Potenciar hábitos para desarrollar la creatividad

Post escrito por Hermínia Gomà en febrero 15, 2014
Categorías del post: General

Jardin-zen-500x333

 

Potenciar hábitos para desarrollar la creatividad

¡Qué importantes son los hábitos en nuestras vidas! Gracias a los hábitos podemos crear. Parece contradictorio, pero sin hábitos el proceso creativo no es posible. Tal y como explicó José Antonio Marina -en su artículo del suplemento Estilos de vida, de La Vanguardia del sábado 15 de febrero- deberíamos de reconocer el papel de los hábitos en el proceso creativo, sobre todo en estos momentos en que necesitamos encontrar propuestas creativas e innovadoras para liderar nuestros equipos o liderar nuestras vidas.

Sin hábitos es imposible dotarnos de los automatismos que nos permitirán desarrollar plenamente nuestro talento creativo. De acuerdo con Marina: “Las más altas invenciones del espíritu se construyen con los humildes ladrillos del hábito. Sólo los automatismos aprendidos por el pianista, o por el escritor, o por el matemático, les permiten después hacer cosas nuevas. No existe la creatividad espontánea”.

Saber que los hábitos nos ayudarán a desarrollar nuestra creatividad
puede tener unas consecuencias de gran impacto en nuestra vida personal y profesional
como padres, profesionales, directivos, empresarios o coaches.

Desde nuestro modelo teleológico entendemos el hábito como una intersección de conocimiento, capacidad, deseo y sentido.

 

hábitos en Coaching teleológico

 

El sentido está relacionado con la finalidad, orienta la acción que voy a aprender, las nuevas conductas que integraré. Es básico saber “qué quiero cambiar”, pero si dicha decisión no está basada en un sentido que responde a la pregunta “para qué quiero cambiar” no dispondremos de la energía suficiente para lograr nuestro objetivo. La voluntad y la habilidad surgen de manera natural cuando estamos seguros del “para qué”, de la finalidad. En nuestro caso, ¿para qué quiero aprender? ¿Para qué necesito incorporar nuevos hábitos en mi vida? ¿Quién seré cuando haya incorporado estos nuevos hábitos?

El cambio de hábitos es un proceso que requiere atención y dedicación, esfuerzo y disciplina. Practicar, corregir, aprender, practicar, corregir, aprender. Cuando aceptamos que somos eternos aprendices… todo es posible.

Desde cualquiera de nuestros roles podemos llegar a ser creativos si trabajamos en nuestros hábitos, ya sea como directivos, como padres, como profesores, como pareja, tanto en nuestros roles personales como profesionales. ¿Qué hábitos tengo que cambiar: hábitos de liderazgo, hábitos más saludables, hábitos de relación con los demás?

En esta vida creo que todos hemos venido a aprender alguna cosa y
a aportar desde nuestros talentos y nuestra creatividad.

Hoy me centraré en hábitos profesionales, concretamente en aquellos relacionados con la profesión del coach.

Mis alumnos están habituados a escucharme decir: Dad cera, pulid cera”. No es fácil dar cera y pulir cera. No todos los alumnos lo comprenden y aceptan fácilmente. Son personas que valoran la espontaneidad, pero si quieren llegar a ser profesionales universitarios del coaching deberán automatizar metodología, procedimientos, actitudes y técnicas para realizar de manera natural procesos de cambio con sus clientes.

Al principio hay ciertas resistencias e incredulidad pero sigo animándoles: “Practicad y practicad, corregid, aprended y volved a practicar, el premio llegará. Practicad la conversación una y otra vez, practicad los feedbacks, el flujo de pensamiento, el silencio, la escucha, etc. Llegará el momento en que lo integraréis y estaréis realizando verdaderas conversaciones creativas con vuestros clientes o equipos. Danzaréis con ellos. Las conversaciones fluirán de manera creativa, seréis creadores de conversaciones poderosas”.

Como dice Marina: “No existe la creatividad espontánea”. Los coaches precipitados que piensan que no tienen nada que aprender, que pueden improvisar e inventarse las conversaciones acaban en un callejón sin salida en sus sesiones y en sus procesos. Lo podemos comprobar en las sesiones de mentoring y supervisión.

Lo habitual es que hasta que el alumno, futuro coach, no lo comprueba personalmente, no toma conciencia de los hábitos que necesita integrar para llegar a ser un excelente profesional, así como para fluir y crear “magia” en cada una de las conversaciones que realice con sus clientes. Como el bailarín que danza y sabe transfigurar el esfuerzo en gracia, el coach ha de saber transfigurar su aprendizaje en una danza con su cliente. No hay pisotones, ni traspiés, ni desajustes, ni desorientación, ni precipitación, ni piruetas individuales. ¡Hay música, hay danza con el cliente!

El esfuerzo lo habrán realizado con anterioridad automatizando ciertos hábitos. Primero técnica, conocimientos, esfuerzo; después vendrá la genialidad y el acto creativo que se sostendrá en el tiempo. El rol de coach no se improvisa. Es una lástima que algunas organizaciones vendan “coaches exprés”, en pocas horas usted estará acreditado. Realmente es cierto, podemos acreditar, dar un título a alguien, pero ese título no lo convertirá en coach. Debajo de un buen hacer hay técnica, hay esfuerzo, hay interiorización de unos hábitos. Hoy en día algunas personas solamente acumulan títulos en lugar de crear hábitos que les permitan ser los coaches que nuestra sociedad necesita.

Para “ser coach” es imprescindible automatizar aquellos hábitos que garantizarán
resultados positivos a las personas y equipos a los que acompañemos.

Para potenciar nuestros hábitos y desarrollar nuestro poder creativo, considero fundamental que nunca perdamos la conciencia de considerarnos eternos aprendices.

 

No existe lo imposible.

Hermínia Gomà Quintillà
15 febrero 2014
Barcelona

Comentarios del post

Per començar el post voldria parlar una mica d’una companya meva de la feina, l’Aida.

L’Aida és l’encarregada de fer totes les coreografies de les rítmiques de terra de les gimnastes del Club Gimnàstic Osona. Fa unes setmanes em va cridar especialment l’atenció la manera en la qual ella treballa. Ella escolta una música la interioritza i la retorna en forma de moviments harmònics a ella, és a dir, flueix amb la música. Cada vegada que se sent Aida ves a revisar la ritmica o Aida ves a crear una ritmica, veig tot el potencial de la creativitat en estat pur.

Doncs bé, l’Herminia ha anomenat que hem de dançar amb els nostres clients i ho he relacionat amb l’anecdota anterior de la següent manera: Jo sóc l’Aida que escolto la música que és la conversa amb meu client i flueixo amb ella (encara em falta donar i polir molta cera per fer-ho correctament).

I ara us preguntareu, perquè parla de l’Aida? Doncs bé, aquesta setmana vaig poder gaudir de la Primera fase de Catalunya de Gimnàstica artística femenina a Salt on i participaven totes les joves promeses d’aquest esport. En aquesta competició vaig poder veure amb els meus propis ulls quina era la diferència abismal entre una rítmica de creada per l’Aida i una creada per un altre club. Era impresionant veure com realment les seves rítmiques fluïen i semblaven naturals i les de les altres els moviments no anaven acord amb la música i més aviat semblaven robots.

Lo mateix passa en el món del Coach, com ha dit l’Herminia anteriorment no ets coach per estar acreditat, ja que com en l’exemple anterior, totes les altres entrenadores estaven acreditades, però era l’Aida amb el seu fluir i creativitat que realment marcava aquesta diferència. De moltes coses es pot aprendre, només falta saber per a què ho aprens!.

#1 
Escrito por Cristian en febrero 17th, 2014 @ 11:20

¡ Dar cera , pulir cera ! ¡ Cuántas veces escuchada y leída esta frase ! Entraña tanto disciplina como voluntad , para mi junto con la pasión fundamentales para conseguir ser un gran coach.
Hace unas semanas me puse como objetivo de coach ser más creativa, más flexible, y justo llega tu artículo… cosas del destino!
Me ayuda mucho la idea clave de este artículo de que la creatividad no es espontánea, y creo que es aquí, donde radica el éxito de los aprendices de coach, la creatividad no debe confundirse con saltarse las » normas» , las bases , las teorías sino que debe sustentarse en ellas.
Aquí también entra en juego la » humildad» tan necesaria para ser un coach. No somos más que el que tenemos delante, no somos su profesor, somos alguien que va a escucharle , a acompañarle, y sobre todo, tenemos la fe de que tiene todo lo necesario para conseguir alcanzar su objetivo.
No hay un buen coach sin que haya pasado por un cambio, por » quitar» sus capas , y exponerse a lo que » va a ser nuestra profesión».
Sólo viendo en tu propias carnes , eres capaz de lograr auténticos cambios en tus clientes, crees en ello desde el corazón.
La acreditaciones desde luego son una realidad, pero no servirán de nada si no existe previamente esto.
Gracias Herminia, me has inspirado nuevamente y dado energías.

#2 
Escrito por Laura Bravo en febrero 17th, 2014 @ 12:34

Me quedo e identifico con lo de ser un eterno aprendiz, ávido de conocimiento, ávido de novedades y nuevas formas de hacer y de ver la realidad que nos rodea.
Leyendo el articulo recuerdo una conocida frase de Einstein que dice “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.
Solo con la voluntad y la determinación de ser aquello que deseamos ser podremos llevar adelante los cambios necesarios para serlo, el deseo de cambio para un qué determinado y con la voluntad necesaria pueden convertirse en un motor imparable
Como futuro Coach asumir e interiorizar la postura del eterno aprendiz junto con dosis elevadas de paciencia pueden ser valores en los que apoyarse para poder adquirir los conocimientos, técnicas y habilidades para un mayor desarrollo futuro, profesional y personalmente.

#3 
Escrito por David Ugalde en febrero 17th, 2014 @ 13:05

Totalment d’acord amb en Cristian.Quan a les sessions de mentoring he pogut presenciar la feina de companys mes avançats, la sensació es de musica que flueix, es percebeix una naturalitat en l’encadenament de preguntes i tens la impressió de que el coach no està fent un esforç sino que la cadencia la va donant la situació.
Soc molt conscient que darrera d’això hi han moltes hores d’estudi, de pràctica, i que per assolir aquesta fita, darrera hi ha un gran esforç personal.
Quan comencem la nostra feina d’aprenents tenim la sensació de que això ens costarà molt d’aconseguir-ho, i no veiem el moment de començar a fer processos.Cal treballar els hàbits perquè aquests s’automatitzin i arribar al estat competent-inconscient.El camí es llarg, tenim ganes i il.lusió, treballem molt, i contemplem un horitzó que esperem que treballant objectius cada cop sigui mes a prop.

#4 
Escrito por Empar Pérez en febrero 17th, 2014 @ 13:24

Hola a tod@s.
Hace tiempo empecé una formación basada en el movimiento y mas concretamente sobre la autoconciencia a través del movimiento. Era el año 89, en aquel momento las hormonas de la juventud interferian en ese mágico proceso del aprendizaje, pero la curiosidad y las ganas e aprender me llevaron a entender que lo primero es darse cuenta de…luego viene un proceso interesante de observar y detectar hábitos, sean buenos o malos, pero identificar y aceptar fué el primer paso. Observar y aprender mi propio movimiento fue algo extraño pero revelador, ya que a través de él pude observar mis propias maneras de hacer las cosas y de como podia mejorar su efectividad, reduciendo el esfurezo y aumentando su funcionalidad y creatividad. Cuantas veces me pregunté que estoy haciendo aquí?
Fue el tiempo y la aplicación de los contenidos (encerar y frotar y volver a encerar, etc) poco a poco todo se pone en su sitio, y poder aplicar lo que aprendí…
Tuve la gran suerte de entrar a trabajar en el instituto de danza y del teatro de Barcelona, como profesor de biomecanica y movimiento y mi función era que los bailarines aprendieran a optimizar su esfuerzo y aumentar su eficacia, obviamente sin dejar de ser ellos y que la danza fuese la manera de poderse expresar con la máxima facilidad y creatividad posibles, minimizando el riesgo de lesión, pues conocian su cuerpo y la manera como utilizarlo.
Fue entonces cuando entendí que estava aprendiendo a aprender y que era el inicio del inicio.

Y os escribo una cita de Moshe Feldenkrais.

Hagamos lo imposible, posible.
Lo posible, fácil.
Y lo fácil, elegante.

Para cambiar cualquier hábito, primero nos hemos de dar cuenta de su existéncia y luego actuar.

#5 
Escrito por Jordi Fabregat en febrero 17th, 2014 @ 18:08

M’ha agradat molt aquest article!!

Des de que vaig començar aquest Màster (i nomès fa uns 4 mesos) la paraula que més m’ha identificat ha estat: APRENDRE!! De debó que em considero un afortunat, en aquests 4 mesos no he deixat d’aprendre coses noves. La meva motivació actual són les ganes que tinc de seguir aprenent sobre el tema del coaching. Crec que em queda moltiiissim per arribar allà on jo vull arribar, però nomès aquestes ganes són les que em mentenen actiu i apassionat!

Tambén remarcar que estic molt dacord amb el que diu la Laura sobre el tema de ser humils. Un coach ha de ser molt sincer amb ell mateix i amb la persona que te davant. Un coach ha d’estar el més «net» possible per poder arribar a aquest nivell d’harmonia i fluidesa. És un treball d’auto-aprenentatge que em sembla essencial, continuo i apassionant!!

Moltes gràcies Herminia!

#6 
Escrito por Pau Hernàndez Torns en febrero 17th, 2014 @ 21:14

Gracias Herminia,
El artículo me ha ayudado a afirmar mi modo de entender el Coaching. Desde mi modo de ver las cosas, hacer un buen Coaching es una manera de ver la vida y por consecuencia una manera de vivirla y no el título que pudiera conseguir por haber probado un examen. la gran prueba esta en el día a día practicar, equivocarse, corregir y practicar de nuevo…
Muchas Gracias por este artículo tan alentador!!

#7 
Escrito por Avi en febrero 18th, 2014 @ 9:02

Leyendo el articulo me he dado cuenta que nos es más facil tener hábitos en roles como el de pareja, hijo o padre, es decir, sabemos la finalidad del cambio, el para que. Acostumbramos a tener errores en este tipo de roles y entendemos que tenenos que aprender de ellos y cambiar aspectos para llegar a automatizar nuestras acciones y poder ser creativos, incorporando nievas conductas. No necesitamos de la voluntad porque no lo vemos como una obligación o como un esfuerzo, sino que al querer ser un yo mejor nos pasamos la vida aprendiendo y creando para llegar al objetivo de quien queremos ser. Pienso que simplemente seguimos las pautas de la sociedad, vamos creciendo a medida de vivimos.
En cambio, cuando hablamos del rol profesional nos cuesta ver la finalidad del cambio y de ser crearivos. Nos pensamos que una vez acabada la carrera, los estudios ya lo hemos aprendido todo. Nos ham dado las pautas para ser profesionales. Tenemos la teoria, sabemos que pasos hay que seguir, entonces, para que ser creativos?
En carreras como medicina o psicologia se dice que hay que estudiar toda la vida para no quedarnos atrás, pero entendemos este estudio como para crecer profesionalmente y poder ser crearivos o simplemente es una mera cuestión que sabemos que nos toca hacer poque la ciencia abanza cada dia y necesitamos saber más teoria?
Por mi parte, reconozco que me cuesta ponerme a aprender más, me falta voluntad. Pero este año haciendo estas practicas y el master me he dado cuenta que quiero crecer, que quiero aprender para un dia poder ser creativa con mi profesión y bailar con mis pacientes.
Este tipo de articulos me ayudan a reflexionar sobre que profesional quiero ser y que tengo que cambiar.

#8 
Escrito por Andrea badet en febrero 19th, 2014 @ 13:37

Gracias Herminia, por este articulo. Una vez más reafirmo la idea de que ser coach es una forma de vida, una actitud coach en todos los aspectos de la vida nos hace «dar cera, pulir cera».
Llegar a «danzar con el cliente en una conversación es un arte» y como tal debe ser desarrollado desde diferentes ángulos de crecimiento personal, espiritual y social. Poner atención en la conversación una y otra vez, practicando los feedbacks, el flujo de pensamiento, el silencio, la escucha y la auto meditación.

un abrazo desde Santiago, Chile

#9 
Escrito por Tatiana Hutinel en febrero 19th, 2014 @ 18:55

Per acompanyar al cavall cap a casa seva, primer serà necessari aprendre a comunicar-se amb ell. Confiar, escoltar-lo i respectar-lo poden ser unes bones claus per a aquest aprenentatge. Poc a poc, aprendrem que els silencis també formen part de la comunicació instintiva dels cavalls. També notarem a vegades com s’enfaden, estiren les orelles i es posen nerviosos; i nosaltres no sabrem què està passant: què és el que els hi fa boicotejar el seu camí? Aquesta incomprensió molts cops provocarà que projectem els nostres pensaments i emocions en el cavall. Necessitarem TEMPS, PACIÈNCIA i PRÀCTICA per aprendre a escoltar i conversar amb el pensament de l’animal. Així doncs, l’aprenentatge resultarà una qüestió d’actitud. Una actitud eterna que haurem d’emprendre si volem fluir amb el cavall. Arribarà un moment en que la conversa ens podrà dur junts a galopar pel bosc. Galopant correm el risc de trobar espectaculars paisatges, rius i cascades que no sabíem que existien. La fluïdesa és el que porta al cavall a afinar els seus sentits i a arribar a indrets nous…

#10 
Escrito por Emma G. en febrero 20th, 2014 @ 10:58

Un altre vegada ens has fet pensar Herminia¡¡
Si et sóc sincera, als primers seminaris del máster pensaba: bueno una conversa es simplement deixar-te portar pel sentit comú, escoltar i després tot fluirà, que equivocada estaba. Després d’haver assistit a uns quants mentorings i supervisions t’adones que és super important la metodología, i potser després d’haver-la aplicat en infinitats d’ocasions serem capaços de ser creatius e incorporar part de nosaltres mateixos en la nostra feina, peró per arrivar aquí es imprescindible tenir molt integrat tots els passos que s’han de dur a terme, i si es així será més fácil que apareixin la intució i altres capacitats tan necessàries per el exercici de coach.Jo ho comparo a quan preparo una travessa amb el barco. Hem de repassar que tot estigui a punt, que les escotes estiguin en condicions, els aparells electrónics funcionin bé , portar prou gas-oil etc. Un cop que tot aixó ja està controlat, és molt probable que durant la travessa tingui la sensació de que alguna cosa no funciona (intuició) peró sabré del cert que no será pas perqué no ho hagi preparat a consciència i aixó em tranquilitzarà.

#11 
Escrito por Mercè Carbonell en febrero 20th, 2014 @ 12:39

Gracias Herminia por el post!!
Además del dar cera pulir cera, siempre intento recordar lo que dices respecto a la ilusión infantil, que no la perdamos, que esperemos con entusiasmo a cada cliente/paciente, ya que cada uno es una oportunidad para aprender. Pero este aprendizaje, para mí, es efectivo siempre y cuando haya una base, y para mí esa base son esos hábitos a lo que haces referencia en el artículo.
Lo que me llevo, es la distinción de creatividad de espontaneidad. Para mi estaban muy unidas, sin ser lo mismo, me parecía que tenían que ir de la mano. Pero ahora puedo ver que la creatividad es el fruto tras un esfuerzo. A lo que se llega, una meta a la que aspirar para poder así disfrutar de cada proceso, y que permita por tanto un aprendizaje significativo tanto para el profesional como para el cliente/paciente. Cada proceso por tanto, constaría de unos pasos básicos, pero que en cada caso se adaptarían a cada persona convirtiendo así cada una de las sesiones en un único baile especial e irrepetible.
Ya para acabar, me llevo como mantra “practicar, corregir, repetir”, ya que sin práctica no cometemos los pequeños deslices que nos permiten corregir, y la misma práctica nos permite repetir, para bien enmendar esos pequeños (o grandes) errores o ratificar en aquellas cosas que hemos hecho bien, que nos permitirá automatizar hábitos, pero que siempre podrán mejorarse, ya que este camino que hemos escogido, por suerte, está siempre abierto al aprendizaje.

#12 
Escrito por Isidora López Ugalde en febrero 21st, 2014 @ 1:25

Genial artículo! Al leer el título he tenido un momento de shock e impacto… ¿qué relación tienen los hábitos con la creatividad? Ahora ya lo tengo claro. Cuanto más se trabaja un proceso más lo conoces, más puedes jugar a crear nuevas estrategias y caminos para así llegar a un proceso fluido y «danzar» con el cliente. Por este motivo la creatividad es fruto de un largo y duro trabajo mediante la práctica, «dar cera, pulir cera». Son muchas las ocasiones que confundimos la creatividad con la espontaneidad ya que el segundo término está más relacionado con la naturalidad y la ingenuidad aún así el ser creativo va un poco más allá, donde el trabajo es requerido para conseguirlo. Para automatizar hábitos tenemos que repetir y repetir para poder corregir esos errores que cometemos para luego volver a realizar el mismo proceso llegando a perfeccionarlo y hacerlo nuestro.

#13 
Escrito por Claudia Moya Casaus en febrero 21st, 2014 @ 10:28

Gracias, Herminia, por tu aporte en forma y fondo. Si existe un instrumento poderoso a disposición del coach, es la palabra; y tu artículo es fiel exponente de ello. Al leerlo recordé la fábula del cerdo y la gallina, que comentaban la posibilidad de poner el restaurante «Huevos con Jamón»: el chancho no aceptó, porque estaría comprometido, mientras que la gallina solo se involucraría.
Estoy de acuerdo contigo, en cuanto a que la maravilla del descubrimiento surge cuando dejamos simplemente de replicar información, cuando hacemos propio el mecanismo al extremo que deja de sernos consciente. No obstante, para lograr desarrollo real debe existir motivación consciente sustentada en el sentido, motor de acción que guarda estrecha relación con nuestros valores y principios. Desde este punto de vista, la actividad del coach requiere más que su mero involucramiento: le compromete para el aprendizaje permanente en pos del servicio.

#14 
Escrito por José en febrero 21st, 2014 @ 16:23

Ganas de continuar este proceso de aprendizaje, disfrutar del segundo año que será de intenso aprendizaje y abierta a ser una eterna aprendiz. Como cambia la vida al encontrar aquella actividad profesional que nos apasiona. La energía enfocada, los temores desaparecen, las emociones se intensifican…

#15 
Escrito por Karin Schuster en febrero 23rd, 2014 @ 0:12

Gracias Herminia, nuevamente por instarnos a la reflexión. Es cierto como comentas que gracias a las sesiones de Supervisión y Mentoring todos hemos sido conscientes que la magia va acompañada de hábito, de esfuerzo y horas de dedicación. El fluir se acompaña de «dad cera, pulid cera»
El cambio en el coaching teológico no es gratuito. En ello se distingue de sesiones en las que se vende humo. Si realmente apostamos porque la persona sea capaz de activarse, comprometerse y liderar su vida, debemos apoyarnos en una metodología sólida, fraguada desde el conocimiento del ser humano, de procesos psicológicos complejos que sostienen el cambio y el aprendizaje.
En cuanto a la creatividad, esta llegará tras el esfuerzo. Para poder crear automatismos anteriormente el organismo debe haber invertido horas de aprendizaje, posibilitando nuevas conexiones que nos permitirán después dar un paso más allá, y concentrarnos en crear nuestro propio estilo, en desarrollar el talento e imprimir nuestra propia esencia.
Lo positivo de todo es que el hábito no sabe de límites. El hábito entronca con la posibilidad de ser aquello que decidas. Todos tenemos la posibilidad de elegir qué hábitos queremos aprender a desarrollar, dónde queremos llegar. En nuestras profesiones, en nuestra vida.. . «Lo consiguieron porque no sabían que era imposible» Jean Cocteau.

#16 
Escrito por María José Martín en febrero 23rd, 2014 @ 20:16

Está claro que todos en esta vida hemos venido a aprender alguna cosa por diferente que sea de otra y la forma de llevar a cabo este aprendizaje es a través de la instauración de un hábito. Los hábitos nos capacitan para llegar a ser la persona que queremos ser y como bien dices el hecho de automatizar metodología
, procedimientos, actitudes y técnicas de Coaching a través del hábito capacitará a la persona a que finalmente pueda realizar de una forma natural auténticos procesos de cambio con sus clientes; tal como apuntas parecerá una danza con el cliente donde ambos danzaran creando un bello baile y que a ojos extraños, parecerá la harmonía hecha perfección.
Así sigo creyendo en la fuerza de crear hábitos en tu vida relacionados con aquello que quieres aprender para que durante el camino vayas consiguiendo aquellos cambios que esperas y que te hacen ser la persona que quieres ser. Tal como dice Abraham Maslow, cito textual:
«En última instancia, los músicos deben hacer música, los artistas deben pintar, los poetas deben escribir, si quieren estar en paz consigo mismo. Lo que los humanos pueden ser, es lo que deben ser. Deben ser auténticos con su propia naturaleza.»

#17 
Escrito por Jesica Martínez en febrero 23rd, 2014 @ 21:54

Crear hábitos nos ayudarà a nuestro trabajo diario de reflexion y de autoconocimiento, que luego impacta en la globalidad de nuestra vida. El trabajo diario sin excepciones es fuente de conocimiento. Hemos de practicar cada dia sólo así podremos ser unos buenos coach, y para ello nuestra actitud tiene que ser la del aprendiz. Haciendo camino cada dia, con obstáculos, pero que no son infranqueables; sólo si trabajamos los superaremos e iremos avanzando en muestro camino.

#18 
Escrito por Rosa Pons en febrero 27th, 2014 @ 20:47

Gracias Hermínia por la nueva reflexión que nos invitas a hacer en este artículo. En él he tomado conciencia de la importancia de la creatividad, la cual va mucho más allá del ámbito artístico. Ahora la puedo entender como una capacidad humana que a través del “buen” hábito podemos llegar a potenciar para reinventarnos y poder enfrentarnos a la vida, a sus oportunidades y a los problemas de una forma más asertiva, y ¿porque no? Más creativa.
Así pues, no está solo en manos de unos pocos privilegiados, sino que todos podemos favorecer la activación de nuestra propia creatividad, aunque para esto tengamos que guardar y repetir una información y/o actividad durante un tiempo, ¡realmente vale la pena! Saber que está en mis manos esta capacidad me despierta emociones positivas que me motivan a seguir a delante. Si en algún momento logramos unir las emociones positivas, la motivación y la creatividad…¿quién sabe qué podemos crear?

#19 
Escrito por Sandra Garcia en marzo 12th, 2014 @ 19:25

Funcionem des dels hàbits i les rutines que són el que ens dóna seguretat. És com quan ensenyem un hàbit a infant i el que el fa céixer és la repetició, la perseverança en allò que està aprenent, cau, s’aixeca, un dia bé, l’altre millor, i anant fent camí incorpora l’hàbit des del coneixe’l, practicar-lo, trobar-li un sentit i integrar-lo. Em quedo sobretot amb perdre la por a l’error, ja que així és com aprenem també.

#20 
Escrito por Esther en marzo 17th, 2014 @ 20:19

He tornat a rellegir el post. En el seu dia ja m’hi vaig detindre i pensava que havia deixat un comentari, però fent la revisió he vist que no. Ara entenc el que va passar: El vaig llegir el dia que es va publicar i em va ressonar moltíssim. Tant em va arribar que em vaig quedar integrant el missatge, fins i tot des de llavors hi he estat reflexionant.
No pretenc escriure per escriure, avui vull compartir la sensació que he tornat a tenir al reflexionar sobre la vinculació entre els hàbits i el talent creatiu (professional i personal).
Anava llegint, tot fent anotacions del que considerava més rellevant, i a l’acabar m’he quedat mirant la pantalla de l’ordinador. Pausada. Reflexiva. Ara tot cobra sentit.
Ara entenc que durant molts anys he utilitzat aquest mecanisme sense ser-ne conscient. Ara entenc que l’hàbit en els estudis i amb la perseverància, m’han permès continuar donant i pulint cera connectant amb el sentit que cobra la psicologia a la meva vida. I vinculo el sentit, el per a què, amb el ser, el jo protagonista. Això m’ha permès ser qui sóc avui en dia, estudiant de psicologia i més enllà d’aquest rol, vinculo la psicologia a la meva essència.
Ara que he donat explicació al mecanisme que ha regit en mí durant una època molt important de la meva vida, he pogut veure que he passat unes setmanes preocupada precisament perquè sentia que tenia moltes responsabilitats i no connectava amb elles, les vivia com una obligació i aquesta, em bloquejava el disfrutar del que m’apassiona.
Ara puc dir que des de fa ben bé una setmana, s’ha donat un gir en mí, he comprès que la vida es basa en prioritats i que el que un ha de fer és agafar un rol proactiu i connectar amb el que anhela, desitja perquè tot no es pot abarcar. A partir d’aquí, el com un ha de disfrutar el camí, vinculat amb la capacitat (com fer-ho), ja surt sol i depèn de cadascú. A mi m’agrada percebre les sutileses, aquelles sensacions que em reafirmen on sóc i qui sóc, el que em dota de sentit, aquella música i color que fan del meu camí un paisatge ferm i a l’hora dolç. D’aquesta manera és com em vaig fent més creativa, connectant el què vull amb el desig i sentit que té a la meva vida. El com és la dansa que vaig ballant en aquest camí.

Gràcies un cop més Hermínia!

#21 
Escrito por Paula Folch en marzo 20th, 2014 @ 15:02

Estoy de acuerdo en que los hábitos ayudan a crear, pero más que eso, nos definen en cómo somos y porqué somos de una manera determinada: Una persona son unos determinados hábitos está hablando de quién es interiormente y cómo le enseñaron a ser. También como psicólogos hemos de adquirir unos hábitos que nos ayuden en nuestra disciplina. Pienso también en la necesidad de revisar nuestros hábitos como forma de revisar nuestra forma de posicionarnos ante el mundo.

#22 
Escrito por MAR EXTREMERA en marzo 20th, 2014 @ 20:30

» El rol del coach no se improvisa», se practica con conocimiento, capacidad, deseo y sentido (hábito) con una finalidad clara (para que) que nos aporta la energía necesaria para lograrlo.
Es nuestra responsabilidad dominar la metodología para poder dejarnos llevar por la creatividad.

#23 
Escrito por alejandra paruzzolo en abril 6th, 2014 @ 20:41

En un principio parece que hábito y creatividad son conceptos opuestos, ya que el primero puede asociarse con rutina, repetición y el segundo con espontaneidad, improvisación. Leyendo este artículo me he dado cuenta de que el paso previo para la creatividad es tener una buena base que te permita improvisar o crear sin que se te vaya de las manos. Este post me ha recordado una conversación que tuve con un amigo humorista que hace monólogos y actuaciones de improvisación sin guión alguno. A mi me parecía una locura el subir a un escenario a intentar hacer reír a la gente sin preparación alguna de lo que vas a decir. Su respuesta fue que gracias a las «tablas», es decir, a la experiencia y a todas las actuaciones anteriores, en realidad tienes siempre una estructura, aunque el contenido sea totalmente improvisado. Creo que el hábito te da poder, te ayuda precisamente a poder salir de la rutina y ejercer la creatividad.

#24 
Escrito por IRENE GIMENEZ en abril 15th, 2014 @ 11:47

Molt cert. Moltes vegades es parla dels coach i dels psicòlegs com unes persones que mantenen una conversa «normal», «quotidiana» sense veure el trasfons, les intencions i coneixements que hi ha darrere de cadascuna d’elles. És un conjunt de qualitats integrades les que necessita un professional d’aquest àmbit: coneixements teòrics, experiència, intuïció, assertivitat.. Precisament és per aquest motiu pel qual considero que s’infravalora en tantes ocasions aquesta professió, perquè el fet de ser capaç d’integrar totes aquestes habilitats fan que aquest esforç quedi emmascarat dins la professionalitat i habilitats d’aquest.

#25 
Escrito por Cristina Bonet Mas en abril 26th, 2014 @ 22:57

Siempre he pensado que existía la creatividad en estado puro; el don de saber hacer algo sin preparación. Este artículo me ha hecho pensar en si mi determinación es errónea y creo que tardaré un tiempo en descubrir la respuesta. Los argumentos son rotundos: se necesita adquirir hábitos para hacer de la creatividad algo posible. Me he propuesto averígualo por mi misma, tener más disciplina y ver si con ello llego a algún sitio. Tengo el deseo, el sentido que darle, el conocimiento, ahora solo falta comprobar si soy capaz.

#26 
Escrito por Ana Ballesteros en abril 28th, 2014 @ 11:37

Desde que comencé las prácticas en el Institut Gomà me llamó mucho la atención como, en las sesiones de coaching teleológico, se daba mucha importancia a la pregunta «para qué» en contraposición al famoso «por qué» que tanto tendemos a cuestionarnos. Al principio no entendía cual era el motivo de esto, hasta que lo vi. El «para qué» indica motivación, ganas de moverse y realizar una determinada tarea. Se trata de la fuerza que te mueve a actuar. En cambio el «por que» puede llevar a una respuesta determinada socialmente («Porque debo»), a una creencia adquirida que no refleja el verdadero motivo de la acción.
Con respecto a la adquisición de hábitos, como estudiante de guitarra y canto desde hace años, me he sentido muy identificada con algunos de los ejemplos artísticos que planteas en el artículo. Jamás me había planteado que algo tan creativo dependiera tanto de la adquisición de hábitos, pero ahora veo que sí, y me he dado cuenta de que mi caso no es una excepción. No fue hasta que interioricé los acordes hasta realizarlos de manera automática que pude comenzar a crear piezas propias.

Gracias de nuevo Herminia por ayudarnos a reflexionar a través a de los artículos que compartes con todos nosotros!

#27 
Escrito por Beatriz LLaca Pavón en mayo 5th, 2014 @ 11:35

Me ha encantado la frase: “Cuando aceptamos que somos eternos aprendices todo es posible” ya que es muy cierto que el aprendizaje requiere equivocarse, por tanto, no sería conveniente preguntarnos qué es lo que necesitamos para esa aceptación? Tal vez superar el miedo? Miedo a que? Y para que superar este miedo? Como bien dices, añadir un sentido a esta misma aceptación de que somos eternos aprendices nos dará más fuerza para luchar por nuestros objetivos. Es ineludible la necesidad del hábito para integrar conocimientos y convertirnos en seres habilidosos, y esto me hace plantear que gran parte de lo que somos es resultado de la integración de la información de lo que nos rodea, y estas integraciones las podemos interiorizar a nivel inconsciente, pero también podemos decidir de forma consciente y responsable aquello que queremos integrar, pero también aquello que queremos desintegrar. Por lo que está en nuestras manos decidir deshabituar aquellos hábitos que no nos benefician, y comenzar a crear nuevos hábitos que nos ayudaran en nuestro desarrollo como persona.

#28 
Escrito por Iris Sánchez en mayo 9th, 2014 @ 23:47

Es cierto que nuestro día a día se rige por hábitos, pero nunca me había parado a pensar en la relación de estos con el echó de crear. Para potenciar la creatividad de las personas, es necesario que haya un conocimiento previo, además de un fuerte deseo y la capacidad creativa más profunda de la persona. De todas maneras , pienso que el elemento más importante es el sentido que la persona da al echó de crear. ¿Qué significado tendrá para la persona esa creación?¿Qué importancia le da la persona? Transferenciandolo al coaching y como bien has mencionado, el coach ha de danzar con el cliente en la conversa, ha de integrar todos sus conocimientos y aprender que la conversa puede convertirse en una obra de arte sí es realmente trabajada, ya que el rol de coach no puede improvisarse.
Me ha parecido un artículo muy interesante, gracias Herminia!

#29 
Escrito por Brenda en mayo 11th, 2014 @ 10:58

Al leer lo que se ha explicado sobre el rol de coach, me viene a la mente cuando hacía patinaje artístico. Lo practiqué muchos años de mi vida, y sólo los últimos años, después de mucha práctica, después de muchas coreografías aprendidas, de muchos saltos corregidos, muchas caídas en las piruetas, empecé a tener la habilidad para crear mis propias coreografías, con mi propio estilo, y con un buen nivel, que hacía de la coreografía algo bello y con sentido.
Recuerdo que cuando empecé, quería hacer lo que veía en los mayores, pero no lo hubiese conseguido, si no hubiese seguido los pasos que seguí.
Y es que la creatividad viene cuando tienes el dominio, cuando surge de manera natural y fluyes en eso que haces.
Realmente creo que es como dice Marina, cuando has creado el hábito y haces algo de manera automática, puedes salirte de ello y crear algo nuevo.
A veces nos puede la impaciencia, y al ser adultos pensamos que no tenemos tiempo, que debemos correr para aprender y practicar rápidamente para llegar a dónde queremos. Pero poniéndome en la piel de esa niña que empezaba a hacer patinaje, veo que me queda un largo recorrido de práctica, que poco a poco se irán construyendo los hábitos de escucha, de conversación, de saber ir más allá, y un largo etcétera. Para poder al final crear, innovar y liderar en mi futuro rol de coach.
Muy inspirador Herminia, gracias!

#30 
Escrito por ANNA GIRBAU MORENO en mayo 22nd, 2014 @ 17:56

M’ha xocat veure els hàbits com la base de la nostra creativitat. Però la veritat és que al llarg de les pràctiques m’he adonat de la importància de tenir interioritzada la metodologia per poder fluir en la conversa i davant de qualsevol obstacle poder realitzar algun exercici, però això no es possible si no tenim el coneixement «automatitzat» que fa possible sortir-se del guió en el moment correcte.
Només amb la pràctica i més práctica, i a través de l’assaig error, assolim i consolidem coneixements, a partir d’aquí podem ser creatius, sense improvitzar. Sinó aplicar els coneixements adquirits de forma assertiva des de el nostre rol professional.
Gràcies.

#31 
Escrito por Ursula Martínez en mayo 24th, 2014 @ 21:26

Este artículo me ha hecho recordar algo que no tiene que ver con el coaching ni la psicología, pero sí con la creatividad y el esfuerzo. En una entrevista que vi hace poco le preguntaban a Julia Roberts sobre qué había aprendido trabajando con Meryl Streep. “Que lo que consigue no es casualidad, trabaja durísimo.” Meryl Streep creo que es la actriz de referencia para la mayoría de actores y para muchos de nosotros. Cada una de sus actuaciones es excelente y como buena artista con un altísimo nivel de creatividad. Pues bien, como bien explica este artículo, esto no es casualidad hay detrás de ello años y años de trabajar la técnica y seguir practicando, corrigiendo y aprendiendo, para consolidar el hábito que le permite después esa creatividad genial que demuestra en su trabajo. Si trabajamos nuestro hábito, todos podemos seguir siendo candidatos a ser Meryl Streep en nuestro trabajo.

#32 
Escrito por CLAUDIA CORBERÓ MOLINA en mayo 25th, 2014 @ 12:09

Estic totalment d’acord amb el contingut d’aquesta entrada, i encara que pugui semblar molt contradictori, els hàbits fomenten la creativitat de la persona. Tot i que la creativitat és un aspecte innat de la persona, es va desenvolupant a través de la pràctica diària.
Jo entenc la creativitat com a fer coses noves, trencar amb els patrons rutinaris, amb allò que està esablert… pel que es fonamental incidir en els hàbits de la curiositat, acumular coneixement, disfrutar de cada moment, involucrar-nos en coses interessants, barrejar idees, aprendre, equivocar-nos, perseguir les nostres utopies i passions… Només podrem arribar a ser creatius si transformem aquests hàbits en un mode de vida dia rere dia. Si vols ser creatiu pots ser-ho. Voler és poder i aquesta pràctica només és un mitjà més.

#33 
Escrito por Anna Caballero Martinez en junio 6th, 2014 @ 14:47

La creativitat es sol concebre com quelcom espontani, que neix del no-res, fins i tot, d’una genialitat innata, potser. Però com molt bé reculls en aquest article, amb paraules de Marina: «No existeix la creativitat espontània». És un camp que cal que cultivem, si en volem recollir fruits; no podem esperar que després de no tenir cura de la terra, aquesta ens ompli de béns.
I amb referència a la creativitat en els processos de Coaching, per part del coach, ha estat un plaer poder viure com, efectivament, és així. Un cop tens la teoria automatitzada, pots fluir i deixar-te anar, jugar amb el coachee, arribant a bon port.

#34 
Escrito por Andrea Soto Ginesta en junio 8th, 2014 @ 9:37

Que gran artículo! Creatividad… Cuanto poder tiene esa palabra, creatividad para mi tiene el poder de hacer surgir de algo que conocemos algo totalmente nuevo. Al leer el artículo me he dado cuenta de lo importante que son los habitos, sobre todo de aprender algo y habituarte a ello de tal forma que se convierta en un mecanismo interno que fluya sin tener que pararnos a pensar cual sera mi proximo paso.
Leyendo el artículo mi cabeza se ha trasladado inmediatamente al mundo del deporte, una de mis grandes pasiones, por ejemplo en el futbol es muy importante adquirir conocimientos y mecanizarlos como pueden ser los movimientos propios o de tus compañeros, la trayectoria del balón, las dimensiones del terreno de juego, etc. Y solo cuando te habituas a esos conocimientos y se vuelven mecanismos dentro de tí serás capaz de crear una jugada nueva, que deje a todo el mundo perplejo, y lleve a tu equipo al objetivo de anotar un tanto. Esto me lleva a la importancia del ¿para que? Que importante es tener un objetivo y enfocar todos tus esfuerzos y acciones hacia el, es lo que realmente nos da fuerzas para conseguir llegar a esa creatividad a través de mucho esfuerzo.

#35 
Escrito por Isaias Ortiz en junio 10th, 2014 @ 23:00

La figura del aprendiz y el proceso del aprendizaje han sido para mí dos puntos claves en paso por el Institut Gomà y en las prácticas como psicóloga. La tarea de crear hábitos y de ir asumiendo una madurez en la profesión cómo dice Herminia, no llega espontáneamente, sino que se va gestando.
Desde el quiero? qué? para qué? y el cómo aprender? forman un grupo de preguntas que pueden sacarnos de un apuro en cualquier momento. Porque dota de sentido, de forma lo que estamos persiguiendo y además no tienen fecha de caducidad, son preguntas a temporales que van a la esencia de eso que buscamos.
Otro concepto clave, es el de aprendizaje, durante un proceso de cambio y para nuestra vida cotidiana el error parece jugar el papel de enemigo. Sin embargo, si conseguimos asumir que el error como parte del aprendizaje nuestras posibilidades de volverlo a intentar aumentarán. Parece, socialmente, que equivocarse No fuera humano, no nos damos permiso a equivocarnos, pero es desde aceptar y responsabilizarnos que es una de las muchas posibilidades que podremos tomar medidas sobre ellos y mejorar.
Finalmente, al trabajar con personas, vemos que nuestra profesión requiere de un ir haciendo sobre la marcha, sin embargo la diferencia que hay entre un ir haciendo y un ejercicio de la profesión bien construido son las bases. Leer, instruirse, formarse, compartir con otros profesionales, van haciendo que esa relación con el cliente que es espontánea vaya conectando con esa mochila de sabiduría que nos vamos haciendo con el tiempo.

#36 
Escrito por Daniela Escobar Tamayo en junio 13th, 2014 @ 23:59

Algo que me fascina del modelo teleológico es el hecho de darle sentido a nuestras acciones. Para que quieres hacerlo? Para que incorporar nuevos hábitos? Es tan importante saber con que finalidad queremos hacer ciertas cosas como saber qué queremos hacer. Otorga mucha orientación y fuerza tener los conceptos «qué» y «para qué» identificados.

Por otro lado me han gustado dos frases:
1. En esta vida creo que todos hemos venido a aprender alguna cosa y a aportar desde nuestros talentos y nuestra creatividad.
2. No existe lo imposible, solo cosas que no se han hecho todavía.

De algún modo, estas frases me transmiten prácticamente lo mismo: todos somos únicos y talentosos, solamente tenemos que creernoslo.

#37 
Escrito por Omar Pradell en junio 24th, 2014 @ 15:00

Herminia, «dar cera y pulir cera» qué gran certeza, nunca es suficiente…
Como decía Heráclito, el filósofo. «No te bañarás dos veces en el mismo río» ningún cliente es igual, y las interacciones con cada persona danzan su propio baile de la realidad.

Gracias una vez más, por copartir desde la sencillez tanta sabiduría.

#38 
Escrito por Alicia Aragón en agosto 14th, 2014 @ 10:30

Sempre havia pensat que la creativitat era innata, una cosa amb la que ja venies de fàbrica per dir-ho d’alguna manera. Realment estava molt equivocada, tothom pot treballar la seva creativitat podent-la potenciar fins a nivells del que potser no som conscients. Un coach no improvisa, només pots ser un bon professional a base de practicar i equivocar-te per continuar aprenent. Si que es cert que una ment més creativa que d’altres pot arribar a desenvolupar-se més aviat, però els resultats a la llarga seran els mateixos.

#39 
Escrito por Núria Mallén en septiembre 17th, 2014 @ 19:22

Me parece muy potente la frase «No existe la creatividad espontánea”. Para mí se traduce en trabajarse constantemente, generando habitos efectivos en concordancia con mis principios y sentido de vida. Por otra parte, no buscar que algo externo desencadene las cosas, como si ocurriera un «golpe de suerte» o «algo pudiera pasar espontaneamente». Lo anterior aunque pueda ocurrir, requiere que esté atenta a identificarlo. Pero en general, los objetivos que son mas valiosos para uno, requieren de trabajo constante. Me inspira a ser proactiva, a esforzarme por alcanzar mis objetivos, perseverar. Tener actitud de aprendiz siempre.

#40 
Escrito por Myriam Aluanlli en octubre 17th, 2014 @ 16:20

Recuerdo que siendo estudiante una compañera ufanaba de sus buenas calificaciones siempre, sobretodo ante compañeros que se notaban sus habilidades al participar en clases o en sus trabajos. Estos presentaban calificaciones más bajas que la compañera «ufanadora» pero igual eran calificaciones buenas.
Un día el profesor trabajó con todos el tema del hábito y recuerdo que usó las frases «la mona que se viste de seda mona queda» y «el hábito hace al monje». Y nos invitó a conversar en torno a nuestro rol de aprendices con relación a estas frases. Fue la gran conversación del mes pues hablamos del cómo estudiábamos, cómo nos preparábamos, si nos entretenía o no, y la revelación fue la chica ufanadora, quien contó que no se divertía estudiando, que le daba una lata pues sus padres se lo exigían y que finalmente estudiaba dos o un día antes todo, se lo aprendía de memoria y luego lo olvidaba. Por tanto, siempre tenía miedo que le volvieran a preguntar las cosas. Mientras que los compañeros de buenas notas y participación constante era todo lo contrario, estudiar era algo habitual ya sea entre amigos o con sus padres o hermanos, jugaban estudiando y les gustaba pues siempre que lo hacían notaban que ganaban algo. Para ellos estudiar era parte de su vida, una vida que en ese momento implicaba el rol de estudiante que se veía motivado a través del juego u otro beneficio, su para qué estaba. Pero para la compañera «ufanadora» el para qué no era suficiente, al contrario parecía que hacer aquello la agotaba y angustiaba.
Qué difícil hacer algo un hábito cuando falta el sentido o cuándo se olvida el para qué del rol del coach. La tentación de ser «buenos conversadores» es grande pero cuan cierto es que la conversa improvisada puede llevar a callejones sin salida, tanto a coache como coach.
Es verdad que cuando uno está en la fase de aprendiz coach trabajar la metodología, las preguntas de forma rigurosa a uno la hace sentirse «la mona que se viste de seda», pero tanto usarlo, no se sabe cómo el traje queda a la medida, no de la mona, sino del monge, quien con paciencia y sabiduría «da cera, pule cera».

#41 
Escrito por Verónica González en noviembre 21st, 2014 @ 13:57

muuy importante el artículo. Nos lleva a reflexionar que los hábitos tienen un sentido diferente que el que aprendimos a lo largo de nuestra infancia y juventud. «No existe la creatividad espontánea», por mas que pensemos que a otras personas de éxito les llegó por suerte, fortuna o por estar en el momento y lugar adecuado, siempre hay un largo trabajo detrás.
«dar cera, pulir cera»:practicar, practicar, practicar.

#42 
Escrito por monica sanhueza en enero 26th, 2015 @ 2:18

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog

Siguiente Post: