Definición del Coaching Teleológico

Post escrito por Hermínia Gomà en marzo 30, 2014
Categorías del post: General

 Tren y Taj Mahal

El Coaching Teleológico es un modelo de coaching centrado en el ser y orientado a un fin.

Su modo de intervención: la conversación teleológica.

Su objetivo: que las personas logren liderar su vida, es decir, que se hagan responsables de sí mismas, de sus sentimientos, decisiones y consecuencias, acciones y resultados.

Teleología proviene del griego Τελος (Telos), que significa finalidad, plenitud, llevar a cabo y Λóγος (Logos), que significa: la palabra, el razonamiento, el habla, el pensamiento e incluso el sentido y el verbo (acción).

Según nos explica Juan Camillo Restrepo Tamayo, en su trabajo La teoría de la responsabilidad como imperativo ético:

“La filosofía teleológica fue expuesta, por primera vez, en el sIV a.C. por el gran filósofo griego Aristóteles de Estagira. Esta filosofía plantea que el fin de toda acción humana es la felicidad, a través del bien y la virtud. Así lo declara el Estagirita en la Ética a Nicómaco: Pues bien, lo que andamos buscando (la estabilidad) se dará en el hombre feliz y será tal a lo largo de su vida. Pues siempre, o antes que nada, obrará y contemplará lo que concierne a la virtud (areté); y sobrellevará los cambio de la fortuna de la mejor manera y siempre de manera completamente armoniosa. Además, esta conjunción felicidad (eudaimonía), bien (agathos) y virtud (areté) define al hombre sensato (phronético). Por otro lado tendríamos la postura ética deontológica, cuyo gran exponente es el filósofo alemán Immanuel Kant, que afirma que la acción humana está fundada en el deón (lo debido), es decir, el “deber”. Se produce así un paso de una concepción de “lo bueno” como lo que se adecua al ser, a una concepción de lo “correcto” como lo que encaja con la ley, lo que el denomina “imperativo categórico” que nos dice: “obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio (…) pues todos los seres racionales están sujetos a la ley de que cada uno de ellos debe tratarse a sí mismo y tratar a los demás, nunca como simple medio, sino siempre al mismo tiempo como fin en sí mismo.”

El Coaching Teleológico aúna Aristóteles con Kant para cimentar su base filosófica: El ser y el fin como deber ser.

La Teleología responde a tres preguntas básicas:

  • ¿Para qué lo haré? Orientada a la finalidad
  • ¿Dónde quiero llegar? Orientada el destino
  • ¿Qué significado posee? Buscando la integración

las 3 preguntas teleológicas

Imaginemos el final de una obra de teatro. ¿Qué ocurre? Al final de la obra baja el “telón”. El telón baja y comprendemos el significado, la finalidad de lo vivido. Así, nos pasa a las personas. Cuando caiga el telón de nuestras vidas, la obra que hayamos escrito y de la que somos los protagonistas dará respuesta a estas preguntas: ¿Qué significado queremos haberle dado? ¿Qué estamos haciendo en este mundo? ¿Qué mundo queremos dejar cuando ya no estemos?

Este fin puede ser entendido como límite, destino o desempeño. Desde la mirada oriental, este destino está escrito, al mismo tiempo que para la tradición occidental, éste se escoge. Por tanto, a pesar de que el destino pudiera estar escrito, podemos decidir romper con este destino.

En occidente la sabiduría se asocia al “logos” orientado al conocimiento, a desvelar la verdad externa a la persona (verdad objetiva) y su práctica es la filosofía. En oriente la sabiduría se asocia al conocimiento interior o contemplativo (verdad subjetiva) y su práctica es la meditación. Y en todas se da una combinación de los siguientes elementos: logos, ethos, phatos, mhytos.

Los 4 elementos de la conversación teleológica

Lo que caracteriza al modelo teleológico es como integra estos elementos para que el cliente avance en su proceso de cambio.

El coaching teleológico nos recuerda que hay un final de trayecto, un punto de llegada y que al llegar allí hemos de poder dar sentido al viaje realizado. Somos concientes de que hay una distancia entre quien somos ahora y la perfección que anhelamos, la madurez a la que aspiramos. La distancia entre el punto de partida y el punto de llegada. Cuando llegamos al final se han completado las tres preguntas: ¿para qué? como finalidad, ¿hasta dónde? El horizonte, y ¿qué sentido tiene haber llegado? Integración de todo lo vivido.

Como dejó escrito, el gran poeta Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Otro gran poeta español, Jorge Manrique, viene a completar esta idea, en la copla a la muerte de su padre: “Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, que es el morir.”

El coaching teleológico pone su mirada en el futuro
pero siempre partiendo de la plena aceptación de la realidad,
del momento presente.

Una vez analizado el componente que hace referencia al Telos, ahondaremos en el Logos. El logos como diálogo, conversar (versar con otro). Cuando iniciamos el diálogo, en la conversación teleológica, lo que aparece no son cosas (no nos enfocamos en la “casuística”), lo que emerge es la verdad del cliente y en ella nos centramos.

El coach teleológico no sólo oye lo que dice el coachee,
lo que hace es entender la manera de pensar del cliente.
 

El diálogo le servirá al cliente para tomar conciencia de su propia verdad, de su manera de ver las cosas. A través de la conversación, lo que al inicio era su verdad se va definiendo como un “parece ser”, es decir, no se trata de la verdad sino de su punto de vista, se trata de lo que ve, siente, entiende y hace desde el lugar en el que está. No se trata de subjetividad, sino de cómo se relaciona con lo que sabe.

No se trata de quedarnos pegados a lo que dice el cliente,
se trata de focalizarnos en cómo piensa el cliente a través de lo que dice. 

A través de la conversación teleológica el cliente que se encuentra bloqueado, sobresaturado, con falta de visión o energía, sumergido en un dilema vital, puede abrirse emocional e intelectualmente hacia una nueva dirección y lanzarse a vivir su existencia desde un nuevo saber sobre sí mismo y su forma de entender y relacionarse con los demás y con sus circunstancias. Cambiar su preocupación por los quehaceres y urgencias de la vida cotidiana por una mayor conciencia de sí mismo y del destino al que quiere dirigirse.

 

No soy un sabio, ni tampoco he logrado ningún descubrimiento
que haya sido engendrado por mi alma […]
Y es evidente que nada se aprende de mí porque
son ellos mismos y por sí mismos los que descubren
y engendran tan bellos pensamientos
Platón
Diálogos de Platón
 

Hermínia Gomà
30 marzo 2014
Barcelona

Comentarios del post

El post describe los principios y bases del coaching teleológico. Personalmente me gustaría destacar el hecho de que se trata de un tipo de procesos en los que se parte de una situación presente del cliente hacia un objetivo futuro. Existe un principio y un fin con lo cual, a diferencia de otros procesos de psicoterapia, el cliente sabe que una vez alcance su objetivo, el proceso acaba. Para mí supone una gran ventaja respecto a la psicoterapia, además del hecho de que es el propio cliente quien, guiado por el coach, va descubriendo su propio camino, cambiando su perspectiva del hecho, realidad o problema que presenta y entrenándose para que, en un futuro, quizás él solo ya pueda resolver nuevos problemas o inquietudes que pueda tener.

#1 
Escrito por Inge Serrano en octubre 17th, 2016 @ 21:25

El artículo recoge un resumen de lo que es el Coaching teleológico. El coach teleológico ha de focalizarse en cómo piensa el cliente a través de lo que dice. Debe de entender la manera de pensar, poniendo la mirada en el futuro pero partiendo de una plena aceptación de la realidad. A lo largo de la conversación teleológica se tendrán en cuenta los cuatro elementos LOGOS, PATHOS, MITHOS Y ETHOS y se intentará responder a tres preguntas básicas: ¿para qué lo haré? ¿a dónde quiero llegar? y ¿Qué significado tendrá?. Y su objetivo será que las personas lideren su vida. Que grandeza poder ayudar a las personas mediante la conversación teleológica, con unas herramientas adecuadas a descubrir su propio camino.

#2 
Escrito por FINA VALLEJO NAVARRO en octubre 20th, 2016 @ 12:49

Éste es un artículo quizá más conceptual de lo que es el Coaching Teleológico, pero a la vez muy filosófico y metafórico. Me gusta mucho la comparación del coaching con la imagen de los dos pasajeros en el tren y de fondo el Taj Mahal. Coach y coachee son dos personas iguales. Ambas emprenden un viaje juntos, hacia donde quiera el cliente. El coach no le va a indicar el camino, ni qué equipaje debe llevar. Puede que el camino sea difícil, he incluso que el coachee intente renunciar a el. Pero el coach se va a mantener firme. Lo acompañará conversando, para que este viaje sea una de las mayores experiencias de su vida. Para que cuando se baje del vagón diga: ha sido un viaje increíble, pero ahora viene lo mejor. Ahora voy a comerme el mundo.

El coaching me recuerda también a la frase tan conocida de una canción de Chambao: “Poquito a poco entendiendo que no vale la pena andar por andar, que es mejor caminar para ir creciendo”.

https://www.youtube.com/watch?v=dOlYxYKmX_0

No buscamos ir hacia donde sea, ni que el coachee una vez finalizado el proceso se sienta igual. Buscamos el crecimiento personal, el conocimiento de su ser, el liderazgo de su vida. En definitiva la felicidad.

Y tal y como termina la canción queremos que se sienta el coachee después del coaching teleológico:

“Volveré a contarte que he soñado colores nuevos, días claros”.

Hacer que vuelva a soñar, a verlo todo claro. Sin mostrarle tu la luz sino haciendo que él mismo encuentre las cerillas para iluminar su camino.

Gracias por el artículo Hermínia.

#3 
Escrito por Sara Pérez en octubre 21st, 2016 @ 15:56

Este articulo presenta la finalidad del coaching teleológico y las características básicas en las que se asienta una conversación teleológica.
Personalmente veo que el punto fundamental del coaching teleológico es encontrar tu propio destino y emprender el camino hacia este. Considero que esta tarea es la más importante en la vida de cada persona y forma parte del arte de vivir.
Desde hace muchos años he escuchado que los niños contienen un punto muy importante de pureza en su forma de ser; su naturalidad, espontaneidad y alegría están alejados de los miedos, tristezas y neuras propias de un adulto. No obstante, la necesidad de adaptarse a la realidad que se les presenta para poder sobrevivir hace que estos aprendan de los adultos que les rodean; veo que este proceso de aprendizaje sacrifica la naturalidad para poder interactuar de una forma eficiente en el entorno; así pues, la función principal es ser un experto en manejar la realidad externa para la supervivencia.
Llegados a un punto de la vida, normalmente en la edad adulta, vemos mediante experiencias que nos aportan dolor y sufrimiento aquello que no predica con la verdad que hay en nuestro interior. En ese momento entendemos que lo que nos han enseñado no comparte de forma ortodoxa nuestra propia realidad. Así pues, empezamos un periodo de desaprendizaje que nos aleja de lo establecido en el exterior y nos acerca a lo que realmente somos interiormente. El resultado final llevado al extremo a través de este proceso repetido muchas y muchas veces es convertirse en un infante experto en el manejo de su realidad exterior. Como ya dicen en la biblia: “…si no os volvéis y os hacéis COMO niños, no entraréis en el reino de los cielos…”.
Esta extensa reflexión me hace pensar sobre la búsqueda del destino de uno y el camino a reconocerse lo que uno es junto los entornos y herramientas que disponemos de forma externa. En mi opinión en muchas ocasiones no tendremos claro cual es el significado de nuestra vida, no obstante, un proceso adecuado que permita transformar y reformular la situación (que es lo que busca el coaching teleológico) ayudan a establecer posibles caminos que hemos de emprender para redescubrirnos a nosotros mismos. En muchos momentos encontraremos que lo escogido no comulga con nuestro interior al completo, y aunque lo lleguemos a considerar como una derrota, gracias a ello cada vez estaremos más cerca de nuestra propia realidad.

#4 
Escrito por Miguel Cerdá en octubre 22nd, 2016 @ 15:11

Este artículo revela la bases del Coaching Teleológico y resulta una presentación muy aclaratoria para que se comprenda en qué consiste y en qué tipo de coaching nos estamos formando.

Desde el coaching teleológico se coloca en el centro del proceso la pregunta ¿Para qué?.Con esta pregunta nos centramos en el sentido y el propósito que inspira a nuestros coachees para que se dirijan hacia el futuro, en lugar de lamentarse en las causas de algo que es imposible de cambiar porque pertenece al pasado, a su área de preocupación. El para qué, coloca a las personas en su área de influencia, lo que les permitirá pasar a la acción de manera consciente y responsable.

En la película británica Billy Elliot, un chico de once años desea ser bailarín profesional. La señorita Wilkinson ayuda al niño a hacer realidad su aspiración, le hace descubrir que lograr esa meta le convertirá en una persona plena. Como si se tratara de un espejo, esta entrenadora apoyó a Billy Elliot hasta dónde ella podía llegar. A partir de entonces, el joven tuvo que volar por sí mismo y luchar por su desarrollo, cortando el cordón umbilical que hasta entonces le unía a la maestra, su coach.

En esto consiste un proceso de coaching: en descubrir el potencial de un individuo y fomentarlo. “Un coach jamás tiene que decir a su coachee qué tiene que hacer para lograr sus objetivos. Un buen coach es alguien capaz de sacar lo mejor de tí mismo. Como indica el post “Cambiar su preocupación por los quehaceres y urgencias de la vida cotidiana por una mayor conciencia de sí mismo y del destino al que quiere dirigirse”.

#5 
Escrito por Susana Martínez en octubre 24th, 2016 @ 20:27

De todo lo expuesto en el artículo me quedo con la importancia de la pregunta “Para qué”. Muchas veces hacemos cosas en nuestra vida sin saber por qué las hacemos, para qué las hacemos.
De hecho vivimos ya de una manera automática y tenemos trabajos para sobrevivir sin preguntarnos “para qué”.
Tener claridad en lo que pensamos y hacemos nos puede llevar a una vida mucho más feliz, y justamente ésta es una de las cuestiones que el Coaching Teleológico plantea: para qué.

#6 
Escrito por Esther en octubre 24th, 2016 @ 21:01

Descripción de la principal estructura del coaching teleológico. La combinación de hacia donde quiero ir, donde quiero llegar con el medio de la palabra para darme cuenta donde estoy y pueda cambiar para llegar a mi finalidad.
Bajo mi punto de vista destacar el hecho de que mediante la conversación y la palabra sea la propia persona la que pueda llegar a ser consciente de que existen otros puntos de vista, otros caminos que pueden llevarle a conseguir estar donde quiere estar. Y como a través de la conversación de puede obtener mucha información sobre el cliente de como piensa o actúa.
Otro aspecto que me parece clave es el hecho de que se pone la vista en el futuro pero aceptando la realidad presente. El aceptar la realidad es muy importante para cualquier cambio, el como nos relacionamos con ella y aceptar que es de una manera, es un punto básico para cualquier proceso de cambio.

#7 
Escrito por rocio vallejo navarro en octubre 25th, 2016 @ 20:34

Las bases del Coaching Teleológico están centradas en el ser y orientadas a un fin, teniendo en cuenta el sentido del para qué?. Pues bien, resulta sorprendente ver que remontándonos a pensadores y filósofos cómo Aristóteles y Kant, que nos hablan de estos dos conceptos, nos preguntemos qué ha pasado por el camino?
Dónde se quedó la esencia de las personas? en qué posición colocan al ser qué són? hacia dónde vamos? Estamos inmersos en un mundo de tantos cambios y tan rápidos qué no nos paramos a sentir lo que realmente somos y para qué estamos aquí, “vamos con la reactiva puesta” y nos hace estar en un estado no natural.
A través del Coaching Teleológico las personas pueden vivir y aceptar todos los cambios pero teniendo claro que lo van a vivir desde su ser, disfrutando y viviendo el camino hasta llegar al fin. Todo ello, gracias a poder hacernos preguntas que las respuestas fluyan de nuestro interior y combinando los cuatro pilares de la conversación teleológica: logos, ethos, phatos, mhytos
Gracias Herminia por asentar las bases, crear y desarrollar esta metodología de Coaching Teleológico que tanto nos va a servir.
Comienza un nuevo camino!!!!

#8 
Escrito por Raquel Valero en octubre 26th, 2016 @ 5:56

Me parece una muy buena manera de describir lo que es el coaching teológico, en que se basa, que finalidad persigue y en definitiva para que sirve.
La base de una conversación teológica son las preguntas que se le pueden hacer a la persona que inicia este proceso con este método. Dichas preguntas son muy “profundas ” y dan lugar,bajo mi punto de vista a reflexionar sobre uno mismo…Quién soy?…Que sentido tiene mi vida?.. o la vida ?.. Para que quiero hacer esto o aquello?… etz..
Partiendo de la base de aceptación plena de la realidad del cliente en el presente es importante estar atento a las palabras y gestos de este para así entender como piensa a través de lo que dice. Una vez entiendes el como piensa el cliente y cuales son sus paradigmas (cosa ,en principio nada fácil) puede ser que el camino que creen tus preguntas como profesional sea más positivo para las reflexiones del cliente y así, este, llegue a sus conclusiones . Para mi, es como descubrir el sistema operativo del cliente y una vez entendido puede ser mas fácil realizar las preguntas oportunas para desvelar el máximo de verdades sobre el cliente.

#9 
Escrito por MIQUEL MD en noviembre 1st, 2016 @ 23:29

El Coaching Teleologico (CT) es un modelo de Coaching centrado en el Ser y orientado a un Fin que se basa en la conversación teleologica y cuyo objetivo es lograr que los clientes consigan liderar su vida, desde la situación actual hasta la meta que se propongan. La Teleología responde a tres preguntas básicas : ¿para qué?, ¿hasta dónde ? y ¿qué sentido tiene?, para así trabajar la finalidad , el horizonte y la integración. La conversación que tiene lugar en un proceso de CT entre coach y coachee permite a este último tomar consciencia de su situación presente y a partir de ahí tomar consciencia y responsabilidad en dirigirse al destino que se proponga. Este proceso es eficaz y eficiente, y además muy enriquecedor para el cliente.

#10 
Escrito por Luis en diciembre 28th, 2016 @ 19:22

Buenas noches Herminia, este articulo me ha parecido muy interesante y con lo que me quedo es que en un proceso de coaching teleológico lo importante es la persona y nuestro trabajo es tratar de orientarlo a un fin, es decir, cual es la finalidad del cliente al venir hacer un proceso de coaching, o mejor dicho para que quiere hacer este proceso y hasta dónde quiere llegar con él, donde el cliente tendrá que responsabilizarse de sí misma y liderar su vida. Personalmente, creo que el coaching teleológico por lo leído y por las asistencias de oyente a algunos mentorings, es una muy buena metodología para que el cliente acepte la realidad y pueda alcanzar los objetivos que quiera y pueda encararlos en su proceso de cambio, pudiéndolos llevar a la acción.

#11 
Escrito por Irene en enero 2nd, 2017 @ 22:52

Buenos días. Creo que el proceso que permite el Coaching Teleológico (CT) puede ser muy enriquecedor para el cliente porque le permite obtener una ayuda para un objetivo concreto a través del diálogo con el coach y a su vez conocerse y entenderse a sí mismo, cosa que le servirá para el futuro. La frase “se trata de focalizarnos en cómo piensa el cliente a través de lo que dice” considero que define la labor del coach teleológico muy bien y que es interesante detectar a través de las palabras y los sentimientos expresados por el cliente cuales son sus verdaderos pensamientos, dificultades o límites que no le permitían llegar a su objetivo. Y el hecho de concretar este objetivo puede ser clave para saber cual será la dirección que se debe tomar. Por lo tanto el CT estaría ayudando a hacer conscientes las preocupaciones y limitaciones del Ser.

#12 
Escrito por Irene Peláez en febrero 27th, 2017 @ 12:16

Todo depende de nosotros, si queremos evolucionar, hacernos responsables de nuestros sentimientos y consecuentes con nuestras acciones, en definitiva hacernos adultos, con el buen sentido de la palabra claro esta!;), el coaching teleológico impulsará el proceso de cambio.

#13 
Escrito por Maria Jose Dalmau en febrero 28th, 2017 @ 17:11

El poder mas grande que nos puede dar el hacer un proceso de Coaching Teleológico es conseguir ser dueños de nuestro destino.

#14 
Escrito por Maria Jose Dalmau en marzo 2nd, 2017 @ 12:16

El Coaching Teleologico nos propone un método para ser dueños de nuestras vidas y de nuestro destino.

#15 
Escrito por Maria Jose Dalmau en marzo 2nd, 2017 @ 16:37

El coaching teleológico busca como fin que sea el propio cliente el quien encuentre las soluciones a sus propios problemas, o que al menos haga un cambio de perspectiva del mismo, impulsándolo a un cambio de paradigma el cual le permitirá definitivamente solucionar la problemática en cuestión o avanzar un paso más hacia la misma.
Es por ello que el Coach debe escuchar de manera empática y presencial (presencia consciente y escucha activa) para ir dibujando el mapa mental o la manera de pensar del coachee. Así pues más que entender que nos está explicando el cliente, debemos entender la manera de pensar del mismo. Al hacerlo podemos descubrir creencias limitantes, bloqueos emocionales, potencialidades latentes, etc.

#16 
Escrito por Joan Carles Vila Ulloa en agosto 23rd, 2017 @ 15:21

Añade tu comentario

requerido, usa tu nombre real
requerido, no será publicado
opcional, tu dirección de blog