12 beneficios de estar “presentes” en los procesos de coaching teleológico

Post escrito por Hermínia Gomà en junio 3, 2012
Categorías del post: COACHING TELEOLÓGICO

Los 12 beneficios que aporta nuestra “presencia”

en los procesos de coaching teleológico

Estar presente, competencia clave en procesos

de coaching teleológico

.

 

La educación por excelencia es la facultad
de volver a encauzar una y otra vez la atención que divaga.
William James.

En mi práctica como coach-senior, al supervisar procesos de coaching o al realizar mentoring con personas que están aprendiendo el arte de conversar, una de las competencias más importantes a trabajar es su “presencia” a lo largo de todo el proceso de coaching. Cuando hablamos de presencia nos referimos a mantener “plena conciencia” a lo largo de las sesiones. Cuando el coach está presente, crea conjuntamente con su cliente una relación que les involucra íntimamente.

La presencia es la habilidad que nos permite a los coachs crear una relación espontánea y autentica con nuestros clientes, acompañándoles de manera abierta y flexible, expresando tranquilidad, seguridad y confianza. Desde esta presencia nos sentimos plenos para vivir el presente, el aquí y el ahora con nuestros clientes. En este estado de presencia plena podemos ser un faro para nuestros clientes, aportarles luz e infundirles confianza, esperanza y alegría.

 

¿Qué beneficios aporta nuestra presencia a los procesos de coaching teleológico?

  1. Reconocemos a nuestro cliente, es decir, lo vemos, lo escuchamos atenta y empáticamente, somos concientes de lo que observamos, capaces de ver lo que expresa y sentir lo que no es visible.
  2. Le acompañamos en la construcción un presente y un futuro mejores. Escuchamos su realidad sin perdernos en ella. Ni confundirnos, ni perdernos  en la “casuística” al ser muy concientes del proceso y de nuestro rol en él.
  3. Entusiasmamos e inspiramos a nuestro cliente, es decir, creamos las condiciones para que  éste se eleve por encima de su situación actual al conectarlo con valores que le trascienden. Entusiasmo proviene del griego en Theos (en Zeus). Entusiasmar es elevar, permitirle que conecte con su poder interior, gracias a la energía que contagiamos al ofrecerle nuevos puntos de vista.
  4. Utilizamos nuestra intuición y confiamos en nuestro saber interno. El ser humano se caracteriza por su capacidad de pensar, imaginar, sentir e intuir desde la confianza en uno mismo, condición fundamental para que el cliente tome conciencia de la necesidad de pasar a la acción y ser el protagonista de su vida.
  5. Estamos abiertos a lo desconocido y nos atrevemos a explorar nuevas miradas. Como eternos aprendices que somos nos atrevemos a aprender en cada proceso y con cada cliente. Invitamos a nuestro cliente a arriesgarse a aprender a partir de su propio autoconocimiento.
  6. Contemplamos diversas maneras de trabajar con el cliente y escogemos en cada momento la que será más efectiva.
  7. Somos transparentes sin fingimientos, no emitimos juicios y aceptamos la esencia de nuestro cliente tal cómo es y siente en ese momento, aunque no estemos de acuerdo, desde la aceptación, no nos resistimos a lo que es y así nuestra presencia será transformadora al devolver nítidamente, como un espejo, la imagen que proyecta realmente nuestro cliente para que a partir de ella pueda iniciar aquellos cambios que necesite. Desde nuestra aceptación amorosa, podemos acompañarle efectivamente, nuestra conversación fluirá y transformará.
  8. Utiliza hábilmente el sentido del humor para iluminar, dar energía y tomar conciencia, crear, servir, facilitar y hacer brillar a nuestros clientes.
  9. Cambia de punto de vista con seguridad y confianza y prueba con nuevas alternativas en sus propias acciones. Establece nuevas trayectorias, nuevos rumbos para seguir evolucionando y desarrollandose.
  10. Demuestra confianza cuando trata con emociones fuertes y se controla a si mismo de manera que no se vea sumergido ni dominado por las emociones del cliente.
  11. El coach inspira a su cliente para que se convierta en el motor para lograr cambios, sabiendo que primero a de cambiar él mismo. El coach está presente cuando se re-conoce y re-conoce a su cliente, es decir, posibilita la toma de conciencia, el darse cuenta y por tanto inspira el cambio, el desarrollo y el crecimiento personal.
  12. Cuando el coach está afianzado en un centro de principios (valentía, generosidad, solidaridad, amabilidad, reciprocidad, compromiso, implicación, confianza, apertura, transparencia, adaptabilidad, participación, accesibilidad, humildad.. y los vive internamente impacta e influye positivamente provocando un encuentro real entre él y su cliente. El coach con presencia está asentado interiormente de manera firme desde su ser, su verdadera identidad, sin maquillaje ni fisuras. Escucha sin juzgar de manera atenta y abierta a su cliente. La presencia del coach está determinada por nuestros valores, intenciones y actitudes.

¿Para qué hemos de estar presentes?

Cuando estamos presentes y somos visibles para nuestros clientes les tocamos internamente. Este tipo de presencia les llega y les acompaña incluso después de finalizar el proceso.

Cuando estamos plenamente presentes podemos ofrecer amor, paz, tranquilidad, entusiasmo, serenidad, confianza, alegría y seguridad. Ofrecemos y aportamos posibilidades para que el cliente sea el motor de los cambios que quiere provocar en sí mismo, en su entorno cercano y en la sociedad a la que pertenece.

Cuando estamos plenamente conscientes invitamos a la reflexión y a la toma de conciencia, planteamos preguntas poderosas y creativas que nacen de la confianza en nosotros mismos y en nuestro cliente.

¿Qué tipo de presencia necesitamos para que el proceso de coaching sea efectivo? ¿Para ser lideres inspiradores? ¿Para entusiasmar a nuestros clientes? ¿Para vivir lo que creemos?

Inspirar a nuestros clientes con nuestra presencia es abrir su mirada a otras formas de ver, es conectarlos con la esperanza de que el cambio que anhelan es posible, apoyarle y animarle para que crea en si mismo y siga adelante con su propósito.

Inspirar con nuestra presencia a los clientes implica despertar su creatividad para que sean ellos mismos y se osen pasar a la acción para llegar a ser la mejor versión de sí mismos, explorando, experimentando y ampliando sus capacidades para seguir aprendiendo.

Cuando plenamente presentes conversamos con nuestros clientes, cooperamos con ellos desde el respeto y la escucha ¿cómo? planteándoles desafíos para que superen aquellas creencias que los limitan, sus miedos, inseguridades y su tendencia al control para que acepten y asuman la responsabilidad de pasar a la acción con pasión y entusiasmo. Aprovechando todas las ocasiones que nos ofrezcan para felicitarlos y valorarlos.

¿Qué necesitamos para estar plenamente presentes?

  • Autoconocimiento. Buscar en nuestro interior nuestras propias respuestas.
  • Una visión clara para mantener el rumbo de nuestras acciones con sentido.
  • Vivir el presente, el aquí y el ahora, desde el respeto y la comprensión.
  • Potenciar nuestra amabilidad, tener en cuanta al otro y antes de preguntar o dar un feedback pensar en la persona que tenemos delante, reconocerla y hacerla visible dejando nuestro “ego” fuera de nuestra relación de coaching.
  • Seguridad en nosotros mismos, autoestima, confianza, determinación y valentía para ser auténticos y mostrarnos sin aparentar lo que no somos. Ser sencillos.
  • Capacidad para escuchar sin juzgar. Ser guías y no jueces.
  • Capacidad para dar un buen feedback, desde nuestra función de espejos de lo que expresa explicita e implícitamente nuestro cliente.
  • Coherencia, integridad y compromiso para liberarnos de las “humanidades” que disminuyen nuestros talentos y capacidades.
 
¿Qué puedes mejorar para incrementar tu presencia?
¿Con qué valores has de conectar?
¿Quién es un modelo de presencia que te inspire?
¿Cómo puede ayudarte “estar presente” en el desarrollo de tu liderazgo?
 
 
Hermínia Gomà
3 junio 2012

 

 

 

Comentarios del post

Estar presentes es la habilidad fundamental que como personas nos permite atender con atención plena en el aquí y el ahora. Requiere de práctica y es necesario primero ser capaz de llevar esta filosofía de vida en el día a día de nosotros mismos. Esta manera de vivir y comprender nuestra vida, nos ayudará, no sólo en nuestras relaciones y en nuestra vida, sino a ser mejores coachs. Ya que es una de las habilidades que se requieren para acompañar a los clientes de manera efectiva. Pero destaco la importancia de que no sólo forme parte del rol de coach, sino de que nosotros como profesionales, integremos el estar presentes, en todos los ámbitos de nuestra vida. Ya que al final, si pretendemos acompañar a otras personas en su liderazgo y logro de objetivos, debemos ser ejemplo de eso, ya que sino perderíamos toda credibilidad.

Lograr estar presentes favorece la creación de sinergia entre coach y coachee a lo largo de la sesión; todo fluye, y las preguntas nacen desde la confianza y el saber que estás conectado con el otro. Nacen desde el amor, dejando el ego a un lado. De hecho, cuando estás presente, el ego desaparece.
Solo desde la presencia seremos capaces de acompañar a nuestros clientes sin juicios, sin creencias, tan solo dejando fluir la conversación, y llevarlo hacia su mejor versión.
Estar presente no sólo aporta beneficios, sino que es un requisito que si se tiene, suma al proceso, si no estamos presentes, restaremos al proceso y por tanto al proceso de cambio que busca nuestro cliente.

Como coachee, he experimentado cuando el otro está presente en la sesión, sabes que está contigo, que te escucha de manera plena, que no piensa en otras cosas mientras le hablas, que te mira desde el amor y no desde el juicio, que todo lo que dices es importante, porque tú importas; y ese es el mejor regalo que te permite la presencia.
Por tanto, practiquemos, y crezcamos dejando atrás todos nuestros ruidos, para poder estar presentes en los procesos de coaching, ya que para nosotros, nuestro cliente es importante.

#1 
Escrito por ANNA GIRBAU MORENO en mayo 12th, 2016 @ 14:48

Después de leer el artículo me llevo que es la presencia la que inspira y eleva al cliente. Como ya hemos visto anteriormente, en otros artículos y seminarios, es justamente esta elevación y nueva perspectiva la consecuente de que el cliente pueda realizar un cambio de paradigma. Dicho todo lo anterior, llego a la conclusión de que si no hay presencia, no hay elevación y, por lo tanto, no hay cambio de paradigma posible; todo está sinérgicamente relacionado.
Son muchas las competencias y habilidades que el coach, como eterno aprendiz, debe aprender, practicar, mejorar, integrar y seguir potenciando durante toda su vida, pero en mi opinión, considero que por más talentoso que sea un coach, por más competencias y habilidades que éste domine, si no sabe estar presente, será incapaz de crear ese vínculo tan íntimo, poderoso y imperiosamente necesario, que inspirará y motivará al cliente y hará que el proceso de coaching sea exitoso para ambas partes.
Gracias Herminia por este artículo y por exponernos las pautas y requisitos necesarios para poder mejorar nuestra capacidad de estar plenamente presentes durante los procesos de coaching.

#2 
Escrito por Raquel Gómez en mayo 21st, 2016 @ 8:20

Date cuenta profundamente de que el momento presente es todo lo que tienes. Haz del Ahora el enfoque principal de tu vida. (Eckhart Tolle)

Quería empezar con esta frase de Eckhart, que, aunque quizás nos resuene más de “carpe diem”, es totalmente aplicable y va en línea con el poder de la presencia, beneficios y ventajas nos solo para el coachee, sino también para el coach.

Quiero hacer un mayor hincapié en el apartado de ¿Qué necesitamos para estar plenamente presentes?, en el post se citan una serie de puntos clave para conseguirlo y creo que existe un denominador común de todas ellas que sería (permitidme la redundancia) “estar plenamente presentes con nosotros mismos”.
Imaginaros si nos permitiéramos estar plenamente presentes con nosotros mismos, se cumplirían de alguna u otra manera esos 12 beneficios para con nosotros también?
Como bien sabéis… creo que sería prácticamente imposible estar presentes al 100% con un cliente si antes no lo hemos estado con nosotros mismos…

http://img.desmotivaciones.es/201201/Captura_390.jpg

Que importante la presencia para con otros y para con nosotros mismos…

#3 
Escrito por FELIPE ATEHORTUA en mayo 21st, 2016 @ 10:22

Quiero compartir con los lectores la toma de consciencia que hice hace unos días al volver a ver la película “Invictus”, de Clint Eastwood. Me inspiró el liderazgo del protagonista, Morgan Freeman – que representa a Nelson Mandela -. Mucho podría hablar ahora de cuáles son los aspectos que me inspiraron de él, para concretar, lo que más me llevo conmigo es su presencia. Su presencia como forma de reconocer al otro, vendría a ser algo similar a lo que significa el saludo “Namasté” del que también habla el libro “El poder de nuestra presencia”, de Miriam Subirana. “Mi ser reconoce y saluda a tu ser interior”. ¿Cómo? Mediante la quietud interior, el reconocimiento de tu persona “hola, estás presente, te sonrío y te saludo, tu presencia es importante” donde cada encuentro da posibilidad a infinitas oportunidades de enriquecernos, hacernos más sabios, sentir en positivo, etc.
Vamos por la vida con prisa, no mirando a los ojos a la persona que nos acaba de abrir la puerta del portal. ¿Hacia dónde vamos que tenemos tanta prisa?
¿Desde dónde estás presente? ¿Qué sientes cuando estás presente? ¿Quizás consciencia? ¿Quizás enraizamiento en el suelo? ¿Quizás conexión con el otro? ¿Cómo sabes que estás presente? ¿Cuáles son los indicadores que pueden ayudarte a saber si estás presente o no?
Me surgen estas preguntas para que como coachs, tomemos consciencia de cuáles son los recursos que nos permiten ser presencia. Algunos quizás lo vivirán en forma de sensación, otros en forma de vacío del flujo mental…
Consciencia personal para dar espacio a la consciencia del cliente a partir del vínculo consciente.

¡Gracias Herminia!

#4 
Escrito por Paula Folch en junio 16th, 2016 @ 9:02

Estamos cada vez más convencidos de la importancia de estar presentes en las sesiones y que es una de las competencias más arduas a trabajar. No la tenemos automatizada y tenemos que desaprender de la actitud del antiguo paradigma donde tener razón y a través de la autocrítica castigadora, es donde éramos seres responsables. Sinceramente (coincido con Felipe), me llamó mucho la atención las preguntas finales. Los alumnos somos muy conscientes de que tenemos que trabajar la presencia, estar en el aquí y ahora, con una escucha activa, interés por mi cliente, etc….pero me iluminaste al preguntarme ¿Qué puedes mejorar para incrementar tu presencia? ¿Con qué valores has de conectar? ¿Quién es un modelo de presencia que te inspire?
¿Cómo puede ayudarte “estar presente” en el desarrollo de tu liderazgo?, yo añadiría ¿qué capacidades tengo para estar en estado de presencia y qué me frena?. Les dejo un fragmento de unas de las películas que más me apasionan “El guerrero pacífico”. En esta escena, el maestro le dice al guerrero que nuestra mente reacciona ante una “percepción” de la vida, por lo que no somos lo que pensamos. Le sugiere “sacar la basura” y es cuestión de práctica. En el momento que no pensamos, nos dedicamos el 100% a la experiencia. La basura es lo que nos distrae de lo que realmente importa; este momento. https://www.youtube.com/watch?v=_XygM352HaU

#5 
Escrito por LUCIA OLAZABAL en junio 20th, 2016 @ 15:22

Estar presentes dentro del proceso de Coaching Teleológico es fundamental, es la llave que abrirá la puerta para generar procesos efectivos y la vía más adecuada para que haya cambios de conciencia en el cliente. Estar presente significa estar con uno mismo y con el cliente, conectar por medio de esta autoconciencia con la confianza del cliente para que pueda pensar, sentir y visualizar con nuestra ayuda diferentes puntos de vista para pasar a la acción.
Conectar con uno mismo permite observar lo que el cliente nos dice y desde nuestra intuición saber usar las herramientas que tenemos en nuestras manos, desde las preguntas, uso de materiales, el entusiasmo, acompañamiento, buen humor, la confianza. Todo esto está en la sesión donde le permite al cliente salir de su zona de confort y poder tener otra visión de su situación que le invite a pasar a la acción.
Lo que se me venía a la mente mientras leía el artículo es: ¡Práctica, práctica, práctica ¡

#6 
Escrito por Eliana Valencia en junio 20th, 2016 @ 16:35

Como en otros artículos comentas es muy importante conectar previamente a una sesión con nuestra propia presencia, respirando hasta llegar a un estado de tranquilidad, para que luego durante la sesión podamos disfrutar del baile con el cliente creando una burbuja entre ambos sin que nada nos interfiera. Así pues podremos percibir limpiamente lo que el cliente nos quiere decir con su discurso, las emociones que hay debajo de él y los valores que nos transmite gracias a una escucha empática sin juicios, dando reconocimiento al otro desde una mirada amable para que se sienta importante. Con nuestra autenticidad podremos inspirarle para que pueda conectar con el poder interior que tiene poniendo nuestra plena confianza en que puede conseguir los objetivos que se proponga y que estaremos ahí para acompañarle. También nos servirá para jugar con la creatividad ya que a partir del aquí y el ahora escogeremos una herramienta u otra, sabiendo fluir con el contexto y aprendiendo con cada toma de contacto. El sentido del humor será una base para modular el clima emocional subyacente, para que haya mayor resonancia y el cliente pueda sentirse mejor.
“El discurso del rey” de Tom Hooper muestra una clara autenticidad del logopeda con sus métodos poco ortodoxos y peculiares, acompañando al protagonista hacia su liderazgo aunque se resista al cambio, ayudándole a vencer sus propios miedos y poniendo plena confianza en que puede vencer su tartamudez con valentía.

#7 
Escrito por Gala Guasch en junio 26th, 2016 @ 18:18

Este post trata tan exhaustivamente de la presencia y de sus beneficios en la relación coach-coachee que es difícil añadir algo que sea significativo. Quizás lo mejor sea responder a las últimas preguntas, centrándome en como trabajar mi propia presencia. ¿Qué puedo hacer para incrementar mi presencia? Prepararme conscientemente para la sesión y mantenerme centrada. ¿Con qué valores he de conectar? Con el de la conexión, atención, escucha, presencia. ¿Quién es un modelo de presencia que te inspire? Mis profesores en el master son sin duda un modelo, también otros que he encontrado en otras materias relacionadas con el crecimiento personal. ¿Cómo puede ayudarte “estar presente” en el desarrollo de tu liderazgo? En todo… hay una gran diferencia entre estar presente y estar simplemente ahí… se nota, es palpable, se vive de otra manera, se capta todo de otra forma, hay una mayor conexión, un mejor entendimiento, una mejor disponibilidad, diría que se dan las circunstancias para dar lo mejor de mí misma.

#8 
Escrito por cristina espallargas en junio 27th, 2016 @ 10:17

Hola Herminia.

He de reconéixer que aquest article se’m ha resistit. Fa quasi un mes que vàrem acabar classes, i he tingut la sensació d’haver perdut tot allò après en elles. Tinc la creença que sóc una persona a qui li costen els canvis, i el fet d’haver deixat d’anar a classe, amb el ritme i el volum de treball que comportava, ha fet que em senti perdut. I justament el que més he perdut és la presència.
Porto unes setmanes en que visc pendent del que he de fer en un futur proper, i això condiciona el meu estat anímic, la meva predisposició al passar a l’acció i inclús la finalitat dels meus objectius. Perque en última instància, no sóc jo el responsable, ja que faig que els determinants siguin externs; si obriran la biblioteca o no, si tindré temps en una hora o no… etc.
I justament havia de topar-me amb aquest article. Casualitats de la vida, tant sabia ella sempre. 🙂

Del que extrec d’aquest article, és que la presència és el pal de paller d’un procés de coaching. És en ella a on es sustenta tot el procés. La presencia és l’habilitat mare de la que neixen totes les altres habilitats (escolta, anàlisi, percepció, confiança, …). És la que en capacita per a ser autèntics, trascendir del món mental i intern propi a l’exterior, i ocupar el nostre lloc en el món, en la vida, aquell lloc que és únicament per a nosaltres, i que ens connecta amb la resta de vida que ens envolta. Desconnectar-nos mentalment per connectar-nos de manera conscient a través dels nostres valors al que som i al que hem vingut a fer a aquesta vida (m’emociona quan hi penso, perque sento que formo part d’un tot immens).

És aquesta presència la que ens aporta confiança, i és amb confiança que podem transmetre confiança. Parlar de confiança sense transmetre-la no aporta res al nostre client. Hem de ser per poder compartir allò que som amb els altres > (“viure el que creiem”)

Me’n adono Herminia, que com a futur coach necessito a dia d’avui continuar el meu propi procés, perque és amb aquest que aconsegueixo connectar amb els meus valors, i aliniar-los amb les meves creences i les meves accions.

Encara a dia d’avui, em perdo per maneres de fer enquistades que em fan mal, per creences encara arraigades que m’autodestrueixen i per estratègies repetitives i ineficients.

Crec que puc arribar a la conclusió que després de llegir el teu article sento felicitat al adonar-me que encara em queda molt treball personal per arribar a ser la persona que sé que sóc i que vull que aflori per sobre de la identitat que tinc construida i que no em deixa ser.

Moltes gràcies, de nou, Herminia.

#9 
Escrito por Pol Rodríguez en junio 29th, 2016 @ 12:47

Mindfulness, palabra que significa estar presente aquí y ahora. Palabra que aprendí hace pocos años pero que me hizo cambiar mi manera de pensar en como seria aplicarla a la vida, no existe el pasado ni el futuro…solo el presente por ello es mejor centrarse en el, poniendo todos los sentidos y disfrutando del preciso instante.
El coach entiendo que cuando esta presente en la sesión, le permite fluir y hacer las preguntas que se requiere en ese momento. El coachee percibe ese fluir permitiéndole confiar y haciendo que le influya positivamente para encontrar las respuestas en su interior.
Estar presente y confiar en que todo ira como tiene que ir.

#10 
Escrito por Mònica Morales en julio 14th, 2016 @ 16:50

Una vez leído y releído el artículo necesito respirar hondo, de nuevamente soy consciente del camino que me queda por recorrer para conseguir mi propósito y mi mente me repite “ánimo, lo importante es no defallir y dar cera y pulir cera”.

Mi presencia va mejorando en la medida que consigo vivir en paz y en armonía conmigo mismo, es el primer paso para estar en paz con los demás. Para conseguirlo antes debo hacer totalmente las paces con mi pasado.
Consiguiendo la paz interior, voy a ser más tolerante, comprensiva, segura, voy a tener la capacidad de afrontar lo que la vida me depare, sin temores, sin miedos.

Como futura coach es imprescindible tener la mente tranquila para poder escuchar plena y empáticamente a los clientes y tener la capacidad creativa de dar feedbacks y generar preguntas poderosas. El logro pasa por conectar los valores, como el amor, la paz, el respeto, la escucha, la tolerancia, la creatividad y la fuerza interna y desde aquí, mis respuestas y mi actitud van a ser de una presencia plena.

Míriam Subirana: “Cuando estás en un estado de plenitud, tu presencia influye”

¡Muchas gracias Herminia!

#11 
Escrito por Rosa Mari en julio 25th, 2016 @ 15:53

Este artículo me ha hecho conectar con la autenticidad, porque desde luego si quieres ser un buen coach, tienes que ser autentico y trabajar desde tu ser, desde tu esencia más profunda. No puedes ayudarle a alguien, si tú no has recorrido tu camino, has de trabajar tus sombras y tus puntos flacos y reforzar, cambiar y convertirte en la persona que realmente quieres ser y sólo desde ahí, podrás acercarte a otros con total limpieza y claridad.

Sé que me repito mucho, pero la labor del coach es inigualable, tanto a nivel personal como a nivel profesional, es un trabajo que no acaba nunca, que siempre está en proceso, en desarrollo y con el cartel de obras, pero es cierto que el sólo conectar con lo que realmente piensas y sientes, ya te hace recorrer un largo tramo del camino y el ya poder centrar toda esa consciencia y atención en otro, de esa manera tan transparente, me parece que va más allá de lo que se puede desear.

Cada día se trata de intentar ser la mejor versión de sí mismo y aunque parece una frase trillada, creo que es a lo que tendrían que aspirar todas las personas, ya que es lo único que queda después de todo, lo que nadie te puede arrebatar, lo que se irá contigo y si en esa esencia encuentras un momento para compartirla con los demás y darte y reconocerlos como únicos en el mundo entonces serás un buen coach.

#12 
Escrito por Claudia Zapata Caicedo en julio 27th, 2016 @ 11:57

No podía comentar el artículo sin antes elaborar un dibujo. Se me hace tan imprescindible mantener presente la presencia, que tras la lectura, la vi plasmada en forma de árbol, en su follaje los frutos, el aporte que ofrece, en sus raíces, lo que necesita para nutrirse, el soporte de nuestra presencia, o como diría en otras palabras Miriam Subirana, todo aquello que ayuda a pulir nuestra presencia. Ahora que he terminado el dibujo, agregando en el mismo los doce beneficios y las 8 competencias, lo he colgado en mi pared a modo de recordatorio, pues en esencia el buen vivir trata de ello “estar presente” y cuanto más lo activemos, más y mejor observaremos, amaremos, aceptaremos, facilitaremos, inspiraremos, crearemos y compartiremos, desde un corazón abierto, una cabeza comprensiva y humilde, y una mano dispuesta. Lo cual desemboca en el servir, servir a los demás desde mi propio liderazgo.

#13 
Escrito por María Boggiero en julio 29th, 2016 @ 17:20

12 beneficios para estar presente en el Coaching teleológico y en la vida. Como ya hemos hablado en ocasiones anteriores, el coach es durante y después de la sesión, y práctica de dentro a fuera. Por lo tanto, entiendo el “estar presente” como un hábito y una actitud para con la vida.

Estos 8 puntos que compartes como requisitos o lista de chequeo que contribuyen a estar presente son todos necesarios y creo que están muy bien organizados en el orden de prioridad. Porque si no hay una base buena de autoconocimiento no podemos progresar en nuestra calidad como Coach y avanzar con éxito en los procesos de nuestros Coachees.

Para mí los mejores maestros son los niños. Observar y vivir con ellos en plenitud, bailando a su ritmo, sin juicios y regalando toda su presencia en cada instante. Es la forma más auténtica y genuina de mostrar nuestra capacidad de estar presentes.
Gracias Herminia!

#14 
Escrito por Irene Palacios en agosto 6th, 2016 @ 9:59

El estar presentes es fundamental, es la clave de la vida. Cuando un cliente nota tu presencia y sabe que estás ahí se abrirá más en el proceso de coaching. La amabilidad para con el cliente dará lugar a tomas de conciencia potenciales y poderosas. Los beneficios son todos imaginables y conocidos. Bajo mi punto de vista cuando un cliente no nota atención y acompañamiento, difícilmente hablará con claridad y normalidad de aquellas cosas que le conciernen. Creo que es muy fácil fallar como coach si no dominamos el estar presentes. Una simple distracción puede hacer que perdamos una palabra importante, clave que diera lugar a una pregunta poderosa y removedora. No podemos permitir no estar presentes.
La escucha activa, la mirada, la postura, el entendimiento… tenemos que poner toda la carne en el asador si queremos conseguir la perfecta relación entre coach-coachee.
Muchas veces nos preocupa no saber qué preguntas poderosas emplear, sin embargo lo que se nos escapa es que poniendo como premisa principal el estar presente, las preguntas poderosas fluirán por nuestra mente sin tanto esfuerzo. Estar presente, tampoco quiere decir que nos debamos involucrar hasta sentirnos los salvadores de la persona que tenemos delante, todo debe estar en su justa medida

#15 
Escrito por Sara Berrocal Valenzuela en agosto 9th, 2016 @ 15:41

Si hay una asignatura extraescolar para los que estamos iniciando este camino, es la de estar presentes!!
Siempre es necesario continuar practicando esta habilidad, puesto que no es tarea sencilla, que facil es distraerse y que difícil estar presentes pero sin ego, hemos de intentar encontrar ese equilibrio. Existe un dicho popular que dice: “Tu ausencia es una sutil forma de estar presente”.
Vivimos en una sociedad en la que muchas veces se premia el aparentar y la imagen y no nos podemos dejar llevar por ella, hemos de ser nosotros mismos, en esencia pura.
Me quedo con tres ítems a recordar:
Ser yo misma.
Meditar (aquí y ahora).
Y buscar alguien que me inspire, Hermínia tú eres un ejemplo a seguir, me fascina tu presencia en los procesos que he podido presenciar.

Gracias por todo lo que nos enseñas!

#16 
Escrito por Aida en agosto 11th, 2016 @ 11:01

Los beneficios de estar presente y consciente son múltiples y evidentes tanto en el coaching como en la rutina diaria, pero en el primero es vital para que el profesional pueda ejercer su rol con un mínimo de eficacia. Un proceso de coaching en el que el coach no logre estar presente no habrá servido para nada.

Sólo desde la presencia podremos como coachs conectar con nuestro cliente y acompañarle para que se conozca profundamente y experimente con las herramientas que le proporcionaremos en cada momento y con las estrategias que el propio cliente validará para la consecución de sus objetivos.

Nuestra responsabilidad como coachs es estar al 100% en cada sesión con todo nuestro cuerpo, mente, corazón y espíritu al servicio de nuestro cliente. Especialmente importante es recordar que el protagonista es él/ella y que debemos aceptar su esencia tal cual es. El coach danza al ritmo del cliente y no lo contrario.

Entrenar diariamente cualidades como la empatía, la amabilidad, la coherencia, la integridad y el compromiso será clave para poder desempeñar bien nuestro rol de coach. Asegurar desde hoy mismo nuestra presencia en el momento presente y mantenernos perseverantes en la integración de dicho hábito será esencial para nuestro futuro desempeño como coachs.

Coincido con mi compañera Irene en que los modelos que más me inspiran en este sentido de vivir el momento son los niños. Observarlos me maravilla y me llena de asombro, ¡qué gran capacidad tienen para vivir con intensidad el momento presente!

#17 
Escrito por RAQUEL GARCÍA en agosto 14th, 2016 @ 16:10

Me viene a la memoria el maravilloso libro de Miriam Subirana, El poder de nuestra presencia. Estar presente es una forma de estar y de vivir en este mundo. Para poder estar presentes primero hay que ser consciente de que nuestra presencia comunica, es imposible que no lo haga. Y, por lo tanto, estoy de acuerdo en que lo primero que necesitamos es autoconocimiento, quién soy yo? Que transmito? Y después confianza. Confianza en el cliente, en el proceso, en la metodología y en nosotros mismos.
Me gusta y coincido en que el planteamiento de este artículo pone el acento en que estar presente tiene un efecto positivo recíproco. El cliente se beneficia de un coach presente, y el coach se beneficia de estar presente, ambos se benefician. El cliente se sentirá escuchado, valorado, guiado, reconocido, validado. El coach fluirá en el proceso, el esfuerzo no será advertido, aprenderá de su cliente y de sus paradigmas, podrá elevar a su cliente, ampliar su mirada provocando tomas de consciencia nuevas y algún eureka!
Os dejo este video cortito donde Miriam Subirana habla de lo que significa para ella “estar presente”.
https://www.youtube.com/watch?v=pu0FFNzkvsw

#18 
Escrito por Ana Sánchez Castillo en agosto 26th, 2016 @ 10:57

Para mí la presencia se resume en aquella capacidad de creación de una atmosfera serena, saludable, agradable, confiable, basada en el vivir el aquí y ahora, donde todos nos sentimos confortables y permite a partir de ahí, alentar y motivar al coachee en el proceso de cambio.
Si un coach está plenamente presente, es que está haciendo muy bien su trabajo. Se nos presenta la presencia como un núcleo alrededor del cual gira el proceso de coaching.
Destacaría la utilidad de una de las preguntas finales referente a ‘quién es un modelo de presencia que me inspire’, pues el tener un referente a quien podamos ‘acudir’ nos permite de forma rápida y fácil, solo visualizando a esa persona recuperar o reconducir una situación. En el caso que nos ocupa, podría ser pensando en ¿qué haría aquella persona en esta circunstancia?; ¿Cómo se comportaría?.

#19 
Escrito por Joan Ferran en agosto 27th, 2016 @ 17:08

Este artículo me ha llevado de vuelta a aquel libro, “El poder de nuestra presencia”, de Miriam Subirana. Su lectura me hizo pensar y reflexionar sobre qué es lo que transmitimos desde el ser, y de qué modo esto conectaba con los demás.

Estar presentes implica dejar lo de “fuera” fuera. En las sesiones de coaching, esto significa que, mientras transcurre la sesión, no existe nada más allá fuera del coachee. Es un espacio donde, durante un tiempo limitado, para todos nuestros sentidos, para nuestra capacidad de atención, percepción y comprensión, lo más importante es el cliente.

No es nada fácil estar presente. Tenemos nuestra propia vida, con todo lo que ello implica. Y habrá ocasiones en las que, sin duda, nos costará mucho más estar presentes en el proceso. Por eso es tan importante, desde la humildad, reconocer que todos tenemos y tendremos cosas a trabajar. Y desde esta misma humildad, si queremos acompañar a nuestros clientes, seguiremos trabajando y mejorando, convirtiéndonos en la mejor versión de nosotros mismos.

¡Muchas gracias, Herminia!

PS: Pido perdón, este comentario iba destinado a este artículo, pero lo publiqué por error en otro.

#20 
Escrito por Diana Sánchez Casanova en agosto 28th, 2016 @ 17:38

Como coaches, no nos podemos permitir no estar presentes. Imprescindible para poder ofrecer tu mejor versión como persona y como coach. Sinceramente creo que la presencia es la competencia nuclear del coach por excelencia, es la habilidad núcleo de la que nacen todas las demás: escucha activa, escuchar sin juzgar, empatía, respeto, observación/percepción, ofrecer un buen feedback, confiar en mi misma, confiar en la vida, ser autentica, poder realizar preguntas poderosas, etc…

Para estar presente te conecta con quien tu eres realmente, con tu esencia, con tu verdadera identidad, libre de “paripés”, libre de más, desde quien soy realmente y ofrezco lo mejor de mí a aquel cliente que tengo ante mí o a cualquier persona con la que esté interactuando.

Algun@s compañer@s han mencionado la película “El guerrero pacífico” (que me encanta y me inspira muchísimo) y en concreto personalmente me quedo con aquel concepto de “SACAR LA BASURA DE TU MENTE”.
Basura es cualquier cosa que te distraiga de lo que realmente importa, este momento, aquí y ahora.
¿Cómo sabré que estoy presente antes de iniciar una sesión? Paro, respiro y conecto con los valores que me vinculan al momento que estoy viviendo, a la vida en general.
Desde ese liberarme de todo pensamiento inútil o limitante, me siento más libre, me vacío de mi, estoy aquí y desde aquí y desde quien soy realmente te escucho, te respeto, te valoro, soy empática, fluyo, te pregunto, te devuelvo….. Ofrezco un espacio autentico, de confianza, ofrezco palabra y ofrezco silencio…
Además de los 12 beneficios que haces constar en el artículo me quedo muy mucho con lo que puedo hacer yo para estar plenamente presente, con aquello que está en mi mano para practicar el poder de mi presencia. Esa presencia trasformadora e inspiradora, que llegue a mis clientes y creo que solo puede surgir básicamente de un profundo autoconocimiento y de una conciencia plena.
Por un lado se me hace cuesta arriba, me abruma en cierta medida, la cantidad de competencias que he de trabajar para convertirme en aquella coach que quiero ser y por otra me motiva el reto, me inspira en sí mismo y agradezco mucho tener unas pautas, como las que me ofrece este artículo, en las que poderme apoyar o que me puedan servir de guía como indicadores en mi propio proceso. ¿Si como coach no estoy presente, desde donde puedo pretender que lo esté mi cliente?

#21 
Escrito por FABIOLA MARTIN en septiembre 11th, 2016 @ 20:45

“Cuando plenamente presentes conversamos con nuestros clientes, cooperamos con ellos desde el respeto y la escucha ¿cómo? planteándoles desafíos para que superen aquellas creencias que los limitan, sus miedos, inseguridades y su tendencia al control para que acepten y asuman la responsabilidad de pasar a la acción con pasión y entusiasmo. Aprovechando todas las ocasiones que nos ofrezcan para felicitarlos y valorarlos”.

En mi opinión esté párrafo resume muy bien que es el Coaching Teleológico,para qué sirve y como ejercerlo.
Durante este máster he aprendido que nuestra presencia consciente o plena necesita de estar centrada en nuestros principios para poder transmitir coherencia y seguridad en todas nuestras decisiones, acciones y relaciones.
Como coachs, con esta presencia consciente, podemos usar el poder del silencio para contemplar como el cliente se manifieste en toda su globalidad (lenguaje, postura, emociones, acciones) y el poder de la palabra para guiar al cliente en su proceso de cambio, comprobar que lo estamos entendiendo, devolverle su reflejo, animarlo y comprometerlo en su plan de acción
Como coachs, durante las sesiones,hemos de tener la mente y el corazón abierto a nuestros clientes.Y la cabeza y la consciencia enfocadas en lo que allí está pasando.

#22 
Escrito por Pilar Peña en septiembre 13th, 2016 @ 11:42

Si en l’article que havíem de comentar amb anterioritat he parlat del mirall com a metàfora de revisar-nos a nosaltres mateixos, el fet d’estar presents en una sessió de Coaching Teleològic ens fa ser un mirall per al client. Tornem a parlar de la plena consciència. Estar present és fonamental però és molt difícil treballar la presència per si sola, al meu parer. Per això és fonamental el què necessito per estar present, ja que si fem això, inevitablement la presència tindrà lloc. “El poder de nuestra presencia” de Miriam Subirana és un llibre magnífic per aprofundir sobre el tema.
Si potencio el meu autoconeixement, si tinc una visió clara del procés, la sessió, etc. pel que fa a la metodologia, si visc plenament l’ara i aquí, si sóc amable amb el client i em sento segura, si he treballat la capacitat d’escolta i escolto de manera activa el client, si he après a donar bons feedbacks i ho faig perquè sóc conscient de les necessitats del client i si sóc coherent i estic compromesa amb el Coachee… possiblement guanyaré en presència.
Com ens ha respost l’Hermínia al “per a què”, pregunta estrella en el Coaching Teleològic, l’estar present comporta molt beneficis per al client i per a nosaltres mateixos. A l’article en cita 12.
M’atreveixo a dir que no és tant pels beneficis que comporta sinó que és un requisit imprescindible en l’exercici del Coaching. Un bon Coach ha d’estar present. Amb el client i a ser possible, amb tothom. A tot arreu.

#23 
Escrito por Júlia Coll Pons en septiembre 13th, 2016 @ 17:45

¿Me gustaría destacar de este escrito una frase que particularmente me ha gustado: “Cuando el coach está presente, crea conjuntamente con su cliente una relación que les involucrea íntimamente”. Estar presente en el mundo actual para mí es un reto, supone dejar la mente libre de todos los vayvenes y distracciones que tiene un mundo definido por la inmidiatez, lo rápido, evitar los tempos de la vida…
Un cliente que viene a nosotros nos está pidiendo tiempo, nos está pidiendo presencia, nos pide que durante 1 hora, quiere sentirse que aquello que nos comparte es importante y que es valioso para nosotros. Lo ligo con el RESPETO. Dar presencia, dar tiempo, darle al otro el lugar que le corresponde es un acto de amor, un acto de respeto.
Ánimo a todos los compañer@s para trabajar esta bonita herramienta que tenemos tan potente para ser unos buenos Coachs!

#24 
Escrito por Sergi Montells en septiembre 25th, 2016 @ 16:15

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog