Diario de un ejecutivo agresivo. El poder de la escritura para llegar a conocernos

Post escrito por Hermínia Gomà en enero 24, 2012
Categorías del post: COACHING,General,VALORES Y COMPETENCIAS
Diario de un ejecutivo agresivo
                      o
El poder de la escritura para llegar a conocernos
 

 

Diario de un ejecutivo agresivo (Man about town), película dirigida por Mike Binder y protagonizada por Ben Affleck. Cuando la vi en el cine, conecté con mi herramienta predilecta a la hora de realizar procesos de coaching: la libreta. No una hoja en blanco al abrir el ordenador. No los  DIN4 que tenemos apilados sobre la mesa del despacho. Hablo de una clásica libreta, con espiral o el más sofisticado cuaderno Moleskine. La libreta reviste propiedades especialmente idóneas para volcar y recoger la andadura a lo largo de nuestro proceso de coaching o crecimiento personal.  

El planteamiento argumental de esta historia parte de la hipótesis de que si quieres liderar tu vida, empieza por conocerte a ti mismo. El protagonista de esta historia, un ejecutivo agresivo al que la vida le da un revés, escribirá un diario que le permitirá descubrir ciertas verdades de si mismo. Conectará con su mundo interior, su historia personal, su “yo secreto”, desvelará quién es realmente. Salvando las distancias, esta película, me sirve como ejemplo para comentar cómo utilizo esta simple, sencilla y económica herramienta con mis clientes. De su utilidad, en procesos de cambio y toma de conciencia, desde la introspección y la creatividad.

Cuando inicio un proceso de coaching con directivos, una de las preguntas poderosas que utilizo es: ¿Quién eres tú? No se trata de que me den una respuesta automática. Se trata de dejar marinar esta pregunta y ofrecerle la posibilidad a nuestro cliente de que la medite y escriba tranquilamente la respuesta en una libreta. Ésta será una de las preguntas que a lo largo del proceso le permitirán descubrir quien es realmente. Después vendrán otras preguntas, que quedarán recogidas entre las hojas de esta humilde libreta. Allí plasmará sus sueños y sus imposibles, sus ansias y sus miedos, su locura y su cordura, sus humillaciones y terrores, sus esperanzas y certezas.

Descubrir quien somos es un acto creativo que nos lleva a crecer como seres humanos. Crear, descubrir y cambiar, ¡que verbos tan atrevidos! Ver aquello que hemos visto mil veces y empezar a pensarlo de manera diferente. Ir a otras realidades para modificar aquello que ya existía. Transformar y cambiar. Todos podemos ser creativos. Desde que nacemos, llevamos la semilla de la creatividad incorporada a nuestro código genético. ¿Te has cuestionad alguna vez cuál fue tu primera experiencia con la creatividad? Nuestra primera experiencia tuvo  que ver con la CURIOSIDAD, la necesidad vital de explorar e investigar. ¿Eres una persona curiosa? ¿Te permites serlo? ¿Qué experiencias has tenido con la curiosidad? ¿Podemos descubrir quien somos sin acudir a la curiosidad? No creo que sea posible. Para llegar a nuestra esencia, será fundamental que sintamos curiosidad por descubrir quien somos. Hay personas que no sienten esa curiosidad, creen que ya lo saben todo o quizá tienen miedo de lo que pueden llegar a descubrir. En algunos casos, cuando he propuesto la pregunta ¿Quién eres tú?, la respuesta inmediata ha sido: “Nunca me lo he planteado”.

Una de las dificultades que podemos encontrarnos al plantear este ejercicio tiene que ver con la autenticidad. Cuando nos enfrentamos a ciertas preguntas poderosas, intentamos  ocultarnos la verdad, como si nos faltara valor para desnudarnos realmente. Nos disfrazamos incluso sin otra mirada que la nuestra. El principal enemigo para llegar a conocernos es el CONTROL. El control está conectado con el miedo, con la necesidad de que todo permanezca como estaba antes. Implica que no queremos sorpresas, ni sentimos curiosidad, ni podemos dejarnos ir. Tenemos miedo de nosotros mismos y de las consecuencias de dejarnos ir, de no tener control sobre aquello que podemos descubrir. Cuando nos enfrentamos al papel en blanco y pretendemos plasmar quienes somos, algo se resiste en nuestro interior. Cuando finalmente empezamos a deslizar nuestros primeros trazos, lo hacemos con la tenue esperanza de que luzca bonito, soportable, controlado. Y no, no es posible. Llegará un momento en que emergerán temas dolorosos y curiosamente entonces descubriremos que nos liberamos y podemos ser nosotros mismos.

Al iniciar esta práctica, lo solemos hacer con datos concretos: Persona, mujer, joven, madre, directivo, activo…y vamos desglosando aquellas etiquetas externas o internas que nos hemos ido colocando con los años. No está mal, así empezamos la mayoría. Pero ¿estas cualidades están realmente hablando de nosotros? ¿No podrían muchas personas sentirse identificadas con estos datos? Podemos ir más allá…Invito a mis clientes a ir más allá…¿Qué más eres…?

Algunos directivos cuando les planteo este ejercicio como herramienta para descubrir quien son realmente, me preguntan lo siguiente: “Bueno, se trata de que escriba lo que hago, desde que me levante hasta que me acueste… ¿Cómo sabré lo que es realmente importante para escribir en la libreta? En estos casos les comento que no se trata de relatar la agenda del día, se trata de que se despojen y se abran a la nueva experiencia.

Comentarios habituales antes de empezar: “Me va a costar, quiero decir mucho en poco espacio y entonces me pierdo”. “Yo no se expresarme”. “¿Para que me va a servir?”. “Yo he venido a solucionar mi problema, ¿de qué me va a servir?”. Hay una sensación de incomodidad y nerviosismo. Imagina que eres tu esta persona, puede parecerte ridículo que te invada el nerviosismo, que sientas que se te encoge el pecho, que te falte la respiración debido a tu ansiedad. Todos podemos experimentar este vértigo. No sirve de nada recriminarnos. Confía en que puedes, en que la creatividad es un don que tienes desde que naciste. Aunque no seas escritor, ni poeta, ni ágil con las palabras o que seas de “ciencias”, es indiferente. Se trata de empezar y como todo en la vida, puedes llegar a convertirlo en un hábito.

Otro de los comentarios habituales al proponer escribir el diario es “no tener tiempo”, clara manifestación de nuestra necesidad de controlar. En otras ocasiones el control está vinculado a los PREJUICIOS. Nuestros prejuicios pueden ser un gran inconveniente para soltarnos. “No sé escribir, no me se expresar, vaya tontería, no tengo tiempo…”. Curiosamente, cuando creamos las condiciones, y nos aplicamos de manera disciplinada, todos podemos llegar a permitirnos expresar aquello que llevamos dentro, nuestras emociones, sensaciones y sentimientos. No existen normas. No hay nada prohibido, ningún tema, ni pensamiento, ni emoción o sensación…vacía tu mente de reglas y empieza a escribir, a expresarte y a conocerte. Cuando reflexionamos y nos vamos conociendo nos volvemos a crear, nos inventamos desde una nueva mirada. El proceso de desvelarnos implica otro valor fundamental, la ENTREGA. El proceso de conocernos es un proceso de entrega, donde las emociones están a flor de piel. 

Te propongo hacer un ejercicio al estilo Diario de un ejecutivo agresivo:

Como en la película, la primera pregunta sobre la que vas a escribir todos los días, a lo largo de esta semana es: ¿Quién soy yo? Escribe lo primero que se te ocurra. Busca un espacio cómodo y relajante. Tómate tu tiempo y escribe lo primero que te venga a la mente. Por ejemplo. ¿Qué tiene que ver contigo esta pregunta? ¿Qué cosas relacionas con ella? ¿Qué te recuerda? ¿Qué te hace soñar? ¿Qué acciones, objetos, sensaciones, pensamientos, personas, momentos…te despierta esta pregunta?….Déjate ir. 

Ve anotando todo aquello que se te ocurra. No censures, no controles, no taches, date tiempo, entrégate y permítete ser la persona curiosa que siempre has sido. Anótalo todo en la libreta y sigue escribiendo cada día. Se benevolente con lo que escribas, con valentía y honestidad. Relájate, no te pelees con las ideas que emerjan…tu mundo interior es riquísimo, acércate y sumérgete en él.

Si haces esta práctica cada día, te invito a que dentro de una semana te pongas en contacto conmigo (desde el blog) y te ofreceré otras preguntas que pueden ayudarte a descubrir tu verdadera naturaleza y así llegar a liderar tu vida.

Hermínia Gomà
Punta Cana
24 enero 2012 

 

Comentarios del post

Per estany que sembli, reconec que es tracta d’una de les preguntes més difícils que se m’han plantejat mai.
Estem sempre pendents dels coneixements externs de tot el que ens envolta i dels altres i no ens parem a pensar en el que realment es important com ara intentar esbrinar el nostre jo més intim i que moltes vegades ens neguem a descobrir per por.

#1 
Escrito por M.Mercè Esquerrer Casafont en enero 25th, 2012 @ 8:52

“Nos disfrazamos incluso sin otra mirada que la nuestra” “lo hacemos con la tenue esperanza de que luzca bonito, soportable, controlado”.
Dos constantes en mi vida.
Aceptación a cualquier precio??
Mi propósito desde hace ya algún tiempo: ser taotalmente honesta. Conmigo misma. El resto viene solo. Poco a poco.

#2 
Escrito por MGOQ en enero 25th, 2012 @ 11:49

En l’acte d’escriure, com en la consciència diària de qualsevol, inventar i recordar són tasques que s’assemblen molt i, de tant en tant, es confonen entre elles. La memòria està inventant de forma incessant el nostre passat, segons els principis de selecció i combinació. La memòria comuna inventa, selecciona i combina, i el resultat és una ficció més o menys deslleial als fets que ens serveix per interpretar les peripècies casuals o inútils del passat i donar-li la coherència d’un destí: dins de tots nosaltres hi ha un novel·lista que escriu i reescriu diàriament una biografia maldestre o luxosament novel·lada.

L’escriptura és un instrument molt poderós per conèixer qui som, observant el present (forma de ser actual), recordant el passat, i recreant allò que volem ser (nova forma de ser). Miquel Àngel, l’escultor, deia que no estava fent broma quan afirmava que, en les seves escultures, ell només havia de treure allò que li sobrava al bloc de marbre. Que l’escultura ja estava a dins, i que el seu treball consistia a posar-la al descobert per tal que tothom veiés allò que ell ja havia vist abans. El mèrit, deia, consisteix a saber què és el que sobra d’una peça de marbre per convertir-la en Moisès o en David.

Qui sóc jo? Aquell jo secret que s’amaga? Amb l’escriptura, entregant-hos-hi des de la creativitat, transgredint la norma i la moral, podrem traduir aquest món immaterial que ens habita en la successió de paraules que constitueixen una història, a través del llenguatge: la nostra pròpia història. Fluint.

Moltes gràcies, Hermínia, per aquesta gran aportació.

#3 
Escrito por CARLES ADAMUZ en enero 25th, 2012 @ 12:33

Gracias Hermínia por acernos estas preguntas poderosas, estas llaves mágicas que son las preguntas frente a la creación, creo que cuando fuimos expulsados del paraiso Dios nos dió las preguntas, imagino a Eva preguntandose ¿y de aqui para donde?. Cuando puedo preguntarme ¿quien quiero estar siendo? se abre la posibilidad de ser cocreador,gracias nuevamente por aportar la tarea del diario.
Un abrazo fraterno Laura

#4 
Escrito por laura reyes en enero 25th, 2012 @ 15:29

Mirare la pelicula i intentare fer l’exercici, tants diaris que haviem fet de petits, perquè no tornar-lo a fer ara?
intentaré descobrir qui sóc…
una abraçada

#5 
Escrito por gemma en enero 25th, 2012 @ 15:30

La respuesta al “¿Quién soy yo?” generalmente se encuentra en el HACER de cada cual. Hago > Tengo > Soy.
Esto es lo fácil… Ciertamente, responder desde el SER es lo difícil y requiere tiempo de entrenamiento en insight -con la libreta- y, quizás a menudo, acompañamiento de Coach para llegar al Paradigma del SER > TENER > HACER.
¡Gracias Herminia!

#6 
Escrito por josep gendra en enero 25th, 2012 @ 17:46

Como estudiante de filologia siempre disfrutaba muchisimo con el analisis literario: me encantaba buscar mas informacion sobre el contexto de la obra y el autor para entender mejor, indagar la motivacion que llevaba a los personajes a actuar de tal o cual modo, descubrir que queria transmitir el autor en un fragmento determinado, me sorprendia especialmente muchas veces descubriendo la gran potencia del mensaje escondido en un pequeño poema.
Disfrutaba muchisimo con esa busqueda guiada por la intuicion y la curiosidad, con ese ir mas alla de lo que aparentan las cosas, queria llegar hasta al fondo. Mirando atras, me doy cuenta de que de alguna manera, queria penetrar el alma de las personas, buscando siempre entender mas alla, llegar a comprender su musica, como de forma tan bonita decimos en el master. Y me hago consciente tambien, de que de alguna manera a traves de ellos, buscaba comprender mi propia musica, el fondo de mi propia alma. Así entiendo también el ejercicio que nos planteas hoy, Herminia. Toda una aventura de descubrimiento, chicos, disfrutemos de ella al maximo. Muchas gracias, Herminia.

#7 
Escrito por Irene en enero 26th, 2012 @ 0:03

El contestar a esta pregunta cuando estas en el HACER es salir de la zona de confort, además cuando el hacer te da éxito, dinero y posición es difícil pero llega un momento que aparece esa pregunta y la respuesta es pautada y dolorosa pero te ayuda a ser una ejecutiva feliz y entonces el éxito es privado .
… y dejas de ser una ejecutiva agresiva.
un abrazo
anamaría

#8 
Escrito por anamaria en enero 26th, 2012 @ 21:17

En mi opinión escribirnos a nosotros mismos y para nosotros mismos es un ejercicio de higiene personal. Hace únos años dejé todo y me marché. Recuerdo que me propuse escribir un diario para explicar todo lo que sucedía. No os podeis imaginar lo que supuso para mi este diario. Empezó como una descripción de paisajes, momentos, pero acabó siendo mi refugio para la soledad. Creo que ha sido una de las etapas de mi vida en la que más he crecido y de la forma más sana gracias a este diario. Allí escribía quién era, qué sentía, mis dudas, mis alegrías, mis logros, pero lo hacía en formato de carta. Me las mandaba a mi misma, como si le escribiera a mi mejor amiga, necesitaba sentir que alguien iba a recibir mis noticias. Las cartas tienen algo que otro tipo de escritura no tiene, y es que se suelen mandar a personas a las que aprecias, a las que amas y así es como pude, a través de mis propias cartas escritas para mi misma avanzar y superar una dura prueba que había elegido yo misma. Todavía lo guardo, sin embargo, ahora que han pasado los años, lo vuelvo a leer de vez en cuando, y todo me suena tan lejano, ya no soy la misma persona, ni veo el mundo de la misma forma. Sin embargo, la forma de escribir me es tan familiar, sigo siendo yo. Nuestro legado escrito es la mejor prueba de como nos transformamos y vamos creciendo y si somos capaces de releer lo que escribimos hace ya unos años, sin vergüenza o censura, podemos reencontrarnos a nosotros mismos y apreciar el gran camino que hemos recorrido desde pusimos en el papel cada una de las letras. Esas cartas tb. estaban llenas de dibujos, que son fatales, pero me ayudaban a expresarme mejor y a conectarme porque a veces “una imagen vale más que mil palabras”.

#9 
Escrito por Ingrid en febrero 2nd, 2012 @ 23:30

Pues da la casualidad (o causalidad) de que hace 3 meses que acabo de empezar a utilizar mi primera libreta del modo del que hablamos y los resultados no hacen más que asombrarme cada día.
Hasta ahora solo intentaba resolver mis “problemas” pensando en ellos, pero sentía que era como estar en un circulo: cuando terminas vuelves al punto de partida, sin tener sensación de avanzar en ninguna dirección.
Lo que he experimentado con la libreta es como si al escribir las ideas o pensamientos dijeras “ya está, ya está fuera”, lo que te permite avanzar y preguntarte: “bien, y ahora qué?”. Gracias a esto, puedo evolucionar la idea que tenía, pensar nuevas cosas basándome en lo que acabo de escribir, como cuando lees la idea de otro en un libro y piensas a partir de ella.
Desde luego, es una de las cosas sobre las que no hay vuelta atrás: una vez que empiezas nunca más puedes dejar de escribir.

#10 
Escrito por Carlos A en febrero 5th, 2012 @ 15:47

Un artículo fabuloso!! Me quedo con los verbos: crear, descubrir y transformar, que además de atrevidos me resultan muy inspiradores. Herminia siempre invitándonos a la reflexión, en este artículo has estado sublime, porque me transmite fuerza, entusiasmo y es tan alentador redescubrir que somos capaces de ser quién queramos, quién nos propongamos! Aunque ello no es gratuito se necesita autenticidad, valentía, curiosidad, entrega, compromiso… En los tiempos que corren la creatividad se ha convertido en una facultad imprescindible para todo, la vida personal y la profesional. Tras la lectura me planteo la importancia de ayudar a que los coachees conecten con ella, teniendo también en cuenta que es básico desarrollar mi propia creatividad para ser la mejor coach, la que mis clientes necesiten. Empezar por el ejercicio de la libreta durante una semana es un buen aprendizaje, destapando como una cebolla las capas que recubren mi esencia, menuda aventura! Por último me quedo con la frase “Cuando reflexionamos y nos vamos conociendo nos volvemos a crear, nos inventamos desde una nueva mirada.” Crearse y reinventarse desde el autoconocimiento y la integridad, esa es la palanca impulsora. Muchas gracias. Un abrazo.

#11 
Escrito por Diana Espinosa Prado en febrero 9th, 2012 @ 1:47

Fuerte el ejercicio que nos planteas Herminia. El poder de la escritura es enorme. Animarnos a escribir sobre quienes somos supongo que nos conecta con los que nos gusta y lo que no nos gusta tanto de nosotros mismos. Claramente eso está en nuestra zona de influencia por lo que trabajarnos nosotros mismos nos permitirá cambiar para lograr más rápidamente nuestros objetivos. Ni más ni menos que coaching!

#12 
Escrito por Karin Schuster en agosto 20th, 2013 @ 19:16

Interesante artículo sobre nuestra identidad vista desde nuestro interior más interno, más secreto. La mayoría nunca nos hemos hecho esa pregunta, simplemente nos dejamos llevar por la sociedad, por lo que se espera de nosotros o por nuestros roles de madre, padre, trabajador, … Cuando llega ese momento en que nos planteamos quiénes somos, la primera reacción que tenemos es de pánico, de miedo o de resistencia y solemos poner excusas de todo tipo para evitar profundizar en nuestro interior y descubrir quiénes somos realmente. Herminia propone un ejercicio para que, escribiendo cada día, en poco tiempo descubramos qué hay en nuestro interior.

#13 
Escrito por Esther García en noviembre 23rd, 2016 @ 11:36

Que gran aventura el conocernos a nosotros mismos. Es muy interesante el tener un cuaderno dónde anotar nuestras vivencias y reflexiones. El cuestionarnos a nosotros mismos y el dedicarnos a trabajar en nuestro interior, en quienes somos y hacia dónde queremos ir. El tener sueños y objetivos y el poder medir nuestros avances. A mi personalmente me encanta escribir un diario dónde puedo ser yo misma, sin filtros y bajo mi modo de ver es una herramienta muy poderosa ya que aporta mucha información y dónde se puede ir acumulando los sucesos memorables y lo aprendido y pendiente de aprender. El hacernos la pregunta de ¿quien soy yo?, si nos dejamos llevar por la creatividad y no limitarnos, puede salir información muy valiosa.

#14 
Escrito por Fina Vallejo en noviembre 23rd, 2016 @ 18:43

Este artículo está escrito en torno a una película que no he visto. No obstante creo que no es necesario haberla visto para poder entender de qué va. En las sociedades occidentales dedicamos gran parte de nuestro tiempo a escribir, escribir informes, correos, hasta cartas. Aunque ya nos hemos acostumbrado al ordenador y en el artículo se destaca la importancia del papel, eso no fue lo que más me impactó del artículo. En lo que me quedé pensando cuando lo leí fue en aquello que estamos acostumbrados a escribir, sea en papel o a computador. Escribimos informes todo el tiempo en nuestros trabajos, especialmente las(os) directivas(os), correos, cartas…pero nunca son para nosotros. Siempre estamos dando cuentas a los demás, les decimos qué hicimos, cómo lo hicimos, bajo que parámetros, entre otras. Mientras leía noté que al escribir en un diario escribimos sobre nosotros para nosotros, es decir nos damos cuenta de lo que hacemos, cómo lo hacemos y bajo qué parámetros. Para conocernos es esencial darnos cuentas, necesitamos informarnos sobre quiénes somos, cómo reaccionamos ante ciertos estímulos, cómo nos accionamos a nosotros y a otros, cuando nos dicen algo sobre cómo nos perciben cuál es nuestra forma de responder. Para lograr liderarnos y acompañar a otros, compartir con ellas(os) primero tenemos que darnos cuentas, solo así podremos ver realmente con qué contamos. Por esto, el final de artículo me parece genial, proponer un ejercicio concreto, porque a veces cuando se trata de sí mismo se dificulta más saber por dónde empezar. Para ser coaches necesitamos más de una mirada hacia nuestro coachee, por un lado necesitamos comprender cómo ve y por otro saber que también estamos inmersos cuando lo miramos. Así pues para poder dar cuenta de los procesos que acompañamos como coaches tenemos que acompañarnos a nosotros mismos y permitirnos ser acompañados por quienes quieren hacerlo.

#15 
Escrito por Paula Daniela en noviembre 25th, 2016 @ 11:50

Hace unos meses escribí un artículo para mi blog, en el que justamente hablaba del proceso creativo, y cómo las exigencias o el querer mantener el control puede matar dicho proceso.

Os dejo el link: http://www.omwith.com/blog/being-too-self-demanding-kills-your-creative-process/

En mi experiencia como pintora, y más recientemente en las clases de Teatro, he experimentado la diferencia entre estar en la mente (control) o estar conectado al cuerpo (fluir). La diferencia es abismal! En la pintura por ejemplo, cuando uno se queda en la mente, empieza el juicio: quiero dibujar o pintar eso o aquello, no me está saliendo bien, no voy a ser capaz, etc.
Cuando empecé a experimentar el proceso creativo a través de la abstracción, comprendí que el secreto de que la pintura tenga o no “alma” depende de la intención y el grado de conexión con el que uno lo ha hecho.
Kandisky lo explica muy bien en su conocido libro “De la espiritualidad en el Arte”(http://fundamentos1.bellasartesupr.org/Lecturas_files/Kandinsky-de-lo-espiritual-en-el-arte.pdf)

A través del arte, he descubierto más sobre mi que tratando de intelectualizar esa capacidad creativa.

Os invito a visitar mi página de artista!: http://www.castanedagranja.com

#16 
Escrito por Cris Castañeda en noviembre 26th, 2016 @ 10:38

d’aquest article avui m’emporto la reflexió de pensar en el “què em defineix” perque és molt cert que tenim dendència a explicar les etiquetes que ens classifiquen en el critèri que marca el nostre sistema, el nostre context… fins i tot a vegades el critèri dels significats que tenen aquestes etiquetes per mi són fruit d’una definició externa que accepto sense qüestionament.

Així, em convido a posar en dubte tots els “post-its” que m’he adjudicat i em porposo trobar una definició de mi mateixa que m’enamori tot estimant cadaescuna les meves qüalitats en el grau de desenvolupament i de satisfacció que representin per mi.

Un cop tingui aquesta visió tan clara, ja hauré après un munt més de coses i me n’adonaré que aquesta, igual que jo i que tot,, no és definitiva, que muta i que aquest caràcter canviant és el que la fa més viva i única…

Però deixem a banda les hipòtesis d’un dilluns al vespre,

3,2,1… a punt llibreta!

#17 
Escrito por Mireia Farré Canela en noviembre 28th, 2016 @ 22:59

Per a liderar la nostra vida, primer ens hem de conèixer,la pregunta “Qui ets tu?” i una llibreta en blanc poden ser uns grans aliats. Per a fer-ho haurem de lluitar contra el control, que esta conectat amb la por, la por de que tot canvii.

Espero poder realitzar aquest exercici durant una setmana i que la frase “no tinc temps” (mostra de la necessitat de control) no m’axafi la iniciativa.

P.D: Segur que s’escriu molt bé desde Punta Cana 🙂

#18 
Escrito por Ferran Safont en diciembre 3rd, 2016 @ 9:55

La verdad es que desde siempre he encontrado muy poco atractiva la idea de hacer un diario, ya sea porque difícilmente me motivo a escribir o porque me suelo autolimitar o incluso a desanimar.
No obstante, hace unos años descubrí que escribir (a papel y boli) los pensamientos recurrentes u obsesivos era un método “mágico” para quitarles poder, madurarlos y evolucionarlos.
El método presentado en esta entrada del blog lo veo muy interesante, dado que tengo una vertiente bastante introspectiva que quizá necesite salir a la luz, al igual que un pensamiento recurrente.
Gracias Herminia por la propuesta! te tomo la idea para aplicármela y comprobar los resultados 😉

#19 
Escrito por Miguel Cerdá Martínez en diciembre 5th, 2016 @ 21:17

Este ejercicio es poderoso con una carga más esencial para la persona. Bien utilizado puede ayudar a encontrar el sentido a cualquier ejecutivo.
Cuando preguntas ¿Quién eres?, la posible respuesta sería: -Soy director de la empresa “X”. Aunque la respuesta ideal debiera ser quien eres tú en esencia. … tenemos que centrarnos en la pregunta ¿Quién eres tú? ¿Cuál es tu esencia?… Antes de ser ejecutivo eras persona, sentías, vivías y aprendiste a tener recursos. Después trabajaste tus fortalezas, miedos y un largo etcétera. Aunque seguramente este ejecutivo se cargará de razones para no responder y evitar la pregunta o su ideal respuesta….
El poder de bucear en nuestra mente con el objetivo de encontrar una respuesta a esta pregunta puede llegar a ser complicado, requiere de mucha sinceridad a la hora de exponer algo más del cargo que se ostenta. Se trata de descubrir quiénes somos, buscar la otra realidad de uno mismo. El ser honesto, deshaciéndonos de ideas, obligaciones, ataduras, compromisos y demás.
Al describir en esencia quien somos, para convertirnos en lo que hacemos, esto nos hace pobres… Tomar consciencia de lo que te impide crecer, limitándote al mismo tiempo. El no tener miedo a sentirnos pequeños dentro de un traje con corbata.
En este ejercicio se nos permite experimentar y recuperar parte de la creatividad escondida. Observamos como construir un dialogo fuera de nuestro contexto, con el objetivo de definir quiénes somos en esencia, qué nos hace soñar, qué nos hace vibrar y qué es lo que nos ilusiona de nosotros. Es un ejercicio honesto y sincero, nos permite salir fuera de la profesión que nos ha transformado. Descubrir que tan importante es el control de nuestra vida, como el papel que nos pierde el miedo para centrarnos solo en el control, limitándonos en cada momento por esta cárcel.
Disponer de la facilidad de desmenuzar nuestras etiquetas conscientemente, y buscar que más somos detrás de ellas y de qué forma nos encasillan.
El resultado será permitir vernos a nosotros mismos desde otro ángulo y tomar consciencia de una nueva forma de conocernos, para pasar a la ejecución. Para concentrar nuestra energía primero debemos detectar qué nos limita.

#20 
Escrito por Toni de Gea en diciembre 13th, 2016 @ 23:03

Hola Herminia! lo fuerte de este ejercicio no es pensar ¿Quién soy?, es verlo reflejado con palabras y atreverse a escribirlo. Que gran pregunta.

#21 
Escrito por Maria Jose Dalmau en marzo 7th, 2017 @ 12:29

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog