia le expone cómo ha entendido la situación y Maria le dice: Oyéndolo por tu boca aún tomo más conciencia de mi manera de pensar y de lo que estoy sintiendo. En esta parte, Maria al escuchar sus mismas palabras en Herminia todavía cogen más fuerza y es más consciente de lo que le está sucediendo.
Espero poder algún día tener esa gran habilidad. Gracias Herminia

#8 
Escrito por VERONICA CABRERA en diciembre 27th, 2014 @ 16:06

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog